jueves, 2 de mayo de 2013

Peque es una princesa

El martes por la tarde, Preuniversitaria decidió que ya tenía claro qué vestido quería, de los muchísisisisimos que se había probado y que era buen momento para ir por él, así que según salieron las dos de clase de Isa pues nos fuimos para allá las tres.
Peque tenía el día simpático y Preuniversitaria estaba contenta con los resultados de los dos exámenes del día, el de por la mañana definido como PERFECTO. Por tanto, la sintonía entre las dos iba viento en  popa, una diciendo tonterías y la otra aguantándolas y riéndose con ella. Todo bien.
Llegamos a la zona vestido y ohh sorpresa, había más vestidos y claro había que probarlos, Peque empezó a brujulear entre las perchas y apareció con uno de lo más "floripondioso" "mamimami ¿puedo probarme yo este vestido también?" con tal de no estropear la armonía reinante y previo aviso de a tí no te toca comprar ese tipo de vestido hoy, acepté siempre que entrasen las dos al mismo probador. Y ahí comenzó de verdad todo.
Entramos las tres al  probador, Preuniversitaria empezó a probarse vestidos, dejando para el final el que ya se había probado con anterioridad y que se supone era el que íbamos a comprar.

Entonces comienza Peque a probarse el vestido y en ese preciso momento se dió inicio al momento  "princesa". Comenzó a sentirse como una princesa y como tal empezó a hablar en tercera persona para ataque de risa nuestro. Cogió el móvil y a sacarse fotos como una  posesa, en todo tipo de posturas y con todo tipo de caras, ella sóla, ella con su hermana,.. como le decía Pre "te estás haciendo un book con un sólo vestido" a lo que la muy payasa contestaba "las princesas pueden hacer lo que quieran".

Pues así, toda la tarde, cada vez que alguien le decía algo ella siempre contestaba en tercera persona. Nos subimos al coche y empezó a saludar con la mano tipo saludo princesa a todo aquel que se cruzaba en nuestro camino, ya fuese andando o en coche, hasta que decidió poner música y entonces se desató la locura en el coche. Las dos bailando como dos posesas. Llegamos a casa y las hago bajar para que guarden a los perros y poder meter el coche tranquila, entonces decidieron ponerse a bailar la macarena bajo el agua, yo dentro del coche esperando que me abriesen las puertas y muerta de la risa, mientras imaginaba que cualquiera que las pudiera ver pensaría qué les estaría pasando a estas niñas.
Al llegar a casa Peque siguió en plan princesa, para regocijo de su padre, que ya las había pillado in fraganti bailando a la puerta bajo la lluvia.
Ayer seguía en plan princesa y a última hora de la tarde, después de pasar todo el día estudiando para el examen de mates de hoy sentenció "mañana cuando entre M en clase le voy a decir que las princesas no hacen exámenes y que esta princesa le exige que le ponga un 10". Lógicamente ataque de risa general y recomendación de Padre "mejor no le digas nada y hazlo lo mejor que puedas, no vaya a ser que por ser princesa te exija más que al resto" "que se le ocurra, porque la princesa entonces le diría a G. que le despidiera, es más que le desterrasen"

7 comentarios:

  1. Esos momentos entre hermanas no tienen precio. Yo los tengo ahora con la mía y paso de los 30. Somos unas payasas y más felices que perdices.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que a mí me encanta verlas así.
      Besinos

      Eliminar
  2. Pues el vestido es precioso, muy de princesa desde luego.
    Oye, las dos son guapas, para que voy a decirte otra cosa, pero Peque es una preciosidad, vigila a la princesa que tiene peligro.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Inma, sí que tiene peligro muuuchoo peligro.
      Besinos

      Eliminar
    2. No comprarle ese vestido, no tienes perdón de Dios...

      Eliminar
  3. ¡Qué envidia de la buena! Como madre y como hermana. Guapísimas las dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Yo siempre eché en falta tener una hermana y la verdad es que me encanta verlas así.
      Besinos

      Eliminar