martes, 11 de febrero de 2014

Tontás (¡¡y ya llevo tres!!)

Nunca creí que fuera capaz, pero aquí estamos un mes más con las tontás a cuestas, por mi parte la tercera. Esta vez se la haré a la gran dama del cine Audrey Hepburn, imagen de glamour y elegancia.










Ella es la imagen del glamour y la elegancia. ¿Quién no la recuerda en Desayuno con diamantes? o en Vacaciones en Roma donde daba vida a la princesa Ana. Pero vamos con su biografía, nació en 1929 en Bruselas y falleció a los sesenta y tres años en Suiza. Se casó en 1954 con Mel Ferrer, del que se separó en 1968 y con el que tuvo un hijo. En 1969 se casó con el médico italiano Andrea Dotti, padre de su segundo hijo y del que también se separó en 1982.

Durante su juventud sufrió la Segunda Guerra Mundial, primero en Bélgica y luego en Holanda. Estudió en el conservatorio piano y ballet clásico. En 1991 Audrey dijo: «Tengo recuerdos. Recuerdo estar en la estación de tren viendo como se llevaban a los judíos, y recuerdo en particular a un niño con sus padres, muy pálido, muy rubio, usando un abrigo que le quedaba muy grande, entrando en el tren. Yo era una niña observando a un niño». Audrey también notó las semejanzas entre ella y Ana Frank. «Tenía exactamente la misma edad que Ana Frank. Ambas teníamos diez años cuando empezó la guerra y quince cuando acabó. Un amigo me dio el libro de Ana en holandés en 1947. Lo leí y me destruyó. El libro tiene ese efecto sobre muchos lectores, pero yo no lo veía así, no solo como páginas impresas; era mi vida. No sabía lo que iba a leer. No he vuelto a ser la misma, me afectó profundamente».

Al finalizar la guerra comenzó de nuevo a recibir clases de ballet, en 1948 se fue a Londres donde continuó con sus estudios de ballet. Podría haber tenido una gran carrera como bailarina pero el hecho de que fuera relativamente alta (1,67 m.) y la extremada delgadez debido a la malnutrición durante la ocupación alemana no le garantizaba un buen futuro como primera bailarina. Además la situación económica de la familia no le permitió continuar con sus estudios. Audrey se vio en la disyuntiva de tener que escoger una nueva profesión que fue la de actriz, mejor pagada que la de bailarina.

Sus inicios en el cine fueron pequeños papeles, en 1951 fue elegida para protogonizar el musical de Broadway Gigi, con el que ganó el Theatre World Award.


Sin ninguna duda fue su interpretación en Vacaciones en Roma la que la convirtió en estrella, según sus propias declaraciones para ella fue su película más querida. Dicen que los productores querían que protagonizase la película Elizabeth Taylor, sin embargo fue el director el que decidió tras una prueba que fuera ella  «Tiene todas las cosas que busco: encanto, inocencia y talento. Además es muy divertida. Es absolutamente encantadora. No dudamos en decir que es nuestra chica». Fue por este papel por el que recibió el único Oscar que ganó, también el Globo de Oro y el premio BAFTA a la mejor actriz.

Durante los siguientes años se convirtió en una de las actrices más reconocidas, así como icono de la elegancia femenina y el glamour. No solo era una de las mayores estrellas de Hollywood sino icono de moda, su estilo, personal y elegante, era imitado y admirado.








Protagonizó Sabrina junto a Humprey Bogart, Una cara con angel, una de sus películas favoritas ya que conseguía bailar con Fred Asteire, Love in the afternoon junto a Maurice Chevalier y Gary Cooper, con el que también protagonizó la comedia Charada, con William Holden realizó  Encuentro en París, Desayuno con Diamantes junto a George Peppard fue el papel que la convirtió en icono del cine americano. Si bien este papel en origen no estaba pensado para ella, sino para Marilyn Monroe que lo rechazó debido a que quería dejar de interpretar a chicas ingenuas; el personaje sufrió varios cambios, su interpretación mereció su nominación a los Oscar aunque no lo ganó. Con Rex Harrison interpretó My fair lady. Para ella el que fue su mejor papel fue su interpretación de la Hermana Luc en Historia de una monja, uno de sus papeles más dramático y atrevido. Al conocer a su protagonista real, las similitudes entre ambas, eran belgas y habían sufrido la guerra, hizo que recapacitara mucho y se entregara más a labores humanitarias.
A partir de 1967 comenzó a participar en películas de forma ocasional. Su último papel fue en 1988 en la película de Steven Spielberg Always, poco antes de ser nombrada embajadora especial de UNICEF.
En los últimos años lo que más destacó de su vida fue su dedicación a las causas del sida o la malnutrición de los niños en todo el mundo. En 1992 recibió el Premio Humanitario Jean Hersholt A sus causas humanitarias. Tres meses antes de su muerte hizo su último viaje a Somalia, acto que siempre fue muy agradecido por UNICEF y que engrandecía aún más su ya sencilla y humana forma de entender la vida.
Falleció de cáncer de colon en 1993 a los 63 años de edad.



 


 Las tontás de este mes

 Matt --  (Blogueando de mi vida)

 Covadonga-- (Diario de una familia con adolescentes) 
 Miguel  --  (Entre el olvido y la memoria)
Rafa      -- (Escribir por afición)
Mª José -- (La boticaria desquiciada)
Anabel -- (La puerta deshecha)
Marinel -- (Letras derramadas)  
 Lehahiah-- (Los sueños de Lehahiah)
Mandarica -- (Mejor será que corras) 
Luisa --  (Mis ideas cotidianas)
Yeste -- (Mis queridas personas)
Bypils-- (Nonperfect.com) 
Inma -- (Territorio sin dueño) 


16 comentarios:

  1. Covadonga , debe haber problemas con la publicación, porque por ejemplo a mi no se me ha actualizado la Tontá y aparece todavía la anterior entrada y supongo que debe pasar a más colaboradores, lo dfigo porque es raro la ausencia de comentarios, intenta ehar un vistazo.

    Preciosa Audrey, preciosa físicamente, preciosa como actriz y sobre todo como persona. Es una de las "no muchas" actrices que tienen tan buena fama y presentación entres sus propios colegas de profesión.

    Ella ha sido la insipiración para muchísimas mujeres de su época y lo sigue siendo aún en la nuestra. Fue y será por siempre un mito cinematográfico que nos dejó para el recuerdo grandes títulos.

    Me ha encantado recordar contigo este encanto de mujer.
    Ya lo hizo en otra ocasión otro colaborador, pero para confirmar mi forma de pensar, vuelvo a decir que se puede escribir sobre un mismo personaje de una manera tan distinta que es muy divertido comprobar los diferentes estilos.

    Gracias por seguir ahí, Covadonga.

    Besos apretaos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde el móvil no sé qué hacer, cuando me ponga con el portátil lo miro a ver qué ha hecho mal esta tecnolerda ;)
      Besines

      Eliminar
  2. No vuelvas a decir eso, por favor, no lo eres.
    Además, te confirmo que en el mío, al menos ya se ha actualizado correctamente, será cosa de blogger, habrá que pensar en suspenderle de empleo y sueldo, jajaja.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si será el blogger o seré yo, ahora no se publicaban los comentarios , me quiere volver loca!!!
      Besines

      Eliminar
  3. Sin duda una belleza de esas que permanecía con los años, su expresión de serenidad seguía cuando se hizo mayor, eso es algo que con la cirugía ninguna de las de hoy puede comprar. Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, era una señora guapísima, con sus años y sus arrugas, con expresión, no como las reinas del botox que todas tienen la misma cara
      Besines

      Eliminar
  4. Una gran actriz y sobretodo una gran persona. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se unía todo en ella, belleza, profesionalidad y corazón.
      Besines

      Eliminar
  5. A mí sí que se me ha actualizado. De hecho la he leído este mediodía en el móvil, por eso no he podido comentar, pero no he tenido ningún problema en verla.
    Me encanta esta mujer, ésta sí que tiene pinta de ser limpica, no como otros actores que hay por ahí, jajajaja.
    Un besico, y no te rindas con las tontás, que aunque no ganemos se pasa bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ainss este blogger que me quiere volver hoy más tonta de lo que ya estoy...
      ¡¡Dónde va a parar la pulcritud de esta señora con la guarrería de otros!! jajajajajajaja aunque hoy hay más de una dama por la red ;)
      Besines

      Eliminar
  6. Covadonga, me encanta esta actriz, y no sé si sientes lo mismo que yo, pero es como si estas "grandes" del cine fuesen atemporales y estuviesen siempre ahí para disfrutar de sus películas.
    Genial Audrey.
    Besos mil
    Luisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, totalmente de acuerdo contigo. Me encanta ella y las películas de esa época son las que más me gustan, eso sí que eran buenas películas. Nada mejor para una tarde de sofá y mantita.... ainsss
      Besines

      Eliminar
  7. Muy elegante es cierto, preciosa, pero excesivamente delgada. Lo que no sabía es que fuera por problemas de malnutrición, creía que era por su propio gusto, así que ahora la veo más elegante todavía.
    Creía que había muerto mucho más mayor, por su aspecto le echaba en los últimos tiempos 10 años más de los que tenía.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me parece guapísima y muy muy elegante. Tampoco sabía yo que su delgadez venía de la malnutrición sufrida durante la guerra, siempre pensé que era de naturaleza delgada, que hay gente que es así.
      Besines

      Eliminar
  8. Me encanta, eso es elegancia natural y lo demás son tonterías. Yo también creía que había muerto más mayor. Será que nuestra familia va envejeciendo y no los vemos con mala edad (me refiero a padres, tíos...).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí para mí es el paradigma de la elegancia natural. Y como vosotras también pensé que era mayor, fíjate tú de lo que se entera una gracias a las tontás jajajajaja
      Besines

      Eliminar