jueves, 10 de octubre de 2013

Los celos de Peque

Decir que Peque odia a los niños pequeños es mucho decir, pero se acerca bastante a  la realidad. No le gustan nada, nunca le gustaron.
Ella fue la que "bautizó" a su prima M. como "la asquerosina" cuando sólo contaba con un par de días. La niña nació estando nosotros de viaje con Peque en París a consulta médica, tenía Peque seis añitos. La víspera de volvernos nos dieron la noticia de que mi cuñada había tenido a M. y Peque emocionada nos llevó a las Galerías Lafayette a comprar un muñeco/regalo para llevar a la nueva primi, desde que nos dieron la noticia todo el tiempo diciendo que había que comprar un regalo para la primi. 
Hasta aquí todo estupendo. Teniendo en cuenta que Peque con la siguiente en la lista (de primos) se lleva un año y con el siguiente no llega a tres, que siempre que saliamos con amigos con niños más pequeños que ella nunca sintió mucha atracción pero tampoco desarrolló un odio visceral, vamos, con esos antecendentes nada hacía presagiar su reacción cuando vió al bebé.

Llegamos a casa de mis suegros y vecinos, besos a todos, Pre corriendo a ver a la nueva primi, yo con ganas de achucharla, y Peque, ella ni se acercó y cuando la instamos a que lo hiciese arrugando la nariz dijo "¿por qué tengo que mirar a la asquerosina? huele mal y no me gusta" . Al cabo de unos días Pre tenía ganas de ir a casa de los Titos porque estaba su tía con el bebé, cuando nos disponíamos a salir de casa preguntó "¿estará la asquerosina?", así que la pobre bebé quedó bautizada como "la asquerosina".

No se acercaba a ella, y cuando yo la tenía en cuello, rápidamente hacía lo que fuera por llamar mi atención y a ser posible que dejase a la "asquerosina". La verdad es que la pobre M. según fue creciendo hizo lo posible y lo imposible por agradar a Peque, pero ella empeñada en que no le gustase nada de lo que la otra hiciera. ¿Lo peor?  durante un tiempo a la niña todos lo llamábamos "la asquerosina".

Al año siguiente llegó otra primi, bueno, pues a esta ni fú ni fá, no le gustaba pero tampoco reaccionó tan mal, quizás se fuese acostumbrado, pensamos todos.

Pero al cabo de unos años "asquerosina" tuvo una hermanina, en un primer momento Peque la bautizó como "asquerosina dos". Todos decidimos que el problema que tenía Peque no era con los primos pequeños, sino de quién eran esos niños. Los celos venían porque era mi cuñada, la pequeña, la mamá de esas primas, y claro, toda la atención que ella recibía hasta ese momento de su tía había que compartirla y eso era lo que no le gustaba nada, y eso que mi pobre cuñada hacía lo imposible porque las niñas no se sintieran desplazadas, pero como buena hija pequeña no quería compartir a su tía con nadie.

Pero al contrario que ocurrió con M. le duró poco el nombre, quizás porque Peque se estaba haciendo mayor o porque "asquerosina dos" es un bicho, muy simpática pero un bicho bicho. De echo la niña siente adoración por Peque, yo creo que porque las dos son dos bichos y están a ver cual de las dos la arma o Peque ayudando a su prima para que la arme bien armada....

En aquella época cuando Peque se ponía un poco "tonta" le decíamos ¿qué te parece si traemos otro bebé a casa? su respuesta nunca se nos olvidará "yo siempre seré el bebé de la casa y no necesitamos más".

Esto viene a cuento, porque como no podía ser de otra manera esta temporada toda la familia estamos pendientes de Preuniversitaria ahora reconvertida en universitaria. Todas las conversaciones giran alrededor de ella y su nueva andadura.

Por poneros en antecedentes, la niña no estudia en nuestra ciudad sino a 29 kilómetros, que ya sé que no es nada y todos lo hemos hecho, lo que se traduce en media hora en autobús y algo más en el universitario por eso de las paradas. Cuando regresa, el autobús universitario la deja casi a las 9 de la noche en una parada dónde bien podría coger un autobús que la acerque a casa, pero como ya es de noche y a mí me dá nosequé quéseyo pues bajo a buscarla y como la mayoría de los días come por ahí, pues la cena siempre o casi siempre suele ser a su gusto. Bien, pues el otro día fue Peque conmigo a buscarla "pues no sé porqué hay que ir a buscarla puede corger el bus y como mucho bajar a buscarla a la parada" (todo un detalle de su parte que al menos no quiera que su hermana vaya a casa caminando por el camino) y según se subió Pre al coche y comenzamos a hablar de cómo le había ido el día, Peque no hacía más que incordiar "pues a mí me da igual, pues vaya rollo, si no nos importa, si mami solo te pregunta por quedar bien pero no le importa nada...." en plan broma para picotear a su hermana, pero sé yo que en el fondo un poquitín en serio, claro que ya cuando le pregunté ¿Qué te apetece cenar hoy? Peque casi se me muere, comenzó a aspaventar de manera exagerada"ohhhh ahora sólo se le pregunta a la niña, claroooo como va a la universidad, a mí que me zurzan" ante el ataque de risa que nos dio a las dos y mi pregunta "¿qué pasa que ahora eres  un bebé?  sólo se le ocurrió contestar "ya lo sabes, yo siempre seré el bebé de la casa"


6 comentarios:

  1. Es que los pequeños a veces....Tela marinera. :P
    Una de cal y otra de arena, no te queda otra porque sino la pequeña estará todo el día diciendo que claaaaaro como Pre es la favorita y ela la opoooobre cenicienta :P
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, los pequeños y los medianos, porque Pre pasa el día "clarooo como yo estoy en el medio ni fú ni fá" la cosa es quejarse de algo, pero Peque siempre tiene que ser el ombligo del mundo jajajaja
      Besinos

      Eliminar
  2. Por desgracia no hay edad para los celos. Seguro que lo de su hermana se le pasa, pero me da pena "la asquerosina". Su hermana ha conseguido encandilar a Peque, pero seguro que en el fondo para ella es si ídolo a quien imitar ( qué mal me he explicado, la idolatrada peque, y la adoradora "asquerosina").

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, eso se pasa, en el momento en que ya no le prestemos tanta atención, que nos acostumbremos a la nueva etapa, de todos modos sólo le duran los celos ese momento, no son duraderos .
      Lo de "la asquerosina" fue otro cantar y te explicaste a la perfección, pero no creas, son muy distintas, la que idolatra a Peque es "asquerosina dos" jajajajajaaa
      Besinos

      Eliminar
  3. ¡Pobrecilla!, oye, yo la entiendo perfectamente porque he pasado por eso con mis hijas, y eso que eran hermanas, cuando llegaron las gemelas, la mayor tenía siete años y me decía a gritos a diario que ella me había pedido un hermanito, no dos.

    Yo creo que eso va intrínseco en la edad cuando hay menores alrededor.
    Pero también creo que ellas lo pasan mal en esa etapa....hastaque se les pasa, que todo tiene su tiempo. Pobre Peque.

    Besotes apretaos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo creo que la pobre lo pasó fatal también, los celos con su hermana no me preocupan, son momentáneos y en el fondo se adoran y se complementan muy bien.
      Besinos

      Eliminar