jueves, 1 de mayo de 2014

¿Qué toca hoy?

Ya he contado cienes y cienes de veces que en la adolescencia son como el Doctor Jekyll y Mr Hyde y que pasan de la euforia a la tristeza y del amor al odio en menos que un pestañeo, pero es que con Peque nos llevamos la palma.

Cada día, no cada minuto es diferente con ella, de pronto esta "pegañosa" a más no poder, encima de mí que no me deja ni respirar y al momento suelta un bufonazo que tiembla el misterio (que decía mi abuela y nunca supe muy bien qué quería decir).

Ayer por la mañana al ir al cole era una especie de fiera corrupia, una especie de demonio de Tasmania al que lo único que le faltaba era echar espumarajos por la boca, con el rabillo del ojo mientras conducía la vigilaba a ver en qué momento empezaba a echarlos. Allí la dejé, que la aguantasen sus amiguísisisisisisisimas del alma y el pobre B., que con ella tiene el cielo ganado, que sí que sí, que para ser su primer año como tutor de un curso de la ESO, vamos ha hecho un máster con ella, aunque el susto se lo va a dar el próximo año cuando ella le escoja como tutor personal, no sé si el próximo día que vaya a tutoría se lo diré para ponerle sobreaviso, aunque a lo mejor es peor y coge la puerta y se va del cole ante la que le espera, creo que me mejor me callo y en septiembre nos veremos las caras de nuevo. 


A lo que iba que me diluyo y me voy por los cerros de Úbeda, que aquí la doña lleva dentro un demonio de Tasmania pero también lleva a la niña más buena, más dulce y más sensible que pueda existir. Por poner un ejemplo, la pasada semana el padre de las criaturas se sometió a una pequeña intervención, de la que no habíamos dicho nada a nadie, bueno a mi madre que siempre siempre me lo saca todo, habilidad innata en ella que algún día contaré. Así que cuando recogí la niña a mediodía mientras subíamos para casa en el coche se lo dije, porque iba a ver a su padre con los puntos en la frente y no era plan de que le diera un jamacuco del susto. Contestó, como suele ser habitual en ella cuando no sabe muy bien qué decir, con un lacónico pos vale ok. Cuando vio a su padre en la cocina, de pie, no se atrevió ni a acercarse. Eso sí, desde entonces no falta el beso cada vez que le ve ni la mirada de reojo a la frente (no sé si espera ver salir de allí un alien). Pues ayer cuando la recogí en el cole, con los antecedentes de cómo la había dejado, creí que recogería a la reencarnación del mal vestida de uniforme, pero no, en su lugar me encontré con una niña que según se subió al coche comenzó a contar todo lo que le había pasado, lo que iba a hacer el fin de semana, y todo con una sonrisa en la cara. 


De momento hoy sigue en la cama, de un momento a otro y si no se dignan levantarse tendré que ir por ellas, miedo me da lo que me pueda encontar.....

25 comentarios:

  1. Te comprendo. Mi hija mayor estaba igual. Ahora empieza a tranquilizarse con veinte años. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. espero que se le pase antes, aunque por el camino que lleva no sé yo si a los veinte será pronto para ella....
      Besines

      Eliminar
  2. Guau, la bipolaridad adolescente! Y la sorpresa diaria que te llevas? ;)

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si fuera diaria, casi que me conformaría ;)
      Besines

      Eliminar
  3. Madre mía... Yo era igual. Mi madre ya tiene su parcelita de cielo ganada. Jajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que las madres tienen el cielo ganado, yo no era tan así, o al menos no lo recuerdo, igual si pregunto a mi madre....
      Besines

      Eliminar
  4. Dulces criaturas, que monas ellas...La mía de momento no es tan montaña rusa, está medio bien todo el día y luego tiene sus cinco minutos por algún asunto gravísimo o porque me pongo pesada con algo, sube la voz, la subo yo más, echamos los sapos y culebras por la boca, y a los cinco minutos como si tal cosa.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son de un lindo, tan guapas y tan monas cuando están dormidas jajajajajajajajaa, lo de Peque es de un par de años a esta parte, así que espero que algún día se le pase y espero ese día con ansia.
      Besines

      Eliminar
    2. Aquí acabamos de tener movida, siempre quiere dormir fuera, y es algo que no me hace ni puñetera gracia, menos hoy, después de llevar dos días enferma. La negativa ha conllevado una frase muy bonita - yo creo que lo haces porque te gusta joderme! - portazo y en la habitación está, y yo me pongo de una mala leche...

      Se me está ocurriendo una idea...un "hilico" del que tirar...

      Eliminar
    3. ufff es que siempre quieren más y más.... Peque esta mañana se encontraba mal, le dolía la cabeza y ganas de vomitar, ¿pues no me dice por la tarde que está pensando en bajar "con la secta"? casi me la como, pero no debía encontrarse muy bien porque no puso mucha pega, aquí la tengo ahora en mi cama viendo la tele....
      Besines

      Eliminar
    4. Oh! Así ha estado la mía dos días, con dolores de cabeza, naúseas, mareada, y le han dado hasta lipotimias, serán estos cambios de tiempo raros

      Eliminar
  5. Recién llegada estoy y los ojos me hacen chirivitas viendo tantas entradas interesantes sobre adolescentes. A mí la adolescencia me queda lejos, porque la mayor solo tiene 7 años, pero la preadolescencia ya la estamos alcanzando. Sin embargo, la que es bipolar no es esta, sino la de 4... el troll-orco...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, aquí tienes tu casa, de momento aprovecha de la infancia, la adolescencia tiene sus momentos, unos estupendos y otros no tan buenos, pero se sobrelleva.
      Besines

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. pos sí, paciencia kilos y kilos de paciencia ;)
      Besines

      Eliminar
  7. jajajajajjaja.. pero de mayores también somos así.. lo único que tenemos más herramientas para autocontrolarnos.. y conseguimos seguir la marcha sin sacar a nuestro troll a pasear..
    ellos tienen esos mismos problemas, esos no sé que hacer ni por donde ir, ni lo que quiero.. pero no tienen las herramientas. están aprendiendo.. y seguro que sabes enseñarle..seguro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. a ver yo tengo mis momentos, que sí, que lo sé pero no soy tan "bipolar" como ella, necesito mi tiempo para cambiar de estado jajajajajajajaa
      Besines

      Eliminar
  8. Veo que tenemos muchos amigos en común, pero te conocí a través de twitter.
    Te dejo un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantada de tenerte por estos y otros lares.
      Besines

      Eliminar
  9. ¿Cambios de humor adolescentes? ¿Qué es eso? Ya le adivino hasta las notas por la cara... si no bufa antes claro. Eso si, casi a final de misa, por ejemplo, va y te suelta un "te quiero mucho" que te desarma, sobre todo porque siempre ha sido un cardo borriquero camuflado. Y sobre todo, que no hay enfermos en la familia, que la pobre se pone fatal (uno de sus abuelos murió cuando tenía 4 años, y la otra abuela hace unos meses; pobre).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo creo que ya por la forma de cómo abre la puerta del coche ya intuyo por dónde van a ir los tiros jajajajajajajajajaa
      ainsss estos niños ....
      Besines

      Eliminar
  10. Qué te voy a contar que tú no sepas!!! Ánimo y paciencia, que ya se sabe, mal de muchos...
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí lo sé, y además viendo lo que hay y oyendo lo que se oye tampoco nos podemos quejar.
      Besines

      Eliminar
  11. jajjaaj Me ha encantado lo de "La reencarnación del mal vestida de uniforme". jajjaja
    Todo lo que quieras pero es preciosaaaaaaa. :P
    Besazo

    ResponderEliminar
  12. Sí sí, guapa muy guapa, pero te digo yo que a veces hace bueno al demonio de tasmania
    Besines

    ResponderEliminar