lunes, 17 de junio de 2013

Llegó el fin... o no?

Todo tiene un inicio y todo llega a su fin. La experiencia del intercambio ha llegado a su fin... o no, ya veremos.
Peque se fue a Glasgow una semana en la que no es que lo pasase bien, no, lo disfrutó a tope, hizo nuevos amigos, sobre todo con C., su partner. Se llevó de Glasgow una experiencia maravillosa, tanto con la familia como con C., no quería volver y lloró de alegría al saber que por un incidente debían quedarse un par de días más. En el aeropuerto en la despedida hubo alguna que otra lágrima, pero sabían que en unos días volverían a verse, ya que ellos vendrían aquí. Pero ayer, la despedida era definitiva, el intercambio había llegado al fin y las lágrimas no tenían fin en el aeropuerto.
Tengo que decir que aunque la experiencia me parecía muy positiva para Peque y en cuanto al idioma también muy positiva para todos, me daba un poco de temor. Nunca sabes cómo será la niña, si vas a tener algún tipo de problema con ella, si será muy "british", pero la verdad es que la experiencia fue una maravilla. C. es una niña encantadora, a pesar de tener un español limitadísimo, pero gracias a que nosotros en inglés nos manejamos bastante bien, charlábamos mucho con ella, es un encanto de niña, charlatana como Peque y como decimos por aquí muy rica, un encanto de niña. 
Ha pasado una semana en la que no han parado, tanto con las excursiones que el cole les organizaba, en la que obviamente, no podía faltar una visita a Oviedo o a Covadonga, pero también con los niños. Se han esforzado un montón por ellos, les han organizado fiestas, clases de surf, y horas de playa que han disfrutado todos juntos, alguna cena o comida en restaurantes tipo americano, pero siempre todos juntos. Y por supuesto, eso sí organizado por el cole, una espicha, sin sidra que son menores, pero espicha, con fotos, vídeos, regalos y canciones "divertídisimo, cantaban ellos en inglés y luego nosotros en español y claro está, acabamos con el himno del cole, como no". Es algo que ellos han agradecido un montón, porque al contrario, cuando estuvieron ellos allí, había grupos, no siempre iban todos juntos, había veces que sí, pero otras veces unos iban a un sitio y otros a otro. Por el contrario, aquí, quizás porque se llevan muy bien entre todos los españoles, siempre organizaban todo juntos, que tocaba día de playa allí iban todos, que había fiesta en casa de L.A. pues todos juntos para allá... Uno de los días que fueron a cenar me contaba Peque que cuando ella se levantó al baño C. les dijo a las que estaban sentadas junto a ellas "I love her very much, she is like me". Y es cierto, creo que son muy parecidas, no fisicamente, C. es la típica niña inglesa rubia hasta límites insospechados y de piel blanca casi transparente. Pero sí se parecen un montón y se han llevado estupendamente.
Claro que el que se lleven tan estupendamente bien tiene segundas partes y esa es la decisión firme de ambas, sin contar con ninguno de sus padres, de que C. vuelve en agosto, sí así, por decisión propia y en firme de ambas dos sin tener en cuenta lo que ningún adulto responsable pensemos. Y no es así, agosto, como fecha, no no. El tres de agosto viene y se queda hasta que vayamos a Altea (segunda quincena) "y viene con nosotros, así que si este año Pre no quiere venir mejor, viene C. que la prefiero". Llegado ese punto, y teniendo en cuenta que la niña no ha dicho ni mu todavía a sus padres del tema, para qué voy yo a convertirme en mamá monstruo negando nada, que sea otra, así que la pelota está en el tejado inglés escocés, aunque como dice Papín "no te fíes que estos ingleses son muy suyos y nos la mandan fijo", que no me importa, que conste, que a Peque le viene genial porque es inmersión total.
Bueno, pues ayer en el aeropuerto vivimos un drama digno del mayor culebrón nunca jamás escrito. Lloraban los escoceses porque se iban, lloraban los españoles porque se iban los escoceses, vamos que allí lloraba hasta el último mono, bueno, no, los chicos intentaban mantener la compostura se abrazaban y se dejaban abrazar pero intentaban aguantar las lágrimas. Ellas iban de unas a otras achuchándose y llorando, se abrazaban las españolas entre ellas con las escocesas, con todas... los papis movil en mano sacábamos fotos. Los profes intentaban primero que facturasen, cuando consiguieron que fueran hacia la fila de facturación fueron todos, españoles y escoceses, la gente en el aeropuerto miraban, sonreían y hasta aplaudían. Desde luego nunca ví una despedida tan emotiva. Los padres observábamos todo desde una distancia prudencial. Y en esa estábamos cuando de pronto, tras haber ya facturado C. sale del grupito en el que estaba y viene hacia mí llorando como una magdalena para abrazarse a mí y entre lágrimas me decía "mum mum, gracias, mum", sí como os podéis imaginar las lágrimas aparecieron en mis ojos también, como no, intentando tranquilizarla le decía que no se preocupase que iba a volver muy pronto, que agosto está ahí ya y ella me miraba con esos ojazos azules y entre lágrimas y sonrisa me decía "yes, yes I´ll come back". Luego se abrazó con Pre, y ambas lloraron, de pronto tras de mí oigo la voz de un padre "buff marcho de aquí, porque tanta emotividad va a hacerme llorar a mí también" giro la cabeza y veo a la mamá de E. con las lágrimas asomando a sus ojos. De pronto todos, escoceses y españoles, hacen un círculo y E. comienza a leer una carta que había escrito y todos los españoles habían firmado, le digo a Pre que se acerque a ver qué era "no sé sólo oigo llorar".
Como pudieron los profes los arrastraron hacia la zona de embarque, y allí ya fue... escoceses que no se quería ir, españoles que no les querían dejar ir. Daba la sensación de que iba a ser imposible conseguir que se soltasen. Finalmente, todos pasaron el control de embarque, y unos de un lado y otros de otro seguían despidiéndose llorando todos.
A última hora de la tarde Peque me dijo que C. ya  había llegado a casa y de pronto le surgió la duda ¿qué hacemos con Universitario en Agosto cuando venga C.?

12 comentarios:

  1. Mi hija también lloraba cuando se fueron sus amigas de Irlanda, pero a los cuatro días ya no se acordaba. Los chicos son así. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé no sé, se retroalimentan entre ellas, y ayer mismo los escoceses ya estaban buscando aviones para venirse!!!!
      Besinos

      Eliminar
  2. ¡Vaya dramón! Veo que uno de los escoceses se compró (y puso) una camiseta del Sporting.

    No he estado en Glasgow, pero aunque solo sea porque el Sevilla ganó allí su segunda Copa de la UEFA ya me gusta. ;-)

    Agosto está aquí mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te lo imaginas Pater, qué dramón!!!! digno del mejor culebrón, la gente en el aeropuerto flipaba, vamos ni que fueran niños de vuelta al orfanato!!!!
      Sí, efectivamente el niño no sólo la compró sino que la llevaba puesta :)
      Yo creo que allí alucinamos todos, padres, profes, viajeros...
      Es lo que tiene la adolescencia, todo se magnifica.
      Y sí, agosto está ahí mismito ya

      Eliminar
  3. Jajaja Universitario se cuida solito, me temo.

    ¡Qué experiencia más enriquecedora! Es normal que lloren al despedirse. Eso es que se o han pasado como nunca en la vida. Ya veremos si en agosto la tenéis de nuevo con vosotros. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajaja sí, sí, pero el problema es que C. tenía adjudicada la habitación de universitario jajajajaja

      La experiencia ha sido estupenda, de verdad. Y sí es normal que lloren, porque se ha acabado, pero el dramón.... vamos parecía que las llevasen al matadero y no de vuelta a casa de sus papis jajajaja

      Besinos

      Eliminar
  4. Ay! Que edades! Todos los sentimientos al límite y a flor de piel. Los más felices del mundo mundial o los más desgraciados, pero es entrañable aunque a veces desesperen.
    Besitos, y ves haciendo hueco, en agosto la tienes aquí, fijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente Inma, los sentimientos a flor de piel y todo se magnifica, pasan de un extremo al otro sin pestañear siquiera. Eso sí, te aseguro que era de lo más tierno verlas llorar, sufriendo por la despedida, jurándose amor eterno y próxima visita en agosto :)
      Besinos

      Eliminar
  5. Bueno, bueno, bueno, a mí me encanta. Que lo vivan tanto, que "sufran" así me parece muy buena señal. Yo también recuerdo mi llantera en el avión, en el aeropuerto, en el autobús... cuando me fui un verano aaprender inglés, y luego tuvimos que despedirnos de los otros españoles que habíamos conicido. Que entonces no había móviles, ni internet, ni nada de lo que tienen ahora.
    Por cierto, ¡¡¡ENHORABUENA!!! Es que acabo de leer con retraso la notaza de ya casi no Pre. De hecho recuerdo haber oído en el telediario la mejor nota de Asturias, y te prometo que pensé que salías tú con tu niña. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La adolescencia y la intensidad con la que viven todo es lo que tiene jajajajajaa, como bien dice Inma o son los más felices o los más desgraciados del mundo mundial, eso sí pasando de uno a otro extremo sin ni siquiera pestañear.
      Gracias por la felicitación, se la haré llegar a Pre, efectivamente ¿tendré que cambiarle el nombre? ohhh me acaba de entrar la duda jajajajaa
      Besinos

      Eliminar
  6. ¡Te la mandan fijo! Además los escoceses tienen una querencia especial por España.
    Cuenta con que te la llevas a Altea.
    ¡Ahhh que tiempos de intercambios y trasiego de niños! :D
    Besazo

    ResponderEliminar
  7. Ya estoy hecha a la idea, aunque ayer Peque estaba un poco disgustada porque los Papis escoceses no deben estar por ma labor....
    Besinos

    ResponderEliminar