lunes, 21 de enero de 2013

De exámenes y otras cosas





Mi futura universitaria está en plena vorágine de exámenes, ella muy concienciada de que este año se acaba antes de que se dé cuenta y teniendo en mente que aunque no sabe todavía qué estudiará lo que sí que sabe es que pretende hacer de este verano "el verano de su vida", este fin de semana decidió no salir para "madrugar y estudiar".
Y aquí comienza la disparidad de criterios entre padres e hijos. 
La frase dicha por mi hija el viernes al mediodía "no voy a salir en todo el finde porque tengo mucho que estudiar, sólo un poco esta tarde después de confir" tiene dos acepciones. La de ella que se traduce como "salgo el viernes para el sábado levantarme a estudiar, claro que salir el viernes no es salir" Y está lo que yo pienso cuando ella lo dice, "si sales el viernes hasta las 10 eso es salir, aquí o en Lima guapina, ¿madrugar tú el finde para estudiar? eso tengo que verlo para creerlo y de momento como que no me lo creo digas tú lo que quieras decir".
Hoy lunes y después de ver cómo ha transcurrido el fin de semana puedo asegurar que lo ocurrido ha sido que la niña ha salido el viernes hasta las diez de la noche, el sábado se ha levantado no antes de las 10.30 de la mañana,el desayuno como Dios manda (tostadas, zumo,...) mientras ve un poco la tele, luego ducha y a eso de las 12.00 ya está sentada delante del libro y sin móvil, porque cuando se pone se pone y como sabe que si está con el móvil no hace nada, pues me dá el móvil para no entretenerse. A las dos ya es hora de bajar a por algo de picar mientras espera que esté la comida, después de comer un poco de sobremesa, contestar todos los mensajes y tuits y conectarse a su mundo y ... primer telefilm de la tarde, eso sí con el libro delante para que no se diga que no estudia.
Por supuesto el domingo y como ha estudiado mucho ya puede dormir la mañana y no levantarse tan temprano!!". A mediodía dice que lo tiene todo genial, que lleva este examen de Bio de diez, ¡ahí es nada!, eso es modestia, o no?, como diría Peque "humildad, eso es humildad",  que luego a media tarde lo vuelve a repasar todo y ya está. Así que decide después de comer y como en el salón con la chimenea se está francamente bien, sobre todo viendo la que está cayendo fuera, pues nada, que baja el libro y los apuntes para ir repasando un poco mientras ve la tele.

Foto: Tarde de chimenea

Como estamos su hermana y yo viendo pelis, lógico es que ve más la peli que repasar, y claro, según va pasando la tarde empieza a atacarse de los nervios y decide en un momento de lucidez subir a su habitación a estudiar, y sin móvil, lo deja en la mesa del salón para no distraerme. A eso de las siete y media  vuelve a bajar, se tira en un sillón y dice  "ni idea, no tengo ni idea, es que estoy repasando y no me sé nada" antes de que me dé tiempo a decir algo le suelta su hermana "dejárme a mí, muy mal señorita muy mal, ¿qué vamos a hacer contigo? así no, eh!, claro seguro que en vez de estudiar te dedicas a pensar en unos y en otros y claro así vas muy mal, ¿no decías que te lo sabías todo?  Os podéis imaginar el ataque de risa que nos dió a todos.



Y ahí estamos Papá y Mamá con esas frases que según las estás diciendo a la vez piensas ojalá sea cierto porque sino ...te mato, todo el fin de semana se supone que para estudiar y ahora venimos con estas... pero en lugar de eso dices "no pasa nada, son los nervios anteriores al examen, eso es porque has estudiado mucho y estoy segura que te lo sabes todo, de todos modos y como estás muy descansada este finde quizás estaría bien que mañana madrugases un poquito y das un último repaso".

Esta mañana sonó su despertador a las 05.30 am, sí sí, y aunque parezca increible, no sólo sonó el despertador sino que ¡¡¡se levantó!!! a esas  horas, algo increíble hace tan sólo unos  meses y este curso se obró el milagro y hoy doy fé de que a las 5.30 de la  mañana se levantó a dar ese último repaso. La verdad es que no me puedo quejar, saca unas notas estupendas, es muy buena estudiante aunque en su contra debo decir que es de las de última hora y último minuto, tiene una capacidad tremenda para concentrarse y no necesita más tiempo, lo que a otra persona le puede llevar dos horas ella en diez minutos lo tiene. Claro que esa confianza en su capacidad de concentración unida a la adolescencia ha pasado por momentos que mejor olvidar.... y a día de hoy parece que ya han pasado, al menos un poquito....

Así que hoy tras el madrugón tocó la  hora de ir al colegio. Para que no hubiese mucha tensión, sea la que sea que tenga examen se ponen de los nervios a la hora de salir para el cole, fuí a sacar a Peque de la cama con tiempo, todo transcurrió con tranquilidad y en  hora. Subimos al coche y cuando pregunté ¿cómo lo llevas? contestó "lo estudié todo un montón, le dí dos repasos, pero ahora no sé nada, no me acuerdo de nada y me suena todo a chino, como si nunca lo hubiese leído, así que una de dos o hago un examen perfecto de diez o no paso del uno y como me salga mal no vuelvo a quedarme en casa sin salir para estudiar, lo dejo todo para el último día y listo". Así que como siempre en día de examen volví a repetir lo mismo "tú tranquila, ya verás como todo te sale estupendo, lee despacio la pregunta y piensa, mucha suerte churri" a la vez que pensaba "¿que acaso no lo has dejado para el último día? si tienes hoy el examen y estudiaste sábado y domingo!!! que te lo crees tú que vas a salir teniendo exámenes"

Ahora, a esperar a ver cómo le salió el examen....

8 comentarios:

  1. Me has dejado en ascuas. ¿Cómo le fue?

    ResponderEliminar
  2. Dice que bien.... ahora esperemos resultados :)

    ResponderEliminar
  3. Bueno, desde el punto de vista de madre, un desastre la verdad, pero no te quejes, el intento lo hace y además aprueba, las hay muchísimo peores.
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. No sólo aprueba, la media el curso pasado en primero de bachillerato en el biosanitario fue de 8,9, pero lo deja todo para el último momento y luego se agobia toda....

    ResponderEliminar
  5. jajaja ¡¡Tremendo!! ¡Yo era así también! Aunque mi problema es que me tumbaba en la cama con el libro en las narices y cuando mi madre pasaba a ver cómo me iba ya estaba roncando apaciblemente. ¡¡Suerte con ese examen!! Estoy deseando saber que pasó al final

    ResponderEliminar
  6. Ahi estamos pendientes del resultado.... os mantendré debidamente informados :)

    ResponderEliminar
  7. Ay madre, yo no tengo paciencia para aguantar eso y encima calmarla. Dile de mi parte, que menuda suerte de madre ha tenido ;)

    ResponderEliminar
  8. Se lo diré Sara M. pero no creo que piense lo mismo, quizás con la edad y según vaya madurando... pero a día de hoy creo que no

    ResponderEliminar