jueves, 10 de enero de 2013

Nuevo trimestre








Todavía no me he hecho a la idea de que el mayor de mis hijos ya está de regreso a Londres para continuar con sus estudios de nuevo y ahora llega Peque diciendo que el próximo mes de mayo se va de intercambio a Glasgow.

Esa será  otra nueva aventura no sólo para ella sino también para el resto de la familia, y no me refiero sólo al hecho de que se vaya durante unos días de casa, que también, sino porque si bien primero es ella la que se marcha a Escocia, luego en el mes de junio nos vendrá una adolescente escocesa a casa. Como somos pocos.... porque en junio quizás el universitario ya haya acabado sus exámenes y ya esté en casa.. Y esperemos que no le asusten los perros, ya que además de mis queridas criaturas de dos piernas en casa tenemos también otras dos criaturitas de las de cuatro patas, un pastor alemán que responde al nombre de Jacko y una perrina de tamaño medio de nombre Sally, a la que adoptamos hace tres años como regalo de Peque en su cumpleaños, en ese momento tenía dos hamster muy mayores y quería "algún animalín más",como si no hubiera suficientes "animalinos" en esta santa cassa,  y desde entonces viven en auténtica simbiosis niña-perra perra-niña y a la que no le gusta compartir a su Peque con nadie, aunque no hay temor que haga nada salvo ladrar como una loca que cuando se pone ... se pone y nos vuelve a todos atacaditos de los nervios con sus ladridos!!

Este año parece ser el de las novedades para Peque que ha cambiado de colegio, en un principio para su disgusto, ya que no estaba muy conforme en hacerlo, pero surgió la oportunidad de poder cambiarla al mismo colegio en el que su hermana está terminando los estudios y donde ya estudió su hermano. Se ha adaptado estupendamente tanto al colegio, profesores como a los alumnos, tan bien se ha adaptado que como ayer me comentó su profesora de inglés "se ha adaptado muy bien, tan bien que la he tenido que separar de L... porque no callaban en toda la hora", y es que Peque siempre ha padecido de un exceso de verborrea, o lo que es lo mismo, le encanta dar la lengua en clase desde bien pequeñita, siempre todos sus profesores me han dicho de ella "es un encanto de niña, buena compañera, trabajadora, muy educada pero... habla por los codos", y eso con el paso de los años no ha cesado, al contrario se ha ido incrementando y de manera considerable. Eso sí, la niña que es cabezona y no da su brazo a torcer, amén de que le gusta torturar a su madre haciendome sentir culpable, todavía tiene las  narices de vez en cuando dejar caer alguna de sus frases lapidarias "con lo a gusto que yo estaba en el otro cole y  no aquí" "lo contenta que iría yo todos los días al cole si no me hubieses cambiado" "seguro que estudiaría más en el otro cole" "porque no voy con ninguna de mis amigas a clase, ellas van a otro grupo"... vamos pa´matarla, porque en un principio cada vez que me decía algo así yo me quedaba ya toda la mañana preocupada, por si la niña no se adaptaba al cole, si nos habríamos equivocado al cambiarla justo en plena adolescencia, ¿y si en clase no hablaba con nadie? porque sus amigas estaban en otro grupo y sólo se veían a la  hora del recreo, y así barruntando lo mal que debía estar pasándolo  mi pequeño monstruo me pasaba yo toda la mañana agobiada... hasta que fui a hablar con el tutor y me cuenta que es una niña que parece que lleve toda la vida en el colegio con los demás, que está super bien adaptada al cole que siempre está con unos o con otros y que se la ve muy contenta tanto en las clases como por los pasillos.... Y yo sufriendo por sus comentarios y su carita de perrín abandonado que me ponía cuando le preguntaba por el cole. Aunque claro está, que con el paso de los días algo ya me había olido. Peque había comenzado a clase particular de  matemáticas, por si las moscas, en una academia en la que la mayoría de los alumnos proceden de su cole, y si bien los primeros días yo la dejaba a la puerta y a la puerta la recogía, empezó a quedar en la esquina con una de las niñas del cole, L..., y a pedirme los viernes poder quedar un ratín después de clase particular para dar una vuelta, no duda ningún día en ir a clase particular y no tengo que perseguirla para que lo haga, al contrario.
También empezó a quedar los sábados con las niñas del cole y ante mis reticencias algún sábado que otro para dejarla salir utilizando yo a mi favor "tienes que estudiar, no se puede salir todos los sábados" ella  utilizaba en mi contra  "me tengo que adaptar, me han invitado a salir y no puedo no ir, si no quieres que sea una margi, no haberme cambiado de cole", siempre chantajeando...
Y así pasó el primer trimestre y comenzamos uno nuevo, con la expectativa de viajes y ya pensando en las actividades extra del cole ... Ayer sin ir más lejos, tenía clase a las 5.30 y ya empezó "bájame antes porque quedé a las 5.00 con L... para ir a comprar una mochila antes de clase", ante mi reticencia "pero si hoy es miércoles y además tienes examen mañana" su contestación de adolescente "claro, por eso, bajo primero voy con L... a por la mochila y a por chuches que hoy no sé a qué hora nos dejará salir Isa (la profe), además necesitamos desestresarnos" ¿¿desestresarse??? pero ¿acaso están estresadas? ¿y de qué? ¡¡¡si acaba de comenzar el trimestre!!!

4 comentarios:

  1. Otra cosa no sé, pero en chantaje emocional tienen un máster.
    Por situarme ¿que edad tiene Peque? me da la impresión que debe ser más o menos como mi seta, que tiene 12, aunque la tuya parece bastante manejable.
    Cruzo los dedos con el 2º trimestre, temblando estoy.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Peque tiene 14 años de experiencia en chantaje emocional a sus progenitores y su hermana 17, ambas han alcanzado el nivel experto en sacarme de mis casillas. Aunque son buenas, es cierto, pero también es cierto que son adolescentes y hay días para todo.

    ResponderEliminar
  3. No hay duda, que tiene una maestría en manejar las situaciones, son unas princesas, pero si que se las pueden, con esto que la has cambiado de colegio... uff sera de aquí en adelante, lo que reinara en su lenguaje, un gusto leerte, un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Gusto saber que estáis ahí leyendome. Bienvenida

    ResponderEliminar