domingo, 13 de enero de 2013

San Viernes

LLegó por fin el viernes, seguro que lo pensáis muchos, y sí en algunos momentos yo también lo pienso, aunque inmediatamente el por fin se sustituye por "¡Dios mío! viernes de nuevo,¿ qué plan tendrán este finde? ¿me dará tiempo a hacer alguna de las cosas que yo quiero hacer?". Y hoy ya es domingo, y pasó el viernes y el sábado y todas esas cosas que yo me planteaba poder hacer... pues nada, que he hecho la mitad de la mitad porque me tocó hacer de chófer todo el día. Eso sí, la tarde del domingo es mía y sólo mía.

El viernes por la mañana, a pesar de que nuestra futura universitaria tenía examen, ha transcurrido todo de forma bastante apacible. La noche anterior se acostó pronto, "porque ya me lo sé todo, fíjate que me está dando tiempo a repasarlo" viniendo de ella todo un logro, ya que siempre deja todo para el último momento, pero el último de verdad, y según confesión propia. La tarde del viernes comenzó como siempre Peque bajando antes de la hora a clase de Isa y quedando luego "un ratín para refrescar", el primer día que me lo dijo casi me da un ataque de risa, parecía que estaba oyendo hablar a mi madre y no a mi hija, va a ser cierto que está de moda todo lo vintage jejejeje. Resultó imposible conciliar horario de ambas porque la futura universitaria tenía que ir a hacerse la foto de la orla y claro está necesitaba toda la tarde para plancharse el pelo y acicalarse, elegir camisa blanca, ya que tenía que llevar camisa blanca y el jersey del uniforme, pues aunque parezca difícil puedo asegurar que no dejó ninguna de las camisas blancas ni suyas ni mías en su sitio, ¡¡¡se las probó todas!!!  pero si sólo iba a verse los cuellos ...
Estaba encantada y atacada a partes iguales, encantada porque se iba a sacar las fotos para la orla que colgará en los pasillos del cole y atacada porque ya ve que se va acercando el ansiado y temido momento de abandonar la etapa del colegio y comenzar otra nueva.

Ayer sábado primero salió Peque, había quedado a las 5.45 porque me negué a bajar antes, al menos un poquito de sobremesa creo que me lo merezco, o no?. Hasta ahí todo bien, quedé en que la recogería hacia las 9.00 ya que a esa hora bajaría a su hermana "conciliación de horarios". Y ahí comenzó todo. 8.30 envío un whatsapp avisando que a las 9 bajo a su hermana y que por dónde va a estar para recogerla a ella. Contesta por la misma vía "que le parece perfecto que a las 9 en el burguer king". Así que bajo a su hermana y cuando estoy llegando la llamo a ella para avisarla que salga y... sorpresa, suena y suena pero no lo coge, yo sigo insistiendo y entonces.. bipbipbip "el teléfono está apagado o fuera de cobertura" bufff empiezo a ponerme atacada, con el coche mal aparcado, lloviendo a mares y esta tonta de hija que tengo incomunicada,¿ para qué gaitas quiere el móvil si cuando yo lo necesito está incomunicada? después de más de 10 minutos mal aparcada y sin conseguir comunicar con ella entonces se produce el milagro y lo coge, "¿dónde estás?" pregunto con muy mal tono "no te oigo, ¿qué dices? ya voy para allí" ufff y ahí entonces sale el ogro que llevo dentro "he dicho que donde estas y te recojo donde sea, tengo el coche mal aparcado" "no si ahora voy" "ni vas ni gaitas, dónde estás ahora ya" "en el parchís es que fuimos a acompañar a I...  a casa" "quédate ahí quieta ahora mismo".  Cuando se subió al coche todo eran excusas. Y es que no entienden que hago de chófer, que las recojo donde me digan, que hago de taxista para sus amigas, pero que cuando quedo en un sitio a una hora, es un sitio y una hora, y que el móvil lo tienen que tener disponible.

Por eso la tarde de los domingos es mía y sólo mía. No hay salidas para nadie. Es mi tarde, sofá, ahora que es invierno chimenea, tele y ordenador, todoooo míoooo, hoy Peque vino a echarse un ratín a mi lado mientras vemos los "teleflims" de tarde de domingo, que son todos iguales y siempre los mismos, pero es lo que nos gusta la tarde de un domingo, la futura universitaria está en su habitación haciendo no sé cuantos trabajos "no me va a dar tiempo a terminarlos todos"  claro que no le hacemos mucho caso, porque ayer antes de salir aseguró que los tenía casi casi terminados y nos tiene acostumbrados a que siempre dice lo mismo y luego nunca pasa nada, siempre termina todo a tiempo y al menos de momento, las notas son muy buenas..

Así que voy a terminar de aprovechar lo que queda de esta tarde de domingo antes de comenzar a preparar uniformes, cenas, etc.

4 comentarios:

  1. ¡Encantada de conocerte! Vengo del blog de Elena, y me he leído todas tus entradas de un tirón (menos mal que no llevas mucho tiempo ;)).
    Estoy totalmente de acuerdo con el principio de tu blog; la blogosfera está llena de chupetes, pañales y entradas en el colegio, pero me he matado buscando blogs de este estilo, y puedo confirmar que apenas existen. Espero seguir leyéndote, porque te añado a mis favoritos YA.
    Una recomendación: el blog de Páter, Mira lo que ha hecho tu hijo. Aunque es muy variado, también tiene hijos adolescentes. Enhorabuena por el blog y mucha suerte.
    Por cierto, yo tengo una niña de doce y un niño más pequeño, por eso necesito orientación adolescentil ;)

    ResponderEliminar
  2. Gracias por estar ahí. Me decidí a escribir porque buceé buscando experiencias de otras mamis o papis, creo que un poquito por no sentir que soy la única con hijos adolescentes y no encontraba nada, así que me lancé a ello. Gracias por las recomendaciones, me pongo a ello :)

    ResponderEliminar
  3. Estaba mirando mi blog y ... ¡sorpresa!, tengo una nueva seguidora. A ver, a ver quién es Covadonga. Llamándose así, a lo mejor es asturiana y ... ¡zas! veo que tienes un blog sobre adolescentes. Me encanta esta etapa (mentira cochina, pero bueno). ¿Nos lo pasamos bien, eh? jajajajaja

    Mi más sincero agradecimiento a Sara M., fiel seguidora de mi blog y, por lo que puedo comprobar, gran embajadora también.

    Anda que no me resulta familiar eso de llamarlos al móvil y que salga el buzón (mi hija es una profesional de eso)

    ResponderEliminar
  4. Aburrirnos no nos aburrimos, eso está claro jejejeje. Encantada de haberte encontrado por la red.

    ResponderEliminar