domingo, 17 de noviembre de 2013

Domingo

Vuelve a ser domingo tarde, y ha llegado la lluvia y el frío, así que aquí estoy en el salón, un telefilm de fondo, la chimenea y el ordenador, pero hoy domingo no están aquí sentadas conmigo porque tienen mucho que estudiar, Peque tiene 7 exámenes en 4 días y LaMediana tiene su primer exámen en la facultad dentro de dos semanas, así que cada una en una habitación estudiando. De vez en cuando baja una a atacar la cocina, porque hay que ver cómo les gusta a estos hijos míos subir y bajar las escaleras para atacar la cocina, pobre cocina que me la dejan que parece que ha pasado un ejército de térmitas por ella después de un fin de semana de encierro estudiando. A veces, cuando bajan entran aquí para suspirar ¡cuanto tienen que estudiar y qué dura es su vida! otras veces alguna se asoma desde arriba para llorar ¡qué triste es su vida!

Porque este fin de semana no iban a salir, que había mucho que estudiar, ya que los últimos días de la semana no habían hecho mucho, más bien no habían hecho casi nada productivo, que hacer sí que hicieron que pasaron las tardes en el hospital haciendo compañia a su prima pequeña, así que según se acercó el sábado y con su prima ya en casa con el alta, pues ya empezó a haber variaciones a cerca de ese no salir que se reconvirtió en "salir a cenar para airearse", porque el viernes Peque sólo salió a comprar castañas después de clase, sin embargo LaMediana y a pesar de que le daba mucha pereza, tenía unas ojeras tremendas, mezcla de agobio y cansancia,  tuvo cumple de una de sus amigas, M., y claro está salió, pero la novedad llegó este fin de semana en lo referente al regreso. Ayer por la tarde cuando llegué de hacer unos recados, me encontré a LaMediana sentada en el sofá del cuarto de estar con su padre y según me ven me dice el padre de las criaturas he llegado a un acuerdo con tus hijas, suben las dos a las once en taxi , los ojos como platos, ¿taxi? ¿Peque a las once? ¿nos estamos volviendo locos o qué nos está pasando? ¿Desde cuándo Peque llega a casa a las once de la noche? salvo si está en casa de alguna amiga, claro está, que si es así claro que sí puede ser que la vaya a recoger yo o algún otro padre madre, a las once o incluso algo más tarde, dependiendo. Pero estando por la calle, y no siendo las fiestas del Grupo o el día de los fuegos, no. Así que antes de ponerme como una energúmena, y fruto del cansancio, tiré las bolsas con las que llegué cargando, me senté y sencillamente pregunté ¿y eso? alguien me lo explica, por favor. Sin problemas, dice el Padre, bajan las dos a las 8, bueno, las bajas, y hablé con LaMediana y me dice que sólo piensa salir hasta las 12 más o menos, así que adelanta la subida, y Peque está encantada con quedarse hasta las once, y cogen las dos juntinas un taxi para subir y así no bajas tú a buscarlas. A ver, tengo que decir, que en esos momentos casi ni pienso del cansancio que tengo, así que sólo soy capaz de decir, vale, me parece perfecto, pero antes tiene que decirme Peque bien cómo es el plan de hoy con quién va a estar y dónde. 

Primero interrogo a Peque sobre con quién, dónde, horario de vuelta de las demás, y compruebo fehacientemente con quién y hasta qué hora iban a estar. Luego hablo a solas con el padre de las criaturas si le parece bien dejarlas a las dos subir en taxi, que me da "cosa" y me convence, o me dejo convencer y es que no os podéis imaginar el agotamiento que tenía yo ayer, diciendo que sí que ya sé que a las once podemos ir cualquiera de los dos a buscarlas, pero que si un día queremos salir a cenar, o lo que sea, que ellas se acostumbren a volver las dos juntas en taxi, así que no sé si fruto del cansancio o la promesa velada de no tener que estar siempre supeditados a sus horarios para poder salir nosotros, doy por bueno el plan, avisando, eso sí, insisto que no quiero a Peque sóla en ningún momento y que dejaré el coche fuera por si quieren que las baje a buscar, que no me importa bajar por las dos. 

Estando así las cosas, la primera que me llama a las 22.20 es LaMediana, que su hermana tiene el móvil apagado, y que así mal van, al cabo de un ratín pipi pipi, guasap de Peque, que ya habló con su hermana que van juntas L,P y ella, que esperan con ella hasta que llegue LaMediana. Se lo estoy contando a su padre y vuelve a sonar el móvil, que ya están juntas las dos y van a coger el taxi.

Según llegan a casa lo primero que dice LaMediana "no me gusta nada coger taxi, me da miedo, y eso que este era muy majo, hasta esperó que entrásemos en casa, porque cuando ibamos a coger el taxi el que nos tocaba no nos gustaba tenía mala pinta y esperamos hasta que se fue" "tenía pinta de loco mami"sentenció Peque "pero a mí no me importa coger un taxi, eso sí sola no, pero no me importa, aunque prefiero que me bajes tú a buscar, claro" "pues a mí no me gusta" ¿no eres tú la que dices que te deje hasta las tantas que subes tú sola en taxi? "no, casi que no, yo sola en taxi, me muero de miedo, llamo a tita y voy a dormir a su casa si tú no me bajas a buscar"

Conclusión, que como novedad estuvo bien, que no creo que me libre de subir y bajar al menos hasta que llegue Primogénito en  Navidad, que si quiero salir por ahí las niñas siempre puede subir juntas en taxi, previo desembolso de mami, claro está, y que como siempre supimos, Peque siempre le sacará las castañas del fuego a su hermana. 

14 comentarios:

  1. Uyyyyy, salidas y llegadas. Mi Peque/mayor particular por ahora apenas sale, y cuando lo hacen van a El Corte Inglés, a merendar, al cine de vez en cuando... En esas ocasiones, en invierno, prefiero irla a recoger. Me da cosa que coja el autobús sola, que es la alternativa. Cuando salga más tarde, pues creo que no me quedará otra que ir a por ella. En los alrededores de mi casa no suele haber mala gente, o mejor dicho, no suele haber gente... y eso no me gusta. Porque esconderse uno por ahí, para darle un susto o lo que sea, es bastante fácil. Pero ya lo pensaré cuando llegue, que por ahora estoy muy tranquila.
    Lo que no entiendo es que les den miedo a tus hijas los taxis. Yo los he cogido desde muy pequeña, y cuando ven jóvenes educadas, las tratan muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Sara, es que LaMediana es una miedosa tremenda, está tan mal acostumbrada a que la taxista sea yo!!!, Primogénito te puedo asegurar que con su edad si quería llegar más allá de las 12 de la noche subía en taxi, salvo alguna excepción, pero por norma general siempre dijimos que el último "taxi a casa" salía a las 12 de la noche. El padre de las criaturas lo sigue diciendo, y haciendo, pero entonces voy yo y bajo a recogerla, salvo que esté su hermano y vuelvan juntos.
      Besinos

      Eliminar
  2. Hummm....En principio yendo las dos juntas yo no le veo problema a que vuelvan un día a las 11, lo del taxí tampoco, el económico quizás, que te sale por una pasta, pero ya te lo comenté en alguna ocasión, yo lo que tengo claro es que no voy a hacer de taxista de mi hija, no sé si es egoismo, pero no supedito yo mi vida a la de la niña porque no, o es factible y vuelve acompañada o se queda en casa, aunque entiendo que vivir fuera de una población debe dificultar este asunto.
    Si me permites, me quedo con la foto del principio, que da un gustito verla ahora con el frío y la lluvia...
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo problema no le veo, salvando el económico, que menudo plumazo!!!, pero ¿qué quieres que te diga? que me quedo más tranquila bajando yo, no por el pobre taxista, que yo si salgo de noche nunca llevo coche, que los taxistas también tienen que trabajar jejejee, pero así también sirvo de control, qué quieres que te diga, y que las 11 Peque fuera de casa, va a ser que no, que sólo tiene 15 años y a ésta me la conozco yo, que un día son las 11 y lo coge ya como costumbre!!!
      Y el miedo de LaMediana es que no lo puede evitar, es una miedosa compulsiva para risas de sus hermanos, claro está.
      Toda tuya la foto, se estaba de un agustito...., no hay más que ver a Sally
      Besinos

      Eliminar
    2. Claro, el problema es que no se puede abrir la veda, las dejas un día y se creen que ya es un derecho adquirido, lo entiendo

      Eliminar
    3. Exacto Inma, si ya empieza a hacer de abogada de su hermana, el sábado nos dijo que "le daba verguenza cuando sus amigas le preguntaban hasta qué hora dejábamos a LaMediana, decir que hasta las 12/1, porque la gente con 18 sale los sábados normales hasta las 5/6" y sé yo que eso lo dice porque así va preparando el terreno, que no digo yo que no sea lo habitual, pero mientras no se me vaya más la pinza, va a ser que no.

      Eliminar
  3. Los que vivimos en pleno campo estamos atados a ser el taxi de los niños hasta que tengan carnet.
    Imagínate lo que lo han utilizado que hasta hace como dos años ¡no sabía que en mi pueblo había taxi!
    Te tocará subir y bajar. Que se saquen el carnet de conducir cuanto antes :P
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. uff pero si da igual que tengan carnet, Primogénito lo tiene y si sale de noche subir sube en taxi, pero te imaginas quién lo baja, verdad? y además a veces ya que le bajo a él me toca hacer recorrido turístico por la zona ejerciendo de taxista. Eso sí, otras veces, no sólo me hace él de taxista bajando a las niñas, sino que, al menos a LaMediana la sube él.
      Besinos

      Eliminar
  4. Jajajaja. Me has recordado a la de veces que usé a mi madre de chófer hasta que empecé a irme yo solita en taxi. Y qué mayor me sentía, oye... Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si es que estos hijos son unos aprovechados jajajajajajaa, yo viví en el centro así que nunca tuve que utilizar a mi madre, bueno nunca no, sólo cuando había fiestas en casa de alguna amiga que vivía a las afueras jejejejee
      Besinos

      Eliminar
  5. Los míos no salen mucho (bueno, casi nada, la verdad), pero cuando se han quedado algún día hasta más tarde, he sido yo el taxista. Así me quedo más tranquila, aunque digan que los van a acompañar, prefiero ir yo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo siempre bajo a recoger a LaMediana, salvo que vuelva con su hermano cuando está, pero eso no sucede muy a menudo ya que Primogénito aprovecha los días que está y que además coincide con vacaciones, así que mucho no puedo contar con él, a Peque la verdad es que tengo suerte que tiene amigas que viven también por aquí, así que a veces nos turnamos las mamis y algún viaje me ahorro, bien sea el de bajarlas o el de recogerlas.
      Lo del sábado fue una novedad que no sé cuándo se repetirá, como experimento pues estuvo bien, ellas vieron que subir en taxi no es tan terrorífico y que en caso de apuro no creo que les cueste tanto como esta vez.
      Besinos y disfruta de tu día

      Eliminar
  6. Buf, no llevo nada bien eso de que salgan por la noche ... y los 2 mayores (sobre todo la mayor) lo hacen de vez en cuando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí no me hace ninguna gracia, si supieran lo contenta que estoy el finde que no salen ....

      Eliminar