jueves, 17 de enero de 2013

En el regazo de mami

Bueno pues a lo tonto a lo tonto la semana va pasando y ya hemos llegado al jueves, el lunes a mediodía Peque había perdido su blackberry, gran problema habemus, los lunes tienen clase por la tarde y van a comer a casa de mi madre, y me llaman para que mire a ver si por un casual lo había dejado en el coche, cosa improbable pero porsiacasomiraaver, y ahí salgo de la oficina mientras cae la mundial al aparcamiento para buscar si estuviese el teléfonodemarras, que obviamente no está. Y es que confiesa Peque a su abuela "es que yo sin mi teléfono no soy nadie, miraré mejor en la taquilla a ver si es que se me quedó por ahí escondido en alguna esquina" . Cuando voy a buscarla al cole a las 5.30 sale contenta como unas castañuelas con la blackberry en la mano, "buff que susto hoy, no la encontraba es que se la había llevado sin querer Sara dentro de un estuche".


El martes directamente había pasado a mejor vida y volvió a repetir "necesito urgentemente estar comunicada, es que lo necesito, cómprame uno nuevo" ja y claro, mi subconsciente de madrastronabruja me decía "sí sí, las narices, te voy a comprar ya puedes apañarte con lo que encuentres por casa porque todavía recuerdo el sábado y tu incomunicación conmigo" en lugar de eso sólo le dije "va a ser que  no querida mía, coge la bb vieja de tu hermana (que no funcionaba) y entre las dos intenta hacer una que funcione porque no toca móvil de momento y menos después de lo del sábado" su contestación no tuvo desperdicio, como siempre apelando al cambio de colegio, "pues nada pasaré al lado de" las margi" si no puedo hablar con "las guays", en el otro cole no importaba si me quedaba incomunicada pero aquí..." Muy plantada yo y siguiendo en mis trece, demasiado reciente el sábado, no dí mi brazo a torcer, así que no le quedó más remedio que de las dos blackberry hacer una, y siendo toda dulzura y cariño hacia su madre solicitar un cambio de móvil "cuando se pueda, a ser posible antes de ir a Glasgow, por lo de no quedar incomunicada allí"  .

La tarde del martes estuvo pegada a mí como una lapa, aprovechando que ella no tenía extraescolares y que yo decidí tomarme la tarde libre, ella se pasó la tarde junto a mí. Quizás también estaba un poco nerviosa ya que había salido del cole sabiendo quién iba a ser la niña escocesa con la que compartiría intercambio. La buscamos por el facebook y le solicitó amistad, pasamos la tarde interneteando las dos, buscando el colegio en el que van a estar, viendo la ciudad, etc.  A última hora de la tarde y después de hacer los deberes,  bajó al salón y estaba sentada en mi cuello, cuando baja su hermana, que llevaba toda la tarde encerrada arriba estudiando para el examen de matemáticas que tenía hoy, pidiendo la cena y antes de que pudiese moverme o siquiera contestar le dice a su hermana "¿no puedes hacerte tú la cena? estoy en el regazo de mami y no quiero que se mueva"  nos entró a las dos un ataque de risa por tanta cursilería y la hermana que no estaba para mucho le dice "mami no es tonta y sabe que haces esto porque quieres algo,¿será un movil nuevo? jajaja no te lo va a comprar, total que más te da y yo tengo uno nuevo"
En otro momento, ese comentario hubiera dado lugar a una de esas guerras fraticidas, pero Peque tenía el día estupendo e hizo oídos sordos al comentario, eso sí, no se levantaba de mi cuello, y entonces en pleno ataque de celos la futura universitaria se sentó como pudo encima mío y empezó a achucharme, buff!!! Peque casi le da mal, tiraba de mí chillando entre risas "es mía es mi mami sólo mía" a lo que su hermana haciendo lo mismo decía "no, es mía y de antes que tú"  así que amablemente y entre besos y risas y después de un ratito de mimos y besos me deshice de ellas como pude, como si tuvieran cuatro años en lugar de catorce y diecisiete!!!

En días así, es cuando como madre que soy se me olvida todo lo malo que hayan podido hacer en los últimos días (nunca hasta ahora ha sido nada grave, lo peor no coger el móvil o contestarse mal entre ellas)  y me reconcilio totalmente con ellas y con la maravillosa experiencia de ser madre de adolescentes. (no pienso comprar movil nuevo, de momento)

4 comentarios:

  1. Si es que aunque quieran aparentar otra cosa, nos siguen necesitando ;)
    Yo recuerdo perfectamente una temporada, ya mayorcita, de acurrucarme con mi madre por las noches en el sofá y pedirle que me cantara...

    ResponderEliminar
  2. Sí, son ellas muy mayores sobre todo delante de sus amig@s, pero en el fondo siguen siendo mis peques ¡¡¡¡y a mí me encanta!!!

    ResponderEliminar
  3. ¡Oooh! Que ataque de amor más estupendo. Aunque te escachuflaran un poquito jeje.

    ResponderEliminar
  4. Sí, pero no veas que a gusto me quedo cuando les dan esos ataquitos, ¡¡me encantan!! sirven para que me reconcilie con esta etapa de la adolescencia

    ResponderEliminar