miércoles, 26 de junio de 2013

Hace 18 años...

Sí, hoy dentro de unas horas, hace 18 años que nació Preuniversitaria. No sabía si era niña o niño y no porque no quisiera saber, sino porque la niña, y a pesar de que el ecógrafo quería no se dejó ver, en ninguna de las múltiples ecografías que me hicieron, nada, fue misión imposible. Después de su nacimiento la gine me dió todo el historial que incluía los informes de las últimas ecografías y en las que ya desesperado el ecógrafo escribió "imposible determinar con total exactitud el sexo del bebé, se presume niña pero no se asegura".Así que ante la duda fuimos al hospital con la incertidumbre de si niña o niño.

Fue un embarazo normal, más o menos, a partir del sexto mes tuve que estar a reposo porque la niña había cogido postura y empezaba a querer salir, conseguimos que aguantase hasta el octavo mes y tal día como  hoy, nos fuimos al hospital con una canastilla en blanco, toda la ropa era blanca, así no traumatizaríamos al bebé. Entonces le vimos la carita y descubrimos que era niña, una niña preciosa, como una pepona pelona, redondina y guapísima.... hasta que empezó a llorar. Porque fue una niña llorona a más no poder, si su hermano había sido un bendito que sólo comía y dormía y dormía y comía, ella no. Ella dormía un poco, comía mucho y lloraba. ¿Por qué?, por cualquier cosa, sí sí, le molestaba todo. Hacía pis y lloraba, había que inmediatamente cambiarle el pañal. No había luz y lloraba, no soportaba la oscuridad,... y así hasta el infinito y más allá.

¿Estaba tranquila? a ratos, no muchos. ¿Dormía? algo, a ratos y no mucho. Cuando me preguntaban por la calle, tanto echaba por la boca que su hermano decía "pero es guapina", para compensar todo lo que salía por mi boca. Y sí que lo era, era guapísima. Y lo sigue siendo. Y ahora duerme, si la dejamos, como las mantas que se dice, desde hace unos años está recuperando el sueño perdido en esos primeros años de su vida.

Ha decidido estudiar Psicología y Derecho, a la vez, una de manera presencial y la otra por la UNED. Es una buena niña, buena estudiante, buena amiga de sus amigos, cariñosa, charlatana, inquieta y dormilona, amén de guapísima.

FELIZ MAYORIA DE EDAD, HIJA




viernes, 21 de junio de 2013

Fin de curso

Peque está a puntito de terminar el curso escolar. Un curso en el que ha habido de todo. Recuerdo sus llantos, súplicas, enfados, cuando a dos días de comenzar el curso, teniendo ya todo preparado para el colegio, nos llaman del cole en el que estudiaba Pre  para el que habíamos solicitado plaza y había quedado en lista de espera, para preguntar si seguíamos interesados. Lógicamente así era, al menos nosotros. Ella ya no, ya estaba con las ganas de comenzar el curso con sus compañeros de toda la vida y en el cole  en el que llevaba desde los tres años, bueno en realidad desde que nació, ya que cuando tenía dos años ya había participado en una obra de Navidad del curso de su hermana haciendo de Niño Jesús....
Y de pronto ¡zas! cambio radical, nuevo colegio, nuevos compañeros, nuevos profesores... todo nuevo hasta el uniforme, en apenas 48 horas. Aunque tenía amigas, algunas desde pequeñitas, que iban al nuevo cole, las vísperas fueron muy duras (menos mal que sólo fueron un par de días), muchos nervios, mucha incertidumbre, muchos lloros desconsolados, como sólo los adolescentes saben llorar, parecía que el fin del mundo estaba a punto de llegar.
¿Cuánto duró? hasta que comenzó el cole, ni más ni menos, y eso que no estaba en clase con ninguna de sus amigas, que también fue mala suerte, o no. Porque a la vista de los resultados, de adaptación no académicos, esos los dejamos para otro día, la niña se adaptó fenomenalmente. La semana pasada me contaba que uno de los días que habían ido a la playa (españoles y escoceses) no sé muy bien cómo ni porqué salió el tema de cuanto tiempo llevaba ella en el cole, unos decían que toda la vida, una de sus amigas más íntimas,  que había entrado cuando ella en 1º ESO, opinión compartida por la mayoría de ellos "le pregunté a R. que nos conocemos desde los 3 años y me dice "el año pasado, este es el segundo año que estás en el cole", yo flipé mami, todos piensan que llevo en el cole ya un montón con ellos" Claro que la que "flipaba" era yo,  con todo lo que tuve que aguantar, las malas caras, los enfados, los lloros... y es que ya me lo dijo hace un montón de meses su tutor, cuando fui a la primera tutoría para ver qué tal le iba a la  niña "como si llevase en el cole toda la vida"
Y es que ella ya se considera "macu". Está feliz, con sus compañeros, con el cole, con todo lo que ha vivido gracias al cambio de colegio, incluido el intercambio con los escoceses, las fiestas colegiales, todo. Sigue manteniendo relación con algunos de los ex-compis, no con todos, y cada vez menos, aunque ahora que llega el verano y hay más tiempo libre, seguro que se verán algún día.
En resumen, ha sido un buen curso, a pesar de los comienzos o mejor dicho los previos, porque una vez que el colegio comenzó todo ha ido bien. Eso sí, el  otro día le decía que debía darnos las gracias por el cambio de cole, así había hecho muchos amigos incluidos los escoceses y en especial C., por no habernos dejado chantajear con sus lloros y sus súplicas. ¿Su contestación?, "¿llorar? si tampoco fue para tanto y las gracias ¿por qué?, gracias al cole que  me admitieron y a mis amigas, aunque claro como pa´no, si soy la mejor"  como siempre en su línea.
Pa´matarla, oiga, pa´matarla.

lunes, 17 de junio de 2013

Llegó el fin... o no?

Todo tiene un inicio y todo llega a su fin. La experiencia del intercambio ha llegado a su fin... o no, ya veremos.
Peque se fue a Glasgow una semana en la que no es que lo pasase bien, no, lo disfrutó a tope, hizo nuevos amigos, sobre todo con C., su partner. Se llevó de Glasgow una experiencia maravillosa, tanto con la familia como con C., no quería volver y lloró de alegría al saber que por un incidente debían quedarse un par de días más. En el aeropuerto en la despedida hubo alguna que otra lágrima, pero sabían que en unos días volverían a verse, ya que ellos vendrían aquí. Pero ayer, la despedida era definitiva, el intercambio había llegado al fin y las lágrimas no tenían fin en el aeropuerto.
Tengo que decir que aunque la experiencia me parecía muy positiva para Peque y en cuanto al idioma también muy positiva para todos, me daba un poco de temor. Nunca sabes cómo será la niña, si vas a tener algún tipo de problema con ella, si será muy "british", pero la verdad es que la experiencia fue una maravilla. C. es una niña encantadora, a pesar de tener un español limitadísimo, pero gracias a que nosotros en inglés nos manejamos bastante bien, charlábamos mucho con ella, es un encanto de niña, charlatana como Peque y como decimos por aquí muy rica, un encanto de niña. 
Ha pasado una semana en la que no han parado, tanto con las excursiones que el cole les organizaba, en la que obviamente, no podía faltar una visita a Oviedo o a Covadonga, pero también con los niños. Se han esforzado un montón por ellos, les han organizado fiestas, clases de surf, y horas de playa que han disfrutado todos juntos, alguna cena o comida en restaurantes tipo americano, pero siempre todos juntos. Y por supuesto, eso sí organizado por el cole, una espicha, sin sidra que son menores, pero espicha, con fotos, vídeos, regalos y canciones "divertídisimo, cantaban ellos en inglés y luego nosotros en español y claro está, acabamos con el himno del cole, como no". Es algo que ellos han agradecido un montón, porque al contrario, cuando estuvieron ellos allí, había grupos, no siempre iban todos juntos, había veces que sí, pero otras veces unos iban a un sitio y otros a otro. Por el contrario, aquí, quizás porque se llevan muy bien entre todos los españoles, siempre organizaban todo juntos, que tocaba día de playa allí iban todos, que había fiesta en casa de L.A. pues todos juntos para allá... Uno de los días que fueron a cenar me contaba Peque que cuando ella se levantó al baño C. les dijo a las que estaban sentadas junto a ellas "I love her very much, she is like me". Y es cierto, creo que son muy parecidas, no fisicamente, C. es la típica niña inglesa rubia hasta límites insospechados y de piel blanca casi transparente. Pero sí se parecen un montón y se han llevado estupendamente.
Claro que el que se lleven tan estupendamente bien tiene segundas partes y esa es la decisión firme de ambas, sin contar con ninguno de sus padres, de que C. vuelve en agosto, sí así, por decisión propia y en firme de ambas dos sin tener en cuenta lo que ningún adulto responsable pensemos. Y no es así, agosto, como fecha, no no. El tres de agosto viene y se queda hasta que vayamos a Altea (segunda quincena) "y viene con nosotros, así que si este año Pre no quiere venir mejor, viene C. que la prefiero". Llegado ese punto, y teniendo en cuenta que la niña no ha dicho ni mu todavía a sus padres del tema, para qué voy yo a convertirme en mamá monstruo negando nada, que sea otra, así que la pelota está en el tejado inglés escocés, aunque como dice Papín "no te fíes que estos ingleses son muy suyos y nos la mandan fijo", que no me importa, que conste, que a Peque le viene genial porque es inmersión total.
Bueno, pues ayer en el aeropuerto vivimos un drama digno del mayor culebrón nunca jamás escrito. Lloraban los escoceses porque se iban, lloraban los españoles porque se iban los escoceses, vamos que allí lloraba hasta el último mono, bueno, no, los chicos intentaban mantener la compostura se abrazaban y se dejaban abrazar pero intentaban aguantar las lágrimas. Ellas iban de unas a otras achuchándose y llorando, se abrazaban las españolas entre ellas con las escocesas, con todas... los papis movil en mano sacábamos fotos. Los profes intentaban primero que facturasen, cuando consiguieron que fueran hacia la fila de facturación fueron todos, españoles y escoceses, la gente en el aeropuerto miraban, sonreían y hasta aplaudían. Desde luego nunca ví una despedida tan emotiva. Los padres observábamos todo desde una distancia prudencial. Y en esa estábamos cuando de pronto, tras haber ya facturado C. sale del grupito en el que estaba y viene hacia mí llorando como una magdalena para abrazarse a mí y entre lágrimas me decía "mum mum, gracias, mum", sí como os podéis imaginar las lágrimas aparecieron en mis ojos también, como no, intentando tranquilizarla le decía que no se preocupase que iba a volver muy pronto, que agosto está ahí ya y ella me miraba con esos ojazos azules y entre lágrimas y sonrisa me decía "yes, yes I´ll come back". Luego se abrazó con Pre, y ambas lloraron, de pronto tras de mí oigo la voz de un padre "buff marcho de aquí, porque tanta emotividad va a hacerme llorar a mí también" giro la cabeza y veo a la mamá de E. con las lágrimas asomando a sus ojos. De pronto todos, escoceses y españoles, hacen un círculo y E. comienza a leer una carta que había escrito y todos los españoles habían firmado, le digo a Pre que se acerque a ver qué era "no sé sólo oigo llorar".
Como pudieron los profes los arrastraron hacia la zona de embarque, y allí ya fue... escoceses que no se quería ir, españoles que no les querían dejar ir. Daba la sensación de que iba a ser imposible conseguir que se soltasen. Finalmente, todos pasaron el control de embarque, y unos de un lado y otros de otro seguían despidiéndose llorando todos.
A última hora de la tarde Peque me dijo que C. ya  había llegado a casa y de pronto le surgió la duda ¿qué hacemos con Universitario en Agosto cuando venga C.?

jueves, 13 de junio de 2013

Mamá Orgullosa



Sí, es cierto, siempre estoy orgullosa de mis hijos, pero hoy estoy que me salgo. Desde ayer por la tarde estoy como un pavo real y ya podéis imaginaros por qué. Salieron las notas de la tan temida PAU y Pre ha demostrado lo buena estudiante que puede ser. Ha tenido unas notas buenísimas, se dejó aconsejar por su tutor personal sobre qué asignaturas escoger para hacer el examen de subir nota (me imagino que a muchos os suena a chino, como a nosotros, ahora se puntua sobre 10 la fase general y otros 4 puntos más se pueden sumar en la fase específica, con lo cual la nota final de PAU y según una fórmula matemática puede llegar a 14) y ha obtenido un resultado muy bueno.
Ahora viene la segunda fase, esa en la que hay que elegir qué carrera estudiar y aunque tiene nota más que suficiente para hacer la carrera que ella en un primer momento había elegido, ayer el abanico de posibilidades se abría, así que todos disfrutamos de la noticia, y Papi ya le pidió, casi suplicó "un momento de tranquilidad durante este fin de semana para sentarnos tranquilamente y barajar todas las posibilidades"
En otro orden de cosas, seguimos con la visita de C. ,nuestra escocesa que sigue sin hablar ni pum de español, Peque está encantada con ella, y yo estoy encantada de cómo se está espabilando con el inglés, que nunca le gustó demasiado, ayer por la noche me decía "me paso el tiempo pensando en inglés, es como cuando estaba en Glasgow, a la camarera cuando me preguntó no sé qué le contesté yes, yes". Me siento un poquito mal, porque veo cómo Peque está aprovechando esta oportunidad del intercambio y por el contrario, las escocesas no tanto, porque no sólo es C., no, son todas. Anoche subía yo a casa a L.A. con su partner y a Peque y C. y L.A. decía que le daba pena porque cuando se sentaban todos a la mesa a comer su escocesa no se enteraba de nada, no como cuando ellas estuvieron allí que aunque les hablaban en inglés ellas les entendía, si no todo, al menos sí podían mantener conversaciones con ellos.Y la verdad es que es una lástima, que los españoles lo estemos aprovechando tanto y por el contrario ellos no, y me incluyo porque toda la familia nos ponemos las pilas con el inglés. Anoche le decía Peque a C. que para el próximo año tenía que volver y saber ya un poquito más de español. Espero que sigan manteniendo la amistad porque sería muy bueno para ambas poder hacer intercambio todos los años.



Así que hoy es de esos días en los que no entro en mí y voy paseando orgullosa como un pavo real, orgullosa de mi Pre hasta límites insospechados. Aunque cuando se me pase habrá que empezar a poner los puntos sobre las íes, ayer ya dejó caer como si no quiere la cosa "mi fiesta de cumple tendrá que ser a tenor del resultado, me lo merezco"

martes, 11 de junio de 2013

Vaya Semanita....

Sin tiempo casi casi ni de respirar, así de líada estoy. Entre unas cosas y otras ni un momento para pasar ni siquiera a saludar!!!

Pasó la tan temida PAU, con sus más y sus menos, unos exámenes calificados de "perfectos", otros con un lacónico "bueeenooo". En unos días tendremos resultados y ver veremos qué ha pasado. De momento, Pre descansando y "echada a la calle" literalmente. Según acabó el último de los exámenes de la PAU, subió a casa, se duchó, se vistió y "de fiesta" "mami, salimos todas a desestresar y a celebrar el cumple de B. que la pobre cumplió los 18 el mismo día que empezamos los exámenes", el viernes, claro está, era viernes así que había que salir y el sábado, como no, Fiesta Fin de PAU en una conocida discoteca de las de toda la vida aquí. Y claro está, su madre como chófer oficial, eso sí con aviso previo de "el sábado no pienso bajar al centro a nadie, por una vez alguna ventaja tengo que tener que vayas de fiesta ahí y yo vivir a las afueras" porque claro está que el sábado la fiesta se alargaba más de lo que me gusta, pero también tengo que reconocer que la niña ya está a puntito de ser mayor de edad, es verano, está de vacaciones y todos sabemos que el verano de la Selectividad, una vez pasada, es el Verano, así con mayúsculas. A ver, que tampoco fué para tanto, o sí, a las 4.30 de la mañana la recogí el sábado, el jueves a las 12.00 y el viernes a las 10.00.

El domingo llegó C., la escocesa del intercambio de Peque, llegaron a las 14.30 al aeropuerto, y allí estábamos padres, niños y profes. Los niños histéricos a la puerta con una pancarta dándoles la bienvenida, cada vez que se abría la puerta para salir alguien chillaban. Como la mayoría eran niñas, unas chicas que salieron ante el grado de histerismo que vieron, preguntaron ¿quién viene en el avión? ¿a quién están esperando? yo creo que debían pensar que venía algún cantante o actor de moda entre las quinceañeras, porque así estaban como si le fuesen a dar la bienvenida a Justin Bieber.
 
Tengo que decir que la experiencia de tener a C. en casa está siendo genial. Ella es una niña muy agradable y simpática.

Llegaron al mediodía y para que no le resultase tan "fuerte" sentarse ya a la mesa en casa con nosotros, fuimos a comer a un restaurante típico de nuestra ciudad. Le encantó tanto el sitio como la comida. Durante todo el tiempo estuvimos hablando con ella en inglés porque como nos dijo " I speak spanish poquito" Al finalizar la comida le dije que ella venía a aprender español así que le hablaríamos en español pero que no se preocupase cuando algo no lo entendiese porque ya había visto que nos podíamos entender en inglés perfectamente, con media sonrisa me dió el ok. Pero le cuesta y mucho, todo el día las estoy oyendo a las dos hablar en inglés ( a Peque le viene genial, claro está ), pero la verdad es que a mí me da así como un poquito de cosa, porque va a llegar de vuelta a su casa y va a volver con el mismo nivel que vino ... Ayer por la tarde cuando las recogí después de estar todo el día en el cole, el Acuario, la playa .... iban en el coche y las iba oyendo hablar en inglés, le pregunté si había hablado algo de español durante el día (en inglés le hice la pregunta, no debería pero es que si no dudaba que me fuera a entender) y me dice "a little,¿poco?"

Así que seguimos con el inglés porque ni siquiera llega a spanglish, eso sí ayer para cenar "tipical spanish omelett"

lunes, 3 de junio de 2013

Selectividad








O PAU como la llaman ahora, pero que no deja de ser la selectividad de nuestra época, eso sí ahora con un lío total que si hay exámenes que son sólo opcionales, pero que no puedes examinarte de la asignatura que hayas cogido como optativa en la fase específica, que no se puntúa sobre 10, como toda la vida de Dios, sino sobre 13 ¡toma ya! y que las asignaturas opcionales tienen un valor diferente según la carrera que quieras hacer ,... vamos un lío en toda regla.

Y en estas estamos, en vísperas, porque mañana Preuniversitaria comienza los tan temidos exámenes de la PAU. Y está a puntito del ataque de nervios, la pobre, todo el fin de semana sin salir de la habitación, la mesa plagadita de apuntes, libretas, libros y algún que otro resto de comida (aprovecho cuando sale al baño para ir quitando los vasos y latas vacías, los envoltorios de chocolatinas, los platos con restos,..)

Ayer por la tarde cuando la histeria empezaba a hacer mella, se sentó a mi lado y con cara de  pena me pregunta "mami ¿qué pasa si no apruebo la PAU?"  "nada hija, que va a pasar, que te presentas de nuevo en julio y si no el  junio siguiente" (mientras por dentro pienso, te mato, ¿como se te ocurre pensar eso?) "así hago compañía a S. que como no se  presenta ahora y aunque se presenta en julio no le va a servir para nada..." "sí, hija sí, tú tranquila, ya verás como todo va a ir bien" , como si fuera comparable, ella histérica porque sí y la pobre S. que el viernes enterraba a su padre, tras una dura y larga enfermedad, casi casi lo mismo, pero más vale tranquilizarla, no vaya a ser ....

Como dijo el viernes por la tarde Peque "¿y ahora hasta cuándo tenemos que aguantarla así?" porque en casa estamos todos a la contemplación total y absoluta de la niña ¿qué te apetece comer? ¿qué quieres que te traiga? ¿qué necesitas? eso sí, ya avisé el jueves se te acaba el chollo, ricura, no vayas a creer tú que esto va a ser así siempre, no te subo un plato más ni te recojo nada, que conste , y Peque rápidamente saltó ni  yo te voy a dejar todo ni me voy a callar más, que conste también.

Porque tanto su padre como yo todavía recordamos nuestro paso por la Selectividad, los nervios previos, el temor a los exámenes, ... hoy aún no la he visto, se levantó a las 8 de la mañana y se puso a estudiar, ya me envió un guasap para recordame que le lleve lápiz y goma. Sé que no debe de tener ningún problema, ha sacado buenas notas y está estudiando, sólo tengo miedo a sus nervios, que le jueguen una mala pasada ... espero que no sea así.