martes, 10 de septiembre de 2013

Nuevo curso.







Las tan ansiadas vacaciones ya se han acabado. Las mías oficialmente se terminaron la semana pasada, para mi desgracia. Y ahora poco a poco las de los niños van acabando.




Comienza un nuevo curso y este año, para variar, con novedades. Preuniversitaria ya se ha convertido en universitaria y ha comenzado las clases hoy, en estos momentos ya está en la Universidad en su primera clase. Peque tiene la presentación en el cole el viernes y el próximo lunes comienza el curso, ¡¡4º de la ESO ya!! y Primogénito se nos va para Londres de nuevo el lunes. De hoy en una semana ya comienza de nuevo la rutina del nuevo curso.
Esta mañana Pre comenzaba su aventura universitaria y para que no tuviera que ir en bus, Papi la llevó hasta la facultad y llegaron más de media hora antes!!, y es que ayer le dolió al papín que cuando yo planteé la posibilidad de que la llevase él en lugar de ir en autobús, pues podría dormir una hora más la niña, ella dijo que prefería en autobús "así llego bien a la hora seguro, porque papi, contigo siempre llego muy muy justa o un poco tarde" Así que hoy la llevó y tanto tanto quiso asegurar llegar a la hora que llegaron demasiado pronto, esto dicho por él, ya me contará ella cuando llegue por la noche a casa. La verdad es que es una mezcla de tristeza y de orgullo, porque la niña se me hace mayor muy muy mayor, ya está en la Universidad, allí la dejó su papín, a la puerta, cosa que no hicimos con Primogénito, al que allí dejamos tirado, ¡pobrecito mío! ahora que lo pienso, que padres más desnaturalizados fuimos, o no? porque a mí que yo recuerde nadie me llevó a ningún sitio...

Durante el verano he estado practicamente desaparecida y no porque no haya habido momentos dignos de contar ni por falta de ganas, sino por falta de tiempo, y es que se supone que en verano, vacaciones, debería de tener más tiempo para estar por aquí, pero el resultado es el contrario.

Ayer, a pesar de ser festivo, a las dos de la tarde hubo que salir directas hacia un centro comercial para comprarle a la niña portafolios y bolis, como si en casa no hubiera ningún boli, pero bueno, así que nos fuimos las tres en busca de material escolar para comenzar el nuevo curso. Y aquí estamos ahora Papi y yo pendientes de la niña y su comienzo universitario, a ver que cuenta esta noche cuando llegue.

Esta tarde me tocará ir con Peque a comprar su material así como completar uniforme, y seguro que la tarde dará que hablar.

10 comentarios:

  1. Pues es verdad, se van haciendo mayores Y vosotros que lo veáis.
    Enhorabuena!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero muy muy mayores, si hace nada empezaban al cole y ahora ¡ya tengo a dos en la universidad!!! ainssss que penita más grande :(

      Eliminar
  2. Suerte que tienes, estoy segura que a la mía le digo lo de dejarla en la puerta y prefiere irse andando antes de que yo la lleve y la vean con su madre.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta en muy muy comodona, te lo digo yo, cuando le interesa no le importa nada que la vean con su madre, su padre o la familia completa, eso sí cuando no interesa como si no te conociese de nada jajajajajaja
      Besinos

      Eliminar
  3. ¿Desnaturalizados? Es que estáis muy mal acostumbrados los de ciudad, yo tuve que irme a casi trescientos kilómetros de mi casa para estudiar, así que eso de poder ir a casita todos los días era una utopía. Yo volvía a casa más o menos cada tres semanas; ahora lo pienso y me doy cuenta de lo mal que lo tuvieron que pasar mis padres.... A Consuelo sólo le queda este añito aquí, el que viene, si Dios quiere, también será universitaria, y al igual que su padre o yo, estará a bastantes kilómetros de casa... Aynssss!!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te doy toda la razón que estamos mal acostumbrados, que sí, pero a mi favor tengo que decir que el mayor lo tengo muy muy lejos, lejísisisisimos ;)
      Besinos

      Eliminar
  4. Mis peques ya están de bajón porque empiezan las clases, pero de más bajón estoy yo de tener que estar todos los días de un lado para otro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bufff sí Carmen, la verdad es que el cole no sería tan malo sino fuese porque va acompañado de mil y una actividades que nos traen a mal traer a las mamis, la verdad es que hay veces que hubiera preferido tener hijos menos activos y más setas :)
      Besinos

      Eliminar
  5. Pues si, nuevo curso, y como todos, distinto. La niña a ver si afianza, el niño que siga bien y mejor, que puede. Y los dos con inglés nuevo, que falta les hace... Y haciendo planes, a ver cuantos paseítos hay que darse por la tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí sí, lo peor del cole son las tardes y sus extras. Cuando eran peques para mí lo peor era encajar el judo, el basket, la gimnasia y el inglés para que ninguno tuviera que quedarse a la puerta esperando, la verdad es que lo resolvía con encaje de bolillos y corriendo todo el día de un lado para otro.
      Un año nos fuimos mi marido y yo una semana en plena vorágine escolar y a la vuelta mi madre muy seria me dijo "hija, no sé como no pierdes a alguno con tanto trajín"jajajaaja
      Besinos

      Eliminar