sábado, 14 de septiembre de 2013

Sábado



Hoy no es un sábado más, es el último sábado en que Primogénito está en casa antes de volver a Londres, y el último antes de que la rutina del cole de Peque se instaure en nuestras vidas con el consiguiente desorden de personalidad en mi hija. Porque de verdad que hay veces que es como Chucky, el muñeco diabólico, y otras como una muñeca Tarta de fresa, toda dulzura...




Pero eso es otro tema ... los cambios de humor de la niña sin saber porqué, que paso de ser "lamami más majosa del mundomundial" a la que cubre de besos y achuchones a la madre a la que sólo suelta bufonazos y malas contestaciones.

Estoy abajo en el salón y desde aquí las estoy escuchando a las dos arreglarse para salir y al hermano protestar porque no callan ni debajo del agua y no hacen más que entrar y salir del baño entre risas,  y protesta porque no me dejan oir la tele, pero hoy protesta con la boca pequeña, yo creo que ya está en capilla, al pobre no le queda casi nada para volverse a marchar hasta Navidad, aunque hoy se niega a empezar a preparar las cosas, el lunes a estas horas ya estará volando rumbo a Londres.

A lo que iba que me disperso, están las dos arreglándose para salir, Pre pasó la mañana pasando apuntes mientras Peque forraba los libros nuevos. Y ahora, ambas están entre risas vistiéndose, Peque va persiguiendo a Pre por toda la casa, y en este momento entre chillidos y risas lavándose los dientes juntas, en el único baño que sólo tiene un lavabo, que nunca entenderé si tienen un baño para ellas con dos lavabos porque tienen que bajar al de abajo para lavarse los dientes. De pronto se asoman a la barandilla que da al salón y Peque dice "mami mami ¿a que va mónisima tu hija?, le preparé yo la ropa, porque como va a salir por ahí a ver si se busca un novio guapo ahora que ya está en la Universidad" la carcajada ha sido generosa, como para no, por supuesto le alabo el gusto con el conjunto y también lo guapa que ella va y entonces me dice "¡pero qué dices? loca, ¿me has visto bien? (no veo nada raro, abro más los ojos y sigo sin ver nada extraño, pantalón corto y sudadera, vale que no se ha puesto en plan hoy es sábado voy monísimadelamuerte, pero vamos tampoco es nada extraño) si yo llevo ropa que pueda manchar porque hoy vamos a casa de L. a jugar al twister con pinturas, así que ropa que si estropeo y llega para ir directa a la basura no pase nada, ¿vale?". Y yo me quedo mirándola y pienso que no sé que le pasa a esa ropa para que ya tenga que quedar como ropa para llevar a manchar de pintura, pero bueno....

Y me hace gracia verlas así, a las dos, siempre unidas, aunque a veces se griten y se tiren los trastos a la cabeza, porque a veces parece que no se soportan y se dan voces, pero la mayoría de las veces son momentos como el de hoy, de complicidad entre ambas, siempre ha sido así y espero que siempre sigan siendo así.

Con Primogénito, al ser chico, tienen sus momentos, y estoy segura que mañana que es día de vísperas para todos, será un día de esos en los que los tres cuchichean y se ríen a lo tonto e incluso jugarán a algo, como cuando eran pequeños. Y al verlos, a mí se me hará más cuesta arriba que el lunes Primogénito vuelva a marcharse de nuevo. 

Ahora me toca hacer labor de chófer, comienza el reparto de niñas, una a casa de C. "a terminar de arreglarme y pintarme un poco que estoy un poco gris" y Peque apostilla "sí, la verdad es que como no te pongas un poco de "unte", así no conseguiremos que tengas un novio decente" y otra a casa de L. a llenarse pintura...

8 comentarios:

  1. Que triste cuando llega el momento de marcharse. Yo estaba en el otro bando. En el del hijo que se marcha, pero me costaba mucho dejar la casa familiar para volver a la rutina lejos de los míos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, es muy triste, a pesar de que sé que es por su bien, pero... además le ves que a él también le entra un poco de congoja aunque se marche porque quiere y contento.
      Besinos acongojados :(

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Hola y bienvenido, gracias por tu comentario tripe jajajaja (te he borrado los otros dos, me imagino que algún error de servidor).
      Pues sí así es... y es muy duro...
      Besinos

      Eliminar
  3. Qué penita Primogénito; y qué alegría las dos juntitas :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, así es la vida con hijos, por un lado te dan alegrías y por otro tristeza :(
      Apenas se nota que hoy estoy un poquito bluf, a que no?
      Besinos

      Eliminar