jueves, 16 de mayo de 2013

Ya llega el día

Mañana a estas horas Peque ya estará en Barajas, si Dios quiere, habrá cogido el avión a las 7.30 de la mañana junto a sus compañeros y profesores y estará esperando para volver a embarcar en el siguiente avión que les lleve a Londres, donde cojerán otro vuelo directo ya a Glasgow.

Y las horas previas están siendo....HISTERICAS. Hasta el sábado le cedió todo el protagonismo a su hermana y no decía ni mú. Pero una vez que ya pasó la Despedida de Preuniversitaria, entonces ya se abrió la espita y ¡pum! estalló todo el nervio que llevaba acumulado.

El sábado por la mañana tras recogerla en casa de los Titos donde había pasado la noche, me la llevé de shopping "necesito un montón de cosas mami", así empezábamos con buen pie a preparar la maleta con todo lo necesario de verdad, se compensaba la excesiva atención que hasta ese momento le había decicado a Pre comenzando a darle toda la importancia y atención que su viaje se merece y compensábamos mi negativa a la compra del vestido de princesa, o eso pensaba yo. Bien, pues tras pasar por tooodas las tiendas, comprarle toooodo lo que quería/necesitaba y más, ir cargada de bolsas, que eso es lo que más les gusta estoy convencida de ello, llegamos al coche agotadas, llena todo el asiento de atrás de bolsas de todos los tipos y tamaños le pregunto "¿estás contenta?" "sí, ahora me toca a mí,¿a que sí mami?" "sí, estos días de atrás le tocaba a tu hermana, pero ahora esta semana te toca a tí, que hay que preparar todo, ¿está ya todo lo que necesitas?" "sí, pero me quedé sin el vestido de princesa"  Que conste que la niña no es rencorosa, pero vamos creo que el tema vestido-princesa no se va a compensar así como así...

Ayer por la noche ya sacamos la maleta y empezamos a preparla, modelo por modelo para cada día.  "¿y si me haces un guión con la ropa para cada día como cuando fui a Cáceres?" "Tenías 10 años!!" "ya, además perdí el papel y luego me puse cada día lo que quise" carcajada de su hermana, claro está, que ahí estaba pendiente de ver qué llevaba para cada día y ayudando con los modelos muertas de la risa todas. Y según se iba llenando la maleta el histerismo iba creciendo en ella. Porque además a la vez que hacía la maleta estaba guasapeando con la niña a cuya casa va a ir "mami me dice que tienen preparada una habitación para mí sola, si me parece bien, no sé que hacer, ¿le digo que mejor con ella?" "no seas tonta, mejor tú sola en una habitación" "pero es que las que estuvieron con las holandesas dicen que es más divertido compartir habitación con ellas" "ya, pero ¿si es rarina?" "a ver, yo creo que mejor si tienen preparada una habitación para tí, el primer día vayas a esa habitación, dormirás más tranquila, si luego tienes más confianza con ella y os lleváis genial, siempre estás a tiempo de hablarlo con ella y dormir juntas" "sí mami, mejor, me dice que ella no ve Eurovisión jolín y sin embargo hay otras que sí lo van a ver y además juntas, porque una organiza una fiesta pero no invita a todas y a la mía no la invita" yo tampoco veía Eurovisión, hasta que hace unos años mis hijas se convirtieron en frikifans de eurovisión y se ha convertido en tradición ese sábado las tres juntas ver, comentar y reirnos un montón y ellas ponerse nerviosas con las votaciones, lo que a mí me hace una gracia tremenda. Llegados a este punto de pronto empiezan a sonar canciones, parece ser que de Eurovisión del año pasado, y ambas empiezan a reir, a chillar y a bailar como poseídas por no sé muy bien qué. Así que con la maleta prácticamente ya terminada, el modelo para el viaje también, todo consensuado por todas las partes implicadas, Peque lleva lo que quiere, Pre convencida de dejarle lo que le deja y contenta con lo que aquí queda y yo encantada porque la maleta ya está terminada y la niña va bien vestida, me marcho de aquella habitación de locas.
Esta mañana íbamos en el coche camino del cole y con el rabillo del ojo la iba viendo, iba pálida, no dejaba de retorcerse las manos "¿tienes frío?" "no mami, pero es que hoy es el último día de clase, ayyy" "ni que te fueras a morir" "¿y si no vuelvo?, ¿me vas a echar de menos?" "a ver, sí te echaré de menos, claro que sí, pero dentro de una semana vuelves a estar aquí, lo vas a pasar muy bien, y luego no querrás volver" "yo cuando fui a Londres no quería volver, lo pasamos genial" "ya, pero tú no ibas a una casa con desconocidos, ayyy que nervios" "tú tranquila si además vas porque tú quisiste!!" "ya lo sé, ¿pero por qué me dejaste? si ya lo dice L. no teníais que habernos dejado" "anda, venga, abajo y al cole"
Hoy cuando salgan del cole no sé si escaparé corriendo de casa "tengomuchascosasquehacer" o me tomaré un valium, porque me espera una tarde y una noche muyyy largas

2 comentarios:

  1. Es un paso importante en la vida, claro que sí. Yo pasé por lo mismo hace ya muchos años. Pero es cierto que vivirlo ahora como madre me daría mucho más pánico del que yo tenía como adolescente.
    El dato objetivo es que es una experiencia increíble que los hace madurar y darse cuenta de muchas cosas en la vida.
    Nosotras... pues nada, a sufrir y echarlos de menos, que es lo que nos toca como buenas madres que somos ;)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, así es la vida. Saber que es lo mejor que puedo hacer por ella, que la ayudará a madurar, pero ainsss que duro es tenerla lejos ;)
      Besinos

      Eliminar