lunes, 11 de noviembre de 2013

Mi coche


Iba el otro día en el coche y oí a Belén Rueda decir que le encantaba conducir y que su coche era una prologanción de su casa. Me quedé pensando ¿y mi coche? ¿es una prolongación de mí, de mi casa? ¿Me gusta conducir o simplemente conduzco porque no me queda otra?
 
Sí me gusta conducir, ir sola en el coche, con la música que yo quiera y mis pensamientos. También me gusta cuando voy con ellas, incluso cuando van los tres, esas conversaciones con ellos. O cuando la noche de un sábado recojo niñ@s , incluidos sobrinos y se ríen y cantan a Pablo Alborán a gritos y cuentan cosas y C. con sus diecisiete añazos me dice muy serio "Tita Cova, lo que pasa en este coche se queda en este coche que uno tiene una reputación que mantener"

Belén Rueda decía que en el coche llevaba patatas, bebidas, como si fuese su casa y me dí cuenta que yo en el mío, no llevo patatas, no, yo llevo patatas, paquetes de galletas, de chicles, de los más variados sabores, sin abrir, a medias, algunos "pegañosos" porque llevan ahí desde tiempo inmemorial e incluso vacíos,  botellas de agua varias y en el mismo estado que los chicles, pero ¡eso no es nada!, no, porque también llevo, guantes, bufandas, gorros, gomas de pelo, orquillas, cepillos, colonias varias, crema para el sol, para la cara, multiples gafas de sol, abanicos, paraguas de todos los tamaños, que esto es Asturias y ya se sabe que en cualquier momento empieza a llover, unas gafas de ver para cuando me olvido las mías, un pequeño neceser de maquillaje, desodorante, toallitas,que nunca se sabe todo lo que puede pasar desde que salgo de casa, paquetes de kleenex nuevos, medionuevos e incluso vacíos, que eso es muy de mi casa y de mis hijos, de todos ellos, dejar los paquetes de lo que sea vacios pero bien colocados en su sitio, ya sean galletas o kleenex, en el coche o en el armario de los desayunos. Importante, un rollito de esos de quitapelusas, para esos días que justo al salir de casa viene Jacko a refrotarse dándome/dándose mimos y el pantalón negro, sí porque eso siempre pasa cuando voy de pantalón negro, pasa a estar cubierto de pelos de perro. Que por llevar, llevo en el maletero hasta unos zapatos negros, que siempre te sacan de un apuro. Amén de una bolsa llena de bolsas, por esa costumbre que tienen ahora de no darte bolsas en el super y que voy almacenando, porque nunca me acuerdo de sacar las bolsas del maletero.

A lo que iba, que mi coche es una prolongación de una parte de casa, pero sólo mía, bueno a medias compartidas con mis hijas. Que ellas son las culpables de la mayor parte de las porquerías, entendiendo por porquerías paquetes/botellas de lo que sea empezados, acabados y ahí dejados.  Que un día voy a coger el coche y ya verás me va a salir un gigantobicho que me saludará, lo veo venir.
 
Por eso, no me extraña cuando llega Primogénito de vacaciones al coger el coche lo primero que hace es empezar a protestar, que cuánta porquería, si no tengo sitio ni para colocar el móvil, la cantidad de trastos que llevas ahí, voy a tirarlo todo,.... Pero es que hay que pensar que hay días que salgo de casa a las 7.45 am y cuando llego pueden ser las 21.00, que estoy fuera más de doce  horas, y hay muchos imprevistos que pueden surgir a lo largo del día que si el coche va full equip se pueden solucionar.
 
Hoy, por ejemplo y sin ir más lejos, he llegado a la oficina, meto la mano en el bolso buscando la funda de las gafas... busco, no encuentro, meto la cabeza, literal, en el bolso gigante sigo sin ver, empiezo a sacar cartera, agenda, llaves de casa, las del coche, siguen saliendo cosas ¡anda mira el pendiente que había perdido! vacío el bolso encima de la mesa pero de las gafas, con funda o sin ella,  no hay rastro ninguno. Pero no pasa nada, no tengo que ir hasta casa a buscarlas o terminar con un dolor de cabeza terrible, cojo las llaves del coche, bajo al aparcamiento y ahí están las de repuesto!, para que luego diga Primogénito que llevo el coche lleno de trastos, que no que no, que lo que llevo son cosas de necesidad.



17 comentarios:

  1. Como quien dice, ese coche tiene todos los extras! Yo también lo llevo hasta arriba, pero en mi caso de lo que más abunda son juguetes, a veces tengo que hacer recolección porque nos quedamos sin ninguno en casa!

    María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayy María, en mi coche la época de los juguetes y los globos ya pasó aunque todavía llevo pegada un par de pegatinas en los cristales como recuerdo jejejeeje
      Besinos

      Eliminar
  2. ¡¡¡Dios has descrito mi coche!!! Solo te han faltado los siete cuchillos. jajajajaj
    Mi coche siempre ha sido mi segunda casa y en muchas ocasiones, la primera porque de puro esperar a los niños, comerme el tupper en el parque, maquillarme en los semáforos...
    Lo has descriot perfectamente. No son porquerías, son cosas absolutamente necesarias. :P
    Besazo, me ha encantado el post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajaja yo pensaba que era la única, bueno yo y mi amiga V, que también "vive" en el coche :)
      Besinos

      Eliminar
  3. Eso es como mi bolso. Parece un saco mágico sin fondo. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es que hay que estar muy preparada cuando se pasan muchas horas fuera de casa :)
      Besinos

      Eliminar
  4. Me uno al club. En mi caso es aún mejor, porque es muy pequeñito y se puede aparcar casi de lado, pero claro el maletero va en proporción, y teniendo en cuenta que mi equipo de pádel no sale de ahí, poco sitio queda. El resto lo llenan las bolsas para el súper, que vacías me caben, pero llenas, no más de una, jajaja. No lo había pensado nunca así, pero si que me encanta mi coche. ¡Te quiero cariño!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué sería de nosotras sin nuestro coche!!!! y sobretodo sin todo lo que llevamos en él!!! jajajajajajaa
      Besinos

      Eliminar
  5. Jajajaja, aunque no conduzco y no tengo coche soy capaz de entender y ponerme en tu piel, en vuestra piel.
    Con lo previsora que yo soy me imagino que llevaría respuesto en el coche de casi todo por si acaso, estoy segura, y eso con los hijos ya mayores, cuando eran chiquitos no quiero ni imaginarme, eso sería casi como una caravana.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Inma, ahora que no nos oye nadie, confieso que un día creí morirme hace un montón de años, siendo los niños pequeños, cuando en un control en el puerto la Guardia Civil me hizo abrir el maletero del coche, y empezaron a ver aquello, a lo que por aquel entonces se sumaban juguetes varios, incluida una red llena de balones de baloncesto, uno de ellos que era más joven me miraba con una cara rara rara, que se notaba que no sabía qué pensar de mí, hasta que el otro le dijo "ese es un coche de madre, no creo que vayamos a encontrar nada de lo que buscamos en él" :)
      Besinos

      Eliminar
    2. Jajaja, si algún día me dedico al tráfico de algo, ya sé lo que hacer

      Eliminar
  6. Jajajaja. Yo no tengo coche así que lo que se convierte en la prolongación de mi casa es mi bolso. Es como el de Mary Poppins, el pobre... Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. suele pasar sí, lo bueno del coche es que no tienes que llevarlo al hombro jajajajaaa ¿lo malo? que acumulas que no veas jajajajaa
      Besinos

      Eliminar
  7. Yo no lo llevo con muchas cosas, pero con eso de vivir en el campo en verano y tener 500 metros de camino sin asfaltar, sumado a los innumerables viajes que hago al pueblo al cabo del día, dan como resultado que el coche sea de color naranja en vez de negro.
    Cuando terminó la vendimia lo llevé al lavadero y estuvieron ¡CINCO! horas limpiándomelo. No sé cuántas aguas tuvieron que darle para que se le fuera el barro y por dentro sacaron lo que no está escrito. Una vergüenza. Lo sé.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mío por fuera da el pego jajajajajjajaajaja, el interior es el que "canta" por la cantidad de cosas que van dentro, pero que son de primera necesidad y me han salvado en más de una ocasión.
      Besinos

      Eliminar
  8. Jajaja, pues yo conozco varios así, el mío, no, desde luego, pero porque no tengo.

    Yo suelo decirle a una amiga, que el día que se olvide la cartera en casa y no lleve dinero, con tada la tranquilidad del mundo puede abrir el maletero y montar un mercadillo de urgencias y sacarse una pasta gansa, jajaja.

    Cualquiera sabe lo que llevaría yo si lo tuviera.

    Besos apretaos, Covadonga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué sería de nosotras sin nuestros coches, jajajajajaajaja
      Besinos

      Eliminar