lunes, 27 de enero de 2014

¿Iguales?

Me siento fatal, tengo un trancazo del quince y no puedo ni con el alma, me duelen todos y cada uno de los huesos de mi cuerpo, no sé si tengo fiebre porque total para qué voy a ponerme el termómetro si hay que seguir funcionando, toso con una tos de perro que asusto al personal, pero aquí estoy, ni un sólo día me he quedado en casa.
He madrugado y llevado a Peque al cole, para luego ir a trabajar. He bajado a recoger a LaMediana al autobús que la trae desde la universidad a las 9.30 de la noche. Entremedias he puesto lavadoras, he hecho compra, comidas, cenas ... vamos lo de siempre.
Así que os estaréis preguntando y ¿por qué nos cuenta su vida? pues señores porque estoy  hecha una piltrafilla y lo único que no he hecho es andar por este mundo 2.0, el resto todo exactamente igual y además incrementado porque el padre de las criaturas ha estado malito, prubitin.


Un gripazo exactamente igual, pero la diferencia es que él sí se ha puesto el termómetro y claro está tenía fiebre así que ¡ayyy que malo estoy!! y se ha quedado en cama, moqueando y tosiendo. Para evitar que anduviera además como alma en pena por la casa le he mantenido encerrado en su habitación así no nos andas esparciendo tus virus por la casa, aquí tienes todo lo que necesites y ya te traigo yo lo demás. Como consecuencia de mi ofrecimiento, que no dudó ni un minuto en aceptar, me he pasado el día escaleras arriba y abajo no te quiero dar la lata, descansa que estás mala, y cuando puedas ¿me traes un zumín de naranja? también la versión si vas a bajar y hacer compra me compras .....
Por ahora los virus nos los hemos quedado nosotros ¡qué egoistas y malos padres! todos toditos para  nosotros y las niñas, al menos de momento, van librando. Claro que el otro día Peque andaba con una mascarilla hospitalaria por casa haciendo el payaso, muy ella, a ver si me vais a contagiar y me pongo yo mala y sin salir el sábado, ahí muy solidaria ¡que no se diga!, nada de no me quiero poner mala y así ayudarte, pensando en sus papis, no, eso ni se les ocurre, a ninguna de las dos porque LaMediana también soltó su perlita a ver si me lo vais a pegar después de estar tres semanas de exámenes  sin poder salir y este sábado que tengo cumple no me vaya a poner mala ¡fus fus!

¡Ojo! estoy en la oficina, suena el móvil, es el padre de las criaturas para preguntarme qué tal estoy (él hoy también ha ido a trabajar) y cuando consigo hablar, entre toses y con una voz fatigada como si acabase de escalar el Everest, me dice si es que tenías que quedarte en casa, aunque te levantes para llevar a la niña al cole y así me echas una mano, luego deberías volver a casa y no ir a trabajar.  Ojiplática, así me he quedado. A ver señor mío, si tengo que levantarme a las 7.00 para llevar a la niña al cole, pues casi que ya tiro y sigo ruta hasta la oficina ¿o no?, otra cosa sería que me quedase en casa, en la cama calentita, entonces casi que me lo pensaría y no mucho, pero ya una vez levantada y espabilada... ¡ay Señor! dame paciencia....

Esta imagen define muy bien cómo afrontamos las cosas de manera diferente


18 comentarios:

  1. Pues hija, qué razón tienes... más o menos en la línea de lo que se comenta en el post de Inma.
    Cuando están enfermos...literalmente se Cagan, son miedicas por naturaleza, se ven incapaces de hacer otra cosa que no sea quejarse y tener a todo el mundo trajinando para
    ellos. En ese momento sí asumen su punto de debilidad frente a la mujer porque saben que en Todo somos más fuertes y luchadoras que ellos.
    ¡ufffff!, vaya una. Parrafada, lo siento, pero casi siempre es así.

    Cuidate mucho y descansa, ahora él está mejor y te puede echar una mano.

    Besos apretaos

    ResponderEliminar
  2. Sí, el otro día leyendo el post de Inma y con el trajin que yo me traía al comentarle a ella me lancé toda y cuando me dí cuenta le estaba escribiendo un post jejejejee así que copié lo escrito y cuando tuve ya más fuerzas publiqué y lo de la llamadita de hoy... ganas me dieron de fusilarlo al amanecer ....
    Besinos

    ResponderEliminar
  3. Son así. Me acuerdo que mi padre con lo grande que era cuando se ponía malo parecía un niño chico. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ellos son así y nosotras así de tontas.... :(
      Bedinos

      Eliminar
  4. Cuídate!!!!, en este tema hay que masculinarse!!. Tiene más sentido lo que hacen ellos, sinceramente, y mira que yo soy la pringada mayor del reino. Pero es mejor quedarte en cama y que el resto del mundo arree como pueda.
    Un beso y que te mejores!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que tiene más sentido, pero no me lleva el ánimo hacer lo mismo :(, lo sé, soy tonta ..
      Besinos

      Eliminar
  5. Cuídate y haz lo que dice Matt: métete en la cama y que apechuguen los demás, que seguro que no se para el mundo. Muchas veces somos nosotras las peores enemigas de nosotras mismas, porque pensamos que si no estamos ahí al pie del cañón, las cosas no se van a hacer o no van a tener para comer, o lo que surja... Y se apañan, vaya si se apañan, cuando no les queda más remedio!!
    Un besico, y mejórate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo sé, y que no se hundiría el mundo, pero si tengo que funcionar con Peque y el colegio... En fin, voy a arrastrarme hacia la cocina a preparar la cena..
      Besinos

      Eliminar
  6. Cuídate mucho! Y amenaza con ponerte el termómetro, verás cómo te miman un prlín más. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si insiste para que lo haga, pero el madrugón para llevar a Peque al colé no me lo quita nadie...
      Besinos

      Eliminar
  7. Aishh paciencia... sí (todos igual :P)
    No me extiendo comentando que me sulfuro...
    Eso sí, besos vitamínicos y ponte buena :))

    ResponderEliminar
  8. No queda otra que no sea armarse de paciencia, no tengo fuerzas para discutir ni para hablar mucho, si lo hago me dan unos ataques de tos que me dejan agotada :(
    Besinos

    ResponderEliminar
  9. Tienes toda la razón. Como decía mi madre, las mamás no podemos permitirnos el lujo de caer malas. los papás.... es otro cantar. Cuídate mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues hoy he caído y con todo el equipo, aquí estoy en la cama por primera vez desde que nació Peque, es la primera vez que me quedo en casa...
      Besinos

      Eliminar
  10. Si es que, por lo general, las mujeres somos menos quejicosas. Yo ni me acuerdo ya de la última vez que falté al trabajo por estar enferma pero sí recuerdo estar dando el callo en la oficina con treinta y nueve de fiebre. Y, total ¿quién nos lo agradece? Un besote y que os mejoréis!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nadie, no nos lo agradece nadie, pero somos así, qué se le va a hacer! hoy finalmente me he tenido que quedar en la cama y aquí estoy entre toses y sin apenas voz :(
      Besinos

      Eliminar
  11. Eso es porque tú no te enteras que a ellos les da una mezcla a partes iguales de gripe, virus del évola y peste negra. ¡A tí solo te dá gripe, por eso puedes hacer cosas que ellos no pueden!
    A ver cuando te enteras de que todavía hay clases y clases. Sobre todo de gripes. :D
    Besazo hermosa

    ResponderEliminar
  12. Si es que los hombres.. de cualquier cosa hacen un mundo!! Y cuando están malos parece que se mueren... Si tuvieran que parir, ya nos habríamos exterminado nosotros solitos.

    Mucho ánimo, campeona!

    ResponderEliminar