lunes, 30 de septiembre de 2013

Cambios

Este año curso, está habiendo muchos cambios en los hábitos de esta nuestra santa casa. ¿La culpa? el horario en la universidad de Pre, ahora por las mañanas la mayoría de los días sólo vamos en el coche Peque y yo, ya no hay gritos de "date prisa que llegamos tarde" "sal del baño que tengo que lavarme los dientes" etc. He pasado de salir de casa a primera hora a gritos e histérica por la mañana pronto con los tres a salir ahora las dos solas.
Lo pensaba esta mañana, mientras íbamos las dos en el coche, en silencio, mientras de fondo oíamos las noticias en la voz de Carlos Herrera. Y sí, ahora es todo mucho más tranquilo, salimos prontísimo de casa, la dejo en casa de M., justo enfrente del cole, antes de que abran la puerta, y eso sin chillidos, ni malos  humores ni nada. Y aunque es reconfortante no llegar al trabajo como si hiciera diez horas que una haya pasado por la ducha y con el ceño fruncido, echo de menos el llevar el coche lleno de niños, que sí que había días que sólo sabían reñir entre ellos, pero también había días que no era así y era gracioso oir a Peque y sus disertaciones sobre lo humano y lo divino, sus salidas de pata de banco, sus discursos llenos de "palabros" que nos hacían partirnos de risa a todos aunque fuesen las 8 de la mañana.
Este año curso (para mí el año comienza con el curso escolar) es todo mucho más tranquilo, a mediodía más de lo mismo, sólo recojo a Peque en el cole, y la mayoría de los días estamos las dos solas para comer, así que la niña come casi siempre a la carta, Pre o bien come en Oviedo o lo hace en casa de Tita, porque tiene clase por la tarde todos los días, excepto el viernes, que sólo tiene clase por la mañana. Y este viernes primero recogí a Pre que  ya había llegado y luego fuimos al cole, según llega Peque al coche ni hola ni nada  "¿por qué está ella en el coche?  no le toca, a mediodía soy hija única, porque es mi mami sólo, a tí no te toca hasta por la noche y elijo yo la comida tú  no"  todo así de seguido y sin dejar que nadie dijese nada, y claro está, Pre no se iba a callar y dejar las cosas así no, que eso no tiene ninguna gracia "buah, llegaste tarde, ya hemos ido a hacer la compra y elegí yo la comida de hoy (no era cierto lógicamente no me había dado tiempo a  nada, pero la cosa era picotear a la hermana) y te vas a enterar porque sé que no te va a gustar" "mamiiii que no que no, que soy yo la prefe y la única a mediodía y no quiero que hagas la compra con esa niña tonta " pero... "nada nada ni pero ni nada "enfademe""  carcajada de las dos al verla toda enfurruñada mitad en serio mitad en broma, cuando soltó el "enfademe" poniendo pucheros como hacía R. cuando era pequeñín y tanta gracia le hacía a ella. Llevarlas a las dos de nuevo en el coche, intentando quitarse la palabra una a la otra mientras me contaban como le había ido a cada una el día o lo que pensaban hacer esa tarde, me hizo añorar ese tiempo pasado, no hace tanto, en el que eso ocurría a diario.

Ahora, cada una tiene su momento coche-mami, el de Peque es tanto por la mañana como al mediodía y el de Pre casi de noche, cuando regresa de la universidad y la voy a recoger al bus para subirla a casa. Son sus momentos de contarme cómo les ha ido el día. Único para cada una de ellas, sin tener que hacer callar una a la otra, sin pisarse para conseguir mi atención, aunque yo creo, que ellas también se echan de menos en esos momentos, de echo hay días que Peque me pide bajar a buscar a su hermana. No me imagino qué sería de ella si su hermana llega a decidir irse a estudiar a Londres como Primogénito...

lunes, 23 de septiembre de 2013

¿Regreso a la normalidad o Vuelta a la rutina?

Con Primogénito en Londres, Preuniversitaria en la Universidad y Peque de vuelta al cole, se supone que ahora toca decir eso de vuelta a la rutina, pero ¿rutina? ¿con ellas? eso es Misión Imposible.

Con Pre todavía no nos hemos aclarado con los horarios, y claro es que es lo que tiene la Universidad que no es como el cole, horario de 8.15 a 14.35, aunque luego llegan las variantes "hoy a menos cinco (7.55 am) en casa de M.S., hoy en la puerta a y cinco, hoy en punto en casa de L., ... recógeme mejor en casa de ... , procura estar en la puerta,..." , pero bueno que eso es otra cosa porque por mucho que diga y planifique la niña, el tráfico es el tráfico y llegamos como podemos, igual que ella tampoco sale nunca a la misma hora, porque las 14.35 es la hora en la que empiezan a salir del cole, de ahí a que la señora se digne salir por la puerta... échale diez o quince minutos más, tranquilamente, eso sí, menos el día que yo salgo tarde del trabajo, que ese día no falla sale justo en punto y además tiene una prisa loca .

Pero Pre de momento y mientras no nos aclaremos, es un sinvivir, "mañana bajo con vosotras a las 8 que entro pronto, mañana no me despiertes que no tengo clase hasta las 4, mañana bajo a desayunar a casa de Tita,..."  vamos que ni ella todavía se aclara, así que como para aclararme yo con sus  horarios...

A lo que ya hemos vuelto es a "la salidera" de los findes, o lo que es lo mismo, salir el viernes "pero no cuenta porque sólo es un ratito" e intentar forzar al máximo el sábado. Este sábado más aún si cabe, ya que se celebró San Mateo en Oviedo y por motivos diversos las dos querían más. ¿Los argumentos para conseguirlo? de los más variados, por parte de Preuniversitaria oimos decir cosas como "es la última fiesta del verano" "es la última fiesta antes de ponernos a estudiar a tope" esta se la recordaré cada sábado que la oiga decir lo mismo porque sea el cumple de... la fiesta de ... o mi preferida  "necesito salir para desestrarme que es muy duro el cambio a la Universidad" 

¿Y Peque? pues sus argumentos han sido tipo "es la primera vez que vamos a San Mateo y vamos todas la del cole, que para eso MJ es la reina de América en las fiestas"  "ya somos mayores" "luego ya no vamos a salir tanto, tampoco es que no vayamos a salir (importante puntualización no vaya yo a creerme que ahora va a quedarse en casa los sábados, claro está)  pero no todos los sábados" eso lo tengo que ver yo, porque hasta que no lo vea no me lo creeré...

Así que lidiamos el tema del horario porque fue una negociación dura dura, para luego .... pues luego como siempre suele ocurrir, y es que no terminamos de aprender que parecemos nuevos, tras conseguir más de lo ofrecido por nuestra parte y  menos de lo solicitado por la de ellas, ambas regresaron antes, para tranquilidad y contento nuestro. Pero yo me pregunto ¿por qué siempre fuerzan al máximo jugando con la posibilidad de enfado por nuestra parte, si el 99% de las veces regresan antes, ya no de la hora pedida sino de la ampliación concedida? ayyyy adolescentes!!

jueves, 19 de septiembre de 2013

Primogénito



El nuevo curso ya ha comenzado y con ello la vuelta a la rutina.


Primogénito ya está de nuevo instalado en Londres, todo en orden y sin problemas con los sobres de jamón en la aduana jajajajaa, porque una es madre sobre todas las cosas y cada viaje que hace se lleva sus buenos sobres de "jamón de verdad" también llamado "jamón de hombre" (así lo comenzó a llamar él cuando era pequeño para distinguirlo del jamón de york y así quedó denominado) , vamos lo que viene siendo jamón ibérico, que por aquellos mundos no es fácil de encontrar y mucho menos asequible, y ya puestos una barra de chorizo, que por allí el Revilla de toda la vida "spanish chorizo" lo venden a precio de Ibérico 5Jotas, y  una cuña de buen queso, que al  menos el niño se pueda hacer unos buenos bocatas y no se me muera de hambre
Así que él por aquellos mundos ya instalado, terminando de recoger las cosas del trastero "lo fundamental ya lo recogí, sábanas, toallas y cosas de cocina ya lo tengo aquí, sólo quedan papelotes y algo de ropa" con nuevos compañeros y reencuentro con otros. Ainsss (suspiro) hasta Navidad sin verle ainss (otro suspiro) que pena me da, no lo puedo evitar.
Ayer lo hablaba con Papi, que no nos terminamos de acostumbrar a que se vaya, que nos da una pena tremenda y que por mucho que la madre de L. me diga que a mí me quedan otras dos aquí, está claro que cada uno tiene su sitio y el sitio de Primogénito está en esta casa. El mismo día que se va, y con él en casa, ya dejo la habitación recogida para que así cuando sus hermanas la utilicen no le desordenen ni desaparezcan las cosas.  Y aunque es una habitación en la que las niñas luego entran y salen, ya he dicho otras veces que se convierte en el objeto de deseo de ambas, estos primeros días me entra una tristeza cada vez que la veo tan vacía, tan recogida, porque cuando él está, se mezclan sudaderas, vaqueros, libros, bolsas vacías ... todo, uno encima de otro, de manera que cuando se va, reaparece un sillón que durante la estancia de Primogénito en casa desaparece engullido por los montones. Claro está que me gustaría que la habitación estuviera así de recogida cuando él está pero prefiero verla como una leonera que así. Además, las niñas los primeros días tampoco entran, estoy segura, aunque no lo digan, que también le echan un montón de menos, en un par de días ya se apoderaran de la habitación, pero de momento no, y es que el verano ha sido muy largo y ha estado tres meses en casa...
En unos días ya estaremos acostumbrados y las niñas se pelearán por ver quién se queda con la habitación y volverá a haber algún trasto que otro, al menos en la mesa de estudio, y hablaremos con él por skype y empezaré a preguntar ¿comes bien? ¿qué tal la uni? ¿cuándo vienes en diciembre? y él contestará "todo bien, como siempre, no lo sé todavía mámá "....  y de nuevo la rutina.

sábado, 14 de septiembre de 2013

Sábado



Hoy no es un sábado más, es el último sábado en que Primogénito está en casa antes de volver a Londres, y el último antes de que la rutina del cole de Peque se instaure en nuestras vidas con el consiguiente desorden de personalidad en mi hija. Porque de verdad que hay veces que es como Chucky, el muñeco diabólico, y otras como una muñeca Tarta de fresa, toda dulzura...




Pero eso es otro tema ... los cambios de humor de la niña sin saber porqué, que paso de ser "lamami más majosa del mundomundial" a la que cubre de besos y achuchones a la madre a la que sólo suelta bufonazos y malas contestaciones.

Estoy abajo en el salón y desde aquí las estoy escuchando a las dos arreglarse para salir y al hermano protestar porque no callan ni debajo del agua y no hacen más que entrar y salir del baño entre risas,  y protesta porque no me dejan oir la tele, pero hoy protesta con la boca pequeña, yo creo que ya está en capilla, al pobre no le queda casi nada para volverse a marchar hasta Navidad, aunque hoy se niega a empezar a preparar las cosas, el lunes a estas horas ya estará volando rumbo a Londres.

A lo que iba que me disperso, están las dos arreglándose para salir, Pre pasó la mañana pasando apuntes mientras Peque forraba los libros nuevos. Y ahora, ambas están entre risas vistiéndose, Peque va persiguiendo a Pre por toda la casa, y en este momento entre chillidos y risas lavándose los dientes juntas, en el único baño que sólo tiene un lavabo, que nunca entenderé si tienen un baño para ellas con dos lavabos porque tienen que bajar al de abajo para lavarse los dientes. De pronto se asoman a la barandilla que da al salón y Peque dice "mami mami ¿a que va mónisima tu hija?, le preparé yo la ropa, porque como va a salir por ahí a ver si se busca un novio guapo ahora que ya está en la Universidad" la carcajada ha sido generosa, como para no, por supuesto le alabo el gusto con el conjunto y también lo guapa que ella va y entonces me dice "¡pero qué dices? loca, ¿me has visto bien? (no veo nada raro, abro más los ojos y sigo sin ver nada extraño, pantalón corto y sudadera, vale que no se ha puesto en plan hoy es sábado voy monísimadelamuerte, pero vamos tampoco es nada extraño) si yo llevo ropa que pueda manchar porque hoy vamos a casa de L. a jugar al twister con pinturas, así que ropa que si estropeo y llega para ir directa a la basura no pase nada, ¿vale?". Y yo me quedo mirándola y pienso que no sé que le pasa a esa ropa para que ya tenga que quedar como ropa para llevar a manchar de pintura, pero bueno....

Y me hace gracia verlas así, a las dos, siempre unidas, aunque a veces se griten y se tiren los trastos a la cabeza, porque a veces parece que no se soportan y se dan voces, pero la mayoría de las veces son momentos como el de hoy, de complicidad entre ambas, siempre ha sido así y espero que siempre sigan siendo así.

Con Primogénito, al ser chico, tienen sus momentos, y estoy segura que mañana que es día de vísperas para todos, será un día de esos en los que los tres cuchichean y se ríen a lo tonto e incluso jugarán a algo, como cuando eran pequeños. Y al verlos, a mí se me hará más cuesta arriba que el lunes Primogénito vuelva a marcharse de nuevo. 

Ahora me toca hacer labor de chófer, comienza el reparto de niñas, una a casa de C. "a terminar de arreglarme y pintarme un poco que estoy un poco gris" y Peque apostilla "sí, la verdad es que como no te pongas un poco de "unte", así no conseguiremos que tengas un novio decente" y otra a casa de L. a llenarse pintura...

jueves, 12 de septiembre de 2013

Ya estamos en vísperas

Mañana Peque comienza el cole, tiene la presentación y hoy ha ido a ver las listas para saber en qué grupo le toca y con quién, sobre todo con quién, eso es lo más importante.



Antes de salir de casa y gracias a la  intranet del cole, ya sabía en qué grupo le tocaba y quién iba a ser su tutor, cuando se lo dije al otro lado del teléfono sonó un chillido agudo "ahhhhhh quebienquebienquebien, bufff voy a pasarme el curso en tutorías particulares jejeje", y esperemos que siga con esa euforia según vaya pasando el curso, pensaréis que ha tenido suerte porque le ha tocado un buen profesor, majo, etc, no lo sé, espero que también reúna esas características pero los gritos de alegría han sido porque se trata de un profe joven y guapetón, vamos que es el profe guapetón del cole, así que a ver si no cambiamos de opinión según avance el curso....



Hace un ratito ya me llamó y me envió foto de la lista de clase, está encantada porque aunque no le haya tocado con las L. sí está con muchas de sus mejores amigas, incluida L. que empieza este año nueva en el cole y que las dos son amigas desde que nacieron, ya sabéis papis amigos niñas amigas, también está encantada porque le volvió a tocar en clase con P. (el vecino) "genial genial mami, porque aunque no esté con las Lucías estoy con las Racus, este año está genial sólo falta R.  (en USA estudiando todo este curso) aunque también están A. y S., pero muy bién muy bien, con P. y .. y....  y con B. de tutor, genial"  Esperemos que esta positividad le dure todo el curso escolar, al menos de momento está encantada y motivada. ¡¡Qué diferencia de lo ocurrido  hace un año!! porque tal día como hoy todo eran lloros porque no quería ir porque no le había tocado en clase con R. y no quería cambiar de cole y sin embargo, este año, encantada de la vida con todo, con el cole, con el tutor, con los compis porque ahora ya son muchas de ellas sus más mejores amigas. De hecho, hoy han quedado por la mañana pronto para ir al cole a ver las listas y ya que estamos quedamos a comer por ahí y a dar una vueltina, que mañana ya toca uniforme y madrugar...

Con todo lo que me hizo sufrir hace un año, las dudas que teníamos de si hacíamos o no lo correcto al verla tan disgustada, aquella forma de llorar tan sentida, tan angustiada y a día de hoy, ni se acuerda de ello, y por el contrario está contentísima. Y es que lo que hace un año era negro hoy es blanco brillante. Adolescencia al fin y al cabo en su máxima expresión.


martes, 10 de septiembre de 2013

Nuevo curso.







Las tan ansiadas vacaciones ya se han acabado. Las mías oficialmente se terminaron la semana pasada, para mi desgracia. Y ahora poco a poco las de los niños van acabando.




Comienza un nuevo curso y este año, para variar, con novedades. Preuniversitaria ya se ha convertido en universitaria y ha comenzado las clases hoy, en estos momentos ya está en la Universidad en su primera clase. Peque tiene la presentación en el cole el viernes y el próximo lunes comienza el curso, ¡¡4º de la ESO ya!! y Primogénito se nos va para Londres de nuevo el lunes. De hoy en una semana ya comienza de nuevo la rutina del nuevo curso.
Esta mañana Pre comenzaba su aventura universitaria y para que no tuviera que ir en bus, Papi la llevó hasta la facultad y llegaron más de media hora antes!!, y es que ayer le dolió al papín que cuando yo planteé la posibilidad de que la llevase él en lugar de ir en autobús, pues podría dormir una hora más la niña, ella dijo que prefería en autobús "así llego bien a la hora seguro, porque papi, contigo siempre llego muy muy justa o un poco tarde" Así que hoy la llevó y tanto tanto quiso asegurar llegar a la hora que llegaron demasiado pronto, esto dicho por él, ya me contará ella cuando llegue por la noche a casa. La verdad es que es una mezcla de tristeza y de orgullo, porque la niña se me hace mayor muy muy mayor, ya está en la Universidad, allí la dejó su papín, a la puerta, cosa que no hicimos con Primogénito, al que allí dejamos tirado, ¡pobrecito mío! ahora que lo pienso, que padres más desnaturalizados fuimos, o no? porque a mí que yo recuerde nadie me llevó a ningún sitio...

Durante el verano he estado practicamente desaparecida y no porque no haya habido momentos dignos de contar ni por falta de ganas, sino por falta de tiempo, y es que se supone que en verano, vacaciones, debería de tener más tiempo para estar por aquí, pero el resultado es el contrario.

Ayer, a pesar de ser festivo, a las dos de la tarde hubo que salir directas hacia un centro comercial para comprarle a la niña portafolios y bolis, como si en casa no hubiera ningún boli, pero bueno, así que nos fuimos las tres en busca de material escolar para comenzar el nuevo curso. Y aquí estamos ahora Papi y yo pendientes de la niña y su comienzo universitario, a ver que cuenta esta noche cuando llegue.

Esta tarde me tocará ir con Peque a comprar su material así como completar uniforme, y seguro que la tarde dará que hablar.