martes, 11 de junio de 2013

Vaya Semanita....

Sin tiempo casi casi ni de respirar, así de líada estoy. Entre unas cosas y otras ni un momento para pasar ni siquiera a saludar!!!

Pasó la tan temida PAU, con sus más y sus menos, unos exámenes calificados de "perfectos", otros con un lacónico "bueeenooo". En unos días tendremos resultados y ver veremos qué ha pasado. De momento, Pre descansando y "echada a la calle" literalmente. Según acabó el último de los exámenes de la PAU, subió a casa, se duchó, se vistió y "de fiesta" "mami, salimos todas a desestresar y a celebrar el cumple de B. que la pobre cumplió los 18 el mismo día que empezamos los exámenes", el viernes, claro está, era viernes así que había que salir y el sábado, como no, Fiesta Fin de PAU en una conocida discoteca de las de toda la vida aquí. Y claro está, su madre como chófer oficial, eso sí con aviso previo de "el sábado no pienso bajar al centro a nadie, por una vez alguna ventaja tengo que tener que vayas de fiesta ahí y yo vivir a las afueras" porque claro está que el sábado la fiesta se alargaba más de lo que me gusta, pero también tengo que reconocer que la niña ya está a puntito de ser mayor de edad, es verano, está de vacaciones y todos sabemos que el verano de la Selectividad, una vez pasada, es el Verano, así con mayúsculas. A ver, que tampoco fué para tanto, o sí, a las 4.30 de la mañana la recogí el sábado, el jueves a las 12.00 y el viernes a las 10.00.

El domingo llegó C., la escocesa del intercambio de Peque, llegaron a las 14.30 al aeropuerto, y allí estábamos padres, niños y profes. Los niños histéricos a la puerta con una pancarta dándoles la bienvenida, cada vez que se abría la puerta para salir alguien chillaban. Como la mayoría eran niñas, unas chicas que salieron ante el grado de histerismo que vieron, preguntaron ¿quién viene en el avión? ¿a quién están esperando? yo creo que debían pensar que venía algún cantante o actor de moda entre las quinceañeras, porque así estaban como si le fuesen a dar la bienvenida a Justin Bieber.
 
Tengo que decir que la experiencia de tener a C. en casa está siendo genial. Ella es una niña muy agradable y simpática.

Llegaron al mediodía y para que no le resultase tan "fuerte" sentarse ya a la mesa en casa con nosotros, fuimos a comer a un restaurante típico de nuestra ciudad. Le encantó tanto el sitio como la comida. Durante todo el tiempo estuvimos hablando con ella en inglés porque como nos dijo " I speak spanish poquito" Al finalizar la comida le dije que ella venía a aprender español así que le hablaríamos en español pero que no se preocupase cuando algo no lo entendiese porque ya había visto que nos podíamos entender en inglés perfectamente, con media sonrisa me dió el ok. Pero le cuesta y mucho, todo el día las estoy oyendo a las dos hablar en inglés ( a Peque le viene genial, claro está ), pero la verdad es que a mí me da así como un poquito de cosa, porque va a llegar de vuelta a su casa y va a volver con el mismo nivel que vino ... Ayer por la tarde cuando las recogí después de estar todo el día en el cole, el Acuario, la playa .... iban en el coche y las iba oyendo hablar en inglés, le pregunté si había hablado algo de español durante el día (en inglés le hice la pregunta, no debería pero es que si no dudaba que me fuera a entender) y me dice "a little,¿poco?"

Así que seguimos con el inglés porque ni siquiera llega a spanglish, eso sí ayer para cenar "tipical spanish omelett"

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Noooo acompañada de una ensalada completa!!!! Jajsjaja

      Eliminar
  2. Uf, no seas tan blanda y háblale en español, aunque te vea como a un ogro, te lo agradecerá. Si no, volverá a Escocia diciendo que era una familia un tanto atípica, en la que su choferesa (como Cela) hablaba inglés ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pobre, si la vieras que cara de nomeestoyenterando cuando le hablas en español.... sin embargo, cuando hablas con ella en inglés se anima y charla y le cambia hasta la cara :)

      Eliminar