lunes, 21 de abril de 2014

Estrenando espacio

Pasó la Semana Santa.
Y a pesar de que me prometía yo unos días de descanso y asueto con toda la familia reunida, Primogénito regresó de la fría Gran Bretaña el pasado jueves día 10. Estaba yo entusiasmada con unas vacaciones de esas de no voy a hacer nada de nada salvo disfrutar de mi sofá, de mis hijos (sí en ese orden, echo mucho de menos a mi sofá, ya ya lo sé que el orden debería ser el inverso o al menos no confesarlo así públicamente) bueno, a lo que iba. Que mis ambiciones para estas minivacaciones se limitaban al uso excesivo de sofá, intentando terminar Juego de Tronos (creo que no voy a ser capaz, lo estoy viendo y mira que no me doy por vencida con dejar un libro sin acabar, pero veo que está pudiendo conmigo) , interminables horas de sofá y si el tiempo lo permitía, de tardes al sol junto a mis hijos, disfrutando de sus cosas, sus charlas a veces absurdas otras trascendentales, de las tonterías de Peque y sus momentos "locos", y ya, puestos a desear,  horas tranquilas junto al Padre de las criaturas, de charlas, de disfrutar juntos de una buena película, o simplemente de horas sentados tranquilos.

Todo muy bonito y unos planes estupendos ¿a qué sí?, pues va a ser que de todo ello la mitad de la mitad. Porque decidí que estos días de vacaciones, contaba con la presencia de Primogénito, que para mover muebles por la casa me venía muy bien, así que dicho y hecho.

Los niños ya son mayores así que no es necesario el cuarto de estar y su comedor de diario. Así que paso a darle nuevo uso y lo convierto en despacho para el padre de las criaturas, si es que soy yo de un bueno, que no sabéis bien....

El jueves aprovecho que padre e hijo se van a la finca por la mañana y manos a la obra, así ya no hay marcha atrás, vacío todo el armario del cuarto de estar, saco mis cosas en cajas para nueva ubicación, otras se recolocan en la cocina, en el salón, en el cuarto de juegos y hasta en la basura (cuatro bolsas y un saco de basura salieron de aquel armario). Vacío estanterías del Padre de las criaturas, lleno cajas y cajas, algunas las recoloco en el armario hasta que se llena, el resto quedan en cajas. Como no hay sitio para tanto, el sábado toca mañana en Ikea para elegir estanterías que fueran de su gusto, he de decir que para mí ir a Ikea en un primer momento es así como un subidón de alegría ¡qué bien qué bonito!, y no es por la tienda en cuestión pero llega un momento en que me saturo y empiezo casi a bufar, la gente es que no entiendo que vayan a pasar el día allí, ¡¡señores que hay muchas cosas que hacer que meterse en un centro comercial a ver y pasear!! sí sí pasear porque el sitio estaba atestado de gente pero las cajas....eso ya es otra cosa, allí vas rauda y veloz como el rayo. Desde aquí hago un llamamiento ¡Señores cuando vayan a un centro comercial, compren, consuman, no consuman la energía y la paciencia de los que vamos de verdad a comprar!

Y llega el domingo, última día de esas minivacaciones de hiperdescanso que yo me había diseñado, y de momento está siendo que mitad y mitad. Domingo por la mañana, las estanterías estupendas, las monta en un minuto haciendo el típico comentario "están pensadas tan bien que hasta tú serías capaz de montarlas" y llega el momento que llevaban retrasando desde el jueves había que bajar la mesa de despacho al piso de abajo. Y ahí comenzó nuestra estación de penitencia, bueno puntualizo la de ellos. Demasiada mesa y poca puerta, y empiezan las preguntas ¿no te acuerdas cómo hicieron cuando trajeron la mesa? pues no, tenías que haberte fijado igual lo hice, que yo soy muy de fijarme en todas las cosas, pero hace más de diez años y claro está que no me acuerdo, sólo que cuando vinieron y vieron que tenían que subirla arriba casi se mueren del susto. Y allí ambos, padre e hijo, a ver cómo hacían y venga a preguntar ¿pero estás segura que no venía desarmada? segurísima, venían sueltos los cajones sólo Imposible, no pudieron meterla es imposible que pase por ahí pues entrar entró, así que también tendrá que salir.

Finalmente salir salió, casi mueren en el empeño, llegó un momento en que pensé que me la dejaban atravesada en medio de la puerta, pero lo consiguieron.



Y el fin último por el que sacrifiqué mis días de descanso y relax en el sofá era el adecuar un rinconcito sólo para mí, mis papeles, una pequeña selección de mis libros, en definitiva mis cosas, a pesar de que aún sigan sus corbatas colgadas de una de las estanterías. Un rincón en el que trabajar, internetear, leer tranquila o andar por la blogosfera disfrutando con vuestras entradas o escribiendo, como hoy, que estoy estrenando mi rinconcito con vosotros.


28 comentarios:

  1. Pues da por bueno el sacrificio, porque te ha quedado un rincón estupendo. Me encantan esos lugares para leer debajo de una ventana, con tu silloncito y tus cosas.... Ainss, qué bonito.
    Yo tampoco he salido de casa estos días, pero he descansado (no he movido muebles, al menos, jajaja) y además hemos tenido aquí a Carlos (Mvbf, recuerdas), así que ha sido un fin de semana perfecto!!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien que hayas tenido un fin de semana perfecto, con cumple incluido.
      Necesitaba mi sitio, siempre de un lado a otro con mis cosas y mis papelajos, se lo "vendí" como que él tenía la imperiosa necesidad de un espacio más amplio para su despacho y este rinconcito no era suficiente, mejor el cuarto de estar con sus dos ventanas y sus casi 20 metros, un lugar amplio para él y todas sus cosas, tanto de trabajo como de hobby, y picó. Ahora tengo mi rinconcito y estoy encantada jajajajajajaja
      Besines

      Eliminar
  2. Te propongo una cosa Covadonga, seguro que te apuntas. Voy a redactar y vamos a firmar un documento por el que los próximos días de asueto en que nos de el siroco y abramos simplemente un armario o miremos de reojo un mueble, el familiar más cercano tiene poder para internarnos o al menos atarnos a la cama hasta que se nos pase, que no tenemos perdón de dios, es ver un día por delante y ya se nos está ocurriendo como liarnos. Al leerte me he dado cuenta horrorizada de que estamos fatal. Eso sí, te ha quedado un rinconcito precioso, da gustico imaginarte ahí, lo tomaremos por el lado positivo.
    Besazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora mismo lo firmo y lo confirmo y hasta lo rubrico con mi sangre si fuera necesario jajajajajajajaja. Es cierto, estamos fatal de lo nuestro vamos a tener que hacérnoslo mirar porque no debe ser muy normal de suyo jajajajajaaa
      Gracias, me ha quedado muy para mí, no termino de creerme que sea sólo mío jajajajajajajajaa
      Besines

      Eliminar
    2. Jajja... es que la señorita Inma, por si no lo sabes te lo cuento yo, le ha dado ya cuatro vueltas al armario.... y las que le quedan!!!

      Eliminar
    3. Lo sé lo sé, y yo la "reñí" por no haberse dado al Martini en lugar de pegarse con el armario jajajjajajajaajaa y mira tú por donde....

      Eliminar
  3. Te ha quedado muy bien, es estupendo tener sitio de sobra para poder cambiar los espacios cada vez que sea conveniente. Los dos habéis salido ganando, pero y los niños ahora qué, no tienen su sitio de estar? Qué mala...


    Apretaos. Covadonga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí ha ganado todo el mundo, ¿si no tú piensas que hubiera conseguido sacarme este rinconcito para mí?, él tiene su despacho, grande, amplio, luminoso y en el que lo mismo te encuentras una escopeta, un casco de moto, el libro del agricultor autosuficiente que papelajos de trabajo. Los niños tienen a sumar a sus habitaciones, el salón, el porche en el verano, la habitación de juegos que en una próxima atacada intentaré que hagan desaparecer los kilos de juguetes y que pase a ser su cuarto de estar, para uso suyo exclusivo. No está mal ¿verdad?
      Besines

      Eliminar
    2. Cuidadín, que viene el puente de mayo y veo la habitación de juegos patas p'arriba. Pásame a tu marido, que tengo que hablar con él...

      Eliminar
    3. jajajajajajjajajajaajaja no Inma el puente de mayo no, que están de exámenes y no pueden y ahí las necesito a ellas, porque puedes imaginar que por mí quedarían un par de cosas y nada más, pero ellas no están por la labor, así que esa es tarea de las tres, ardua tarea de consenso entre lo que se da y con lo que se quedan....

      Eliminar
  4. Ya me gustaría a mí tener ese rinconcito... enhorabuena por tener un buen hueco!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha costado lo mío no creas que eso es así de fácil, son muchos años y mucho comer la oreja con "necesitas un sitio mejor" jajajajajajajjaaaa
      Besines

      Eliminar
  5. Jajaja, has confesado sin que haya hecho falta ni pedírtelo. Creo que es algo así como "excusatio non petita, culpa manifesta". Vamos, que le has intentado colar al padre que iba a tener un despacho super mega guay, y lo que ha pasado es que ¡Por fin! Has encontrado un rinconcito para tí. Pues enhorabuena, y a sacarle provecho!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. a alguien se lo tenía que confesar jajajajajajajajajajajaaa efectivamente así ha sido. Pero que conste que el padre tiene ahora un despacho supermegaguay en el que puede recibir dignamente, si yo lo he hecho todo por él :)
      Besines

      Eliminar
  6. Ahhhhh que tiempos, los de mover muebles....jajjajaja
    Te ha quedado un rincón precioso y te doy toda la razón, vas al centro comercial y te encuentras a miles de personas paseando y ni una bolsa y nadie en la cajas.
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Se acaba verdaderamente algún día? porque a día de hoy tengo muchas cosas en mente, para cuando se vayan de casa definitivamente, si algún día se van.... jajajajajajajajaa
      Me alegro que te guste, es míoooooo sólo míooooo jajajajajajaa
      Mira de verdad, es que tener que esperar como lo toquetean todo se sientan en los sofás, sacan hasta los libros que tienen en las estanterías ¿para qué? y tú ahí mientras tanto con el papelín en el que llevas dibujadas las paredes en las que quieres colocarlas y sus medidas intentando ver qué combinación te encaja mejor.... no puedo con ellos, de verdad.
      Besines

      Eliminar
  7. Pues te ha quedado monísimo!!! Cuánta luz... Ya verás como ahora que tienes este rinconcito, ni te acuerdas del sofá. Jajaja. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la tarde me pasé ayer ahí jajajajajajajaajaa
      Besines

      Eliminar
  8. Me encanta... bajo el ventanal... disfrútalo mucho que es super acogedor...
    Yo soy adicta a pasear por Ikea jajajaja (pero no doy mal lo prometo jaja)
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Lo estoy disfrutando y sobretodo me viene fenomenal. Ainss no sé no sé, seguro que no eres de las porculeras que toquetean todo y se sientan en todos los sofás y se meten por medio mientras otros están midiendo estanterías jajajajajajajajaja
    Besines

    ResponderEliminar
  10. Oye, estaba yo pensando en mover unos muebles ... ¿qué tarifa tienen tus hombres? ;-)

    Te ha quedado muy bien y totalmente de acuerdo con lo que comentas de Ikea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llegas tarde Páter, Primogénito ya huyó para la Pérfida Albión jajajajajaja eso sí si esperas hasta que vuelva en verano ya se lo comento jajajajajajaja
      Es que la gente es tremenda... bufff y pensar que tengo que volver.....
      Besines

      Eliminar
  11. es precioso tu rinconcito, Covadonga, de verdad. Lo de Ikea da para muchos posts. A mí lo que más me gusta es escuchar a las parejas de jovencitos discutir vivamente por una mesa o una silla. Si te fijas, la de parejas enfadadas que van por Ikea, es como para morirse de risa...o de pena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste, es míoooo, estoy que no me lo creo. Buff yo no sé que es peor si las parejitas jóvenes con morros de enfado, si los "mayores" él con cara de "quécoñoestoyyohaciendoaquí" mientras ella mira encantada y toquetea todo o la pareja con niño haciendo el cabra y tocando todo hasta romper algo, claro está....
      Besines

      Eliminar
  12. Ey, si yo esta entrada creo que la vi cuando hizo Inma la suya. Bueno, ahora no te perderé la pista. Biquiños!

    ResponderEliminar
  13. Hola! Vengo de casa de Inma. Soy la que se ha dejado liar para mediar en esto de no estarse quietas en los días de descanso. Pronto haré una recopilación sobre este tema y sobre su contrario, como dice Inma, la gente indolente. Anda que, la que has liao sin querer queriendo.
    Con tu permiso, me quedo por aquí. Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, estás en tu casa.
      Desde luego todo por no estarme quieta jajajajajajajaa, como dijo Primogénito "me marcho a Londres no vaya a ser que se te ocurra seguir moviendo muebles"
      Besines

      Eliminar