martes, 10 de enero de 2017

365 páginas en blanco

Pues sí, un nuevo año ha dado comienzo y ante nosotros se abren 365 páginas en blanco para que escribamos en ellas nuestro día a día.


Un nuevo año en el que nosotros decidimos qué queremos que sea. Claro que no siempre escribimos derechito y a veces nos vamos torciendo poco a poco, otras veces damos giros bruscos e inesperados, pero somos nosotros los que decidimos qué hacer con estos nuevos 365 días.



De momento, estos días hemos ido escribiendo esas páginas llenas de alegría, risas, charlas, sonidos que se añoraban, han estado todos y la casa se llenó de ellos, incluidos sus nervios del día de Reyes. Pero al día siguiente llegó la tristeza de despedirlos y ver como la casa se vaciaba, quedando en completo silencio, de golpe y porrazo, los dos a la vez, Primogénito con destino a UK y con pocas posibilidades de que venga hasta el verano, Peque directa a Valladolid y pensando en volver en unos días (ya no vuelve, ahora dice que dentro de 15 días o el 2 de febrero o... ) .

Y ahora, de vuelta a la rutina, intentando mantener las buenas costumbres, y como no puede ser de otra forma, con todos esos nuevos propósitos, que año tras año nos repetimos como si un mantra fuera, esos tipo "voy a escribir en el blog todos los días, voy a ir al gimnasio, voy a  ponerme a dieta, voy a aprender francés, voy a ...."  acompañados eso sí del consabido "de este año no pasa", por supuesto.