lunes, 29 de julio de 2013

Peque va de concierto

El sábado Peque vivió su primer concierto "de los de verdad", porque hasta ahora los conciertos a los que había asistido eran los que se celebran en el Grupo (club deportivo en el que se han criado) durante las fiestas, y aunque por allí han pasado Melocos o el Sueño de Morfeo, no es lo mismo, porque ellas están como en su casa, y es como más en familia.
Pero esta vez era un concierto, de verdad, en la Laboral, y lo hizo con esa ilusión típica de quinceañera que por primera vez va a un concierto con sus amigas y además del que las enamora, Pablo Alborán.
Y ¿cómo mejor se vive un concierto cuando se tiene 15 años? en primera fila, y para conseguirlo pues claro está, eso exige hacer cola unas cuantas horas antes, sobre todo cuando lees en twitter que hay gente acampando varios días antes. Así que, aunque retrasandolo por nuestra parte (las mamis) lo más posible, a la una de la tarde allí las estaba dejando, dispuestas a pasar un montón de horas (hasta las ocho de la tarde no abrían las puertas y el concierto empezaba a las diez de la noche), bien pertrechadas de bocatas, chocalate, patatas y agua.


Como el concierto se celebraba muy cerquita de casa, esta vez ventajas de vivir a las afueras, cuando necesitaban algo, llamaban, así que cuando estaba enfrascada en la cocina suena el teléfono "mami ¿nos puedes traer el paraguas gigante que nos estamos achicharrando de calor?" por supuesto, dame un momento que acabo en la cocina y voy "vale, y dile a Pre que te dé  una baraja de cartas, por fi" vale, ahora voy. Así que para allá fuí a dejarles todo lo que pedían voy a acercarme al mercadona, que me faltan un par de cosas ¿necesitáis algo? "agua fría, que esta ya está caliente, y unas pipas" dicho y hecho, voy y vuelvo en menos de cinco minutos con las peticiones y unos zumos fríos de naranja que agradecen, mientras las que están a la cola delante de ellas me miran mal, que lo veo. Y ya están allí con el superparaguasgigante tipo sombrilla de playa y ellas debajo. Me voy mientras digo si necesitáis algo más llamarme, sino hacia las siete os traigo bocadillos de tortilla "de bonito mami, acuérdate" y vuelvo a sentir como aquellas lobas que tienen delante me miran mal muy mal.
A las seis de la tarde suena de nuevo el teléfono y una voz aguda muy aguda chilla "mami ven a buscar ya el paraguas que no lo necesitamos y cada vez aquí hay más gente y no nos traigas el bocata que todavía nos quedan del mediodía, y creo que L. y yo le hemos visto, porque fuimos al baño y debía ser él, de lejos, guapísimo y nos miró" todo dicho seguido y sin respirar, sí, claro hija, ahora voy.
Las mamás también fuimos al concierto, a unas porque les gustaba otras por acompañar a las niñas, no sé esa sensación de tranquilidad, de aunque no estuviésemos con ellas pero al menos estaban ahí. Pero claro está que nosotros primero quedamos a tomar algo, y luego subimos. Cuando llegamos casi nos da algo de la cola inmensa que había, menos mal que era fluida, entramos y lo primero que hacemos es intentar localizar a las niñas, las llamamos estamos delante de la torre de luz "nosotras también pero delante del todo" de pronto vemos un montón de manos giradas hacia atrás saludando son ellas y las mamis tambièn saludamos,  y nos quedamos más tranquilas, ya sabemos dónde están.
El concierto, el Patio de la Laboral lleno a rebosar, estupendo, el chico un encanto, y un directo genial. Antes del concierto decía V. este chico es un poco sosín, no sé yo, que una ya tiene una edad y ya verás como nos dé el sueño , pero no, el chico tiene fuerza en el directo y nos hizo bailar, sí. La verdad es que no es de extrañar que las quinceañeras hayan salido del concierto completamente enamoradas del chico. Es guapo a rabiar, con una voz y con una fuerza tremenda sobre el escenario.
A la salida las niñas estaban histéricas, enamoradísisimas, encantadas y agotadas, todo a partes iguales. Peque según me vió me dijo "gracias mami" .Habían hecho carteles, se habían pintado la cara con corazones y la palabra PABLO escrita en la frente, en el brazo, ... Como yo tenía que bajar al centro a recoger a Pre (no le gusta nada Pablo Alborán y no fue al concierto) bajé a tres niñas en el coche mientras las mamis bajaban andando, sonando Pablo Alborán al alto la lleva, más que cantar chillaban con las ventanillas abajo y enseñando las fotos que habían comprado. Vamos dando la nota, que se dice.
En una foto collage que Peque colgó en su instagram ponía "IMPRESIONANTE, perfecto, con ganas de que vuelva"
Ayer vivía sin vivir en ella, agotada, afónica de tanto gritar, pero feliz.





6 comentarios:

  1. A mí, Pablo Alborán me gusta mucho, me parece un cantante con un estilo muy personal y a mí me gusta.
    Ahhhh los quince, los conciertos...A mí me tocó en Madrid. Llevar a La Niña y sus amigas pero Madrid es mucho más grande y los sitios mucho más multitudinarios, más incómodos.
    Me ha encantado lo de vive sin vivir en ella :P
    Que disfruten que esa edad se pasa en un ratín.
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí ahora que le he visto me gusta más que antes, me parecía demasiado meloso siempre, pero en directo el chico tiene una voz preciosa, y no es tan sosín como pensábamos jejejeje
      Sí, verdaderamente cada edad tiene que vivir lo que le corresponde y además pasa muy muy rápido
      Besinos

      Eliminar
  2. Au Covadonga! pero estas niñas eran unas privilegiadas, Contigo suministrándoles todo lo necesario y a petición, menuda suerte.
    Soy unas madres admirables y abnegadas de verdad, yo no me veo haciendo eso por mi hija, soy demasiado comodona y...uffff! no, no, ya me gustaría tener ese espíritu, pero no.
    Besitos, no sé ni si he escuchado nunca a este tal Pablo, me suena el nombre, pero poco más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, Inma es que vivo al ladito al ladito y amenazaba lluvia, de hecho aunque ellas pidieron el paraguas para el sol luego también les sirvió para la lluvia que cayó, eso sí, como dijo el chico "el sol salió cuando empezasteis a llenar esto" y con esa frase "que dijo mirándome a mí" Peque dixit estalló el delirio entre ellas
      Besinos

      Eliminar
  3. A mi hija también le chifla Pablo Alborán, pero estaba en Madrid, pero lo vió hace un par de meses (creo) en Madrid, su tía le pagó el viaje para que fuera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A Peque le gustaba, a mí no me disgustaba, después de oirle en directo a mí me gusta más y Peque está perdidamente enamorada de él jajajajajajaa la verdad no me extraña, el chico es muy guapo, muy simpático y cercano en el escenario, y tiene un directo espectacular.
      Besinos

      Eliminar