martes, 8 de abril de 2014

De estrés y empanadillas

Creo que el tema del estrés y de las empanadillas necesita una pequeña aclaración por mi parte, ya que da la impresión que el colegio y las fiestas del cole han supuesto  una semana de un estrés total. Y no, que no ha sido así, aunque lo haya podido parecer. Es el primer año que el tema fiestas me estresa un poco, las fiestas los críos las viven a tope, lo pasan genial, pasan el día en el cole, veo fotos de Peque y su "hermanín" que no doy crédito (no le gustan los niños pequeños) incluidos algunos "selfies" poniendo caras los dos muy simpáticas, "hacen colegio"  y siempre han sido un referente. Creo que ningún colegio de aquí tiene unas fiestas así.

Generalmente para mí sólo supone estar encima de ellos para que no me tengan a última hora buscando una camiseta amarilla pero justo de un amarillo determinado (tal cual) y que tengan todo preparado un par de días antes, al menos, también algún viaje extra en horario totalmente intempestivo, como cuando Primogénito se quedó a la sesión de cine de terror a medianoche en el paraninfo del cole , también "libro" de la recogida a mediodía lo que supone también librar de cocina a esa hora lo que me permite incluso poder ir a la pelu, también supone un viernes libre hasta la hora en que les toque más o menos actuar, lo que se agradece, no nos engañemos.












Dicho todo, la culpa de mi estrés y las empanadillas es sólo y exclusivamente de mi hija. Una de las asignaturas optativas de este curso es Empresa Joven Europea, está encantada con la asignatura es completamente en inglés y uno de los objetivos es que formen una pequeña cooperativa, a modo de empresa, con sus estatutos, su organigrama, sus objetivos y todas esas cosas.

Es algo que hacen muchos colegios, así que suele ser habitual que todos los años durante una mañana el Ayuntamiento les ceda espacio, stands y permiso para que saquen sus cooperativas a la calle y se dispongan a vender.

Pero en el cole es habitual aprovechar las fiestas colegiales y poner un stand, claro que estos niños como son muy suyos decidieron que además de vender las pulseritas y otras lindezas que hacen, ampliaban el negocio, y como de todos es bien conocido, entre la población astur no hay fiesta que se precie si no lleva unido un fin gastronómico. A saber, qué sería de la Feria de Muestras sin los bocatas de calamares fritos o el Carmín de la Pola sin los bollos preñaos... . De hecho en el cole durante las fiestas el APA pone su terraza-bar, y resulta gracioso ver al presidente de la APA, con su mandil y su caja llena de botellines de agua por el pabellón del festival al grito de agua hay agua, al más puro estilo vendedor de playa. A lo que iba que me voy, que aquí los niños listos como ellos solos decidieron presentar también  oferta gastronómica, unos llevaban bizcochos, otros tartas,... y aquí Peque que es más de salado que de dulce que sí que lo dulce estaba muy bien pero que las empanadillas de su madre estaban buenísimas, lo que corroboraron alguna de sus amigas (ya me tocó otra vez hacerlas para una fiesta) y ella  "se" ofreció a llevar las dichosas empanadillas.

Claro está que según ella en algún momento en el coche ya me había dicho "ni me acuerdo ya cuándo te lo conté y no dijiste que no" también es verdad, creo que ya lo he comentado alguna vez, que cuando voy en el coche con ellas y empiezan a hablar y hablar a veces desconecto y claro, luego pasan estas cosas, que de pronto oigo y el sábado por la mañana, ya te diré la hora, me tienes que llevar las empanadillas También es cierto que como ellas saben que a veces ocurre esto, pues cuando no me lo dicen me dicen que lo dijeron y no es así, pero bueno me estoy liando y eso es otro tema. Total que de pronto me veo, jueves de noche y la niña diciendo que tengo que hacer empanadillas para que las vendan, lo que supone "a tutiplen" porque yo no dije que no las fuese a hacer y ahora ya tenía que ser sí o sí.

Lo que me incordió fue el madrugón del sábado para tener el mogollón de empanadillas recién hechas a las diez de la mañana en el cole, ¡que era sábado!, aunque la recompensa fue cuando abrí la puerta del coche para que cogieran las empanadillas y oir  ¡qué bien huelen! ¡qué hambre!

Y como contó Peque cuando ya todo había pasado estuvo muy bien casi casi en plan ay payo que me las quitan de las manos y eso a pesar del precio, pelín abusivo pero ....

21 comentarios:

  1. Ahhhhhhh! Qué hambre me ha entrado de repente!!!!!!
    ¡Receta, please!!!!!
    Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿receta? básica y primaria, seguro que Consuelo las hace mejor, por cierto tengo que echarle un ojito al blog a ver si tiene alguna :)
      Besines

      Eliminar
  2. Lo que no haga una madre por sus hijos...:) Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y además de verdad Susana, porque si no, vamos que ni por mí misma hubiera hecho yo tal cosa ;)
      Besines

      Eliminar
  3. No te quejes que con lo espabilada que es Peque, seguro que dentro se unos Anitos, la niña se lo monta por todo lo alto y saca a su madre de pobre y la quita de trabajar....vamos, como a una reina te va a tener, jajaja

    Besos apretaos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajajaajajaa no sé no sé, que está pensando si en un futuro no estaremos mejor su padre y yo en un piso en el centro y así se queda ella con la casa jajajajajajajaaj
      Besines

      Eliminar
  4. jajajjajajaja.. yo a lo mío!! baile de padres yaaaaaaaaaa!!! el color de la camiseta da igual!! jajajajja..

    la verdad es que me encanta que estés tan implicada! es una pasada.. y muchas de las cosas que hace el colegio.. sin padres, sería nada, así que enhorabuena!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, eso es cierto, si no fuera por los padres.... pero es que en este cole o te implicas o te implican y mira que yo me resisto jajajajajaja
      Besines

      Eliminar
  5. Jajaja, las empanadillas desde luego tienen una pinta cojonuda, pero vamos, que volvemos a lo de siempre, que lucirse presentando oferta gastronómica a cargo del curro de las madres nos ofrece una muestra del morro de estas niñas, no la tuya, tooooooodas. Pero ahora en voz bajita, que no nos oiga nadie, estos momenticos tienen su aquel, y los echaremos de menos dentro de un tiempo, porque en el fondo nos encanta que nos necesiten, y nos pone blanditas y tiernas ¿a que sí?
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿¿morro?? ¿¿nuestras hijas?? una cara más dura que el cemento armado jajajajajajaajaja ainss sí el día que dejen de necesitarnos.... aunque en el fondo siempre nos necesitarán, que yo sigo esperando el guasap de la mía que me diga que tengo el tuper preparado jajajajajaja
      Besines

      Eliminar
  6. jajajajajajajaja, me parto!!!.
    Fíjate si tienen buena pinta, que aun con las náuseas que tengo las 24 horas del día y lo desganada que estoy de todo, me comía una ahora mismo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira que me pongo y te mando un tuper jajajajajajajajaa
      Besines guapetona

      Eliminar
  7. jajaja qué genial!!!
    menuda pinta que tienen!
    mi pobre retoño, en pleno viaje de estudios ahora, cuando tuvieron que poner el puesto de comidas dijo: mi madre tortilla de patata... así puedes poner una prefabricada por si no tienes tiempo.._P pobrecico mío... para compensar le hice también un bizcocho para vender...
    Y sí, en mi cole también tuvimos a una madre-fabrica-empanadillas para la fiesta :D
    En fin, historias colegiales!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, son historias colegiales y teniendo en cuenta que llevo ejerciendo de madredecolegio desde ¡¡hace 19!!! ni te digo las mil y una historias... creo que lo que me pasa ahora es que veo que esta etapa está a puntito de finalizar....sólo me quedan 2 fiestas colegiales más :(
      Besines

      Eliminar
  8. Covadonga, si yo creo que lo entendimos todas perfectamente, al menos yo. Mi querido hijo también se ofreció el año pasado a llevar él la tarta para la fiesta sorpresa de su seño (cumpleaños). Es que como no les gusta montar un sarao... ¿A quién habrán salido?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensé que os daba la sensación de que el cole y sus fiestas eran estresantes para mí, y por eso quise aclararlo un poco, que aquí la única culpable de que yo me estresase era la enana y sus líos. Si es que estos niños son únicos a la hora de liarnos y la verdad no sé por qué les gustarán los saraos tanto, si a mí no me gustan nada de nada ;)
      Besines

      Eliminar
  9. ¡Menuda pinta tiene las empanadillas! Además con la pinta que tienen seguro que las vendieron todas y ¡todo ganancia! jajajaj
    Esos negocios son los buenos. :P
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No si negociantes son buenos sí jajajajajjajaaja cero gasto y cien por cien beneficio jajajajajaa
      Besines

      Eliminar
  10. ¿A que nunca te imaginaste tener que ponerte a dar explicaciones por unas empanadillas? Jajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajjajajajajajajajaja la verdad es que no, sobre todo teniendo en cuenta que la cocina y yo.... pero ya me ves aquí con las empanadillas, parezco Martes y Trece jajajajajjajaa

      Eliminar