miércoles, 9 de julio de 2014

Llegó la peregrina

Pues sí,  ya llegó la peregrina, agotada, contenta, feliz y "morenaperegrina".

Durante los días que duró el Camino hablé con ella todos los días por la noche, cuando les daban el móvil, sólo unas horas al atardecer y a la  hora de acostarse devolvían el móvil. Se le notaba en la voz el cansancio pero también una tranquilidad, una bondad y una juerga se oía por detrás, a veces resultaba practicamente imposible escucharla, sólo se oían gritos y carcajadas, para mi tranquilidad, claro está. Eso y la pregunta diaria ¿cómo están los pies? ¿alguna herida? con la contestación día tras día la misma nada, mami, pero nada de nada, no me duelen ni me salido nada.
No recuerdo qué día, después de hablar con ella, le dije al padre de las criaturas mucho me temo que en cuanto ponga un pie en el suelo después de bajarse del autobús vuelva a convertirse en ella misma, pero me ha dejado alucinada, es la tranquilidad en persona, bondad infinita. Y es que la conversación de ese día era digna de haberla grabado todo en plan mami te quiero y te echo mucho de menos, también a papi, si hablas con Tita dile que les quiero mucho a ella y a Tito y les echo mucho de menos, a Titina si la ves también se lo dices. Han pasado un par de días desde que llegó y aunque ya ha habido algún "ramalazo" parece que el Camino le ha sentado bien.
Ella que es de piel muy blanca, le cuesta un montón coger color, ha venido "morena peregrina", o lo que es lo mismo con las marcas de camiseta, pantalón y calcetines. Para su desesperación, por una parte, aunque por otra lo luce muy contenta.
Lo primero que dijo según bajó del autobús fue en segundo de bachiller vuelvo a hacer el Camino para que os hagáis una idea de que la experiencia fue estupenda, que no sólo es que lo haya pasado bien, sino que vuelve con intención de repetir y eso que A. se enfadó con nosotros porque cuando vimos que ya estábamos llegando a la plaza echamos a correr chillando como locos y cantando y según ella no teníamos que haber echado a correr, pero es que corrimos todos hasta J. (uno de los curas que iba con ellos). Al pobre T., uno de los monitores compañero de LaMediana, hasta se le rompió el móvil que le cayó mientras saltaban emocionados por haber llegado a Santiago.
Comió de todo, porque llevaban "cocinero", un día me dijo que tenía que hacerle lentejas con arroz, que las habían comido ese día y estaban buenísimas, rió, saltó, caminó, reforzó amistades, durmió en cama, en literas, en colchonetas e incluso en el suelo. Vivió sin móvil y sobrevivió fue genial estar sin móvil, sin tele Convivió con quien le cae fenomenal y con quien no le caía tan bien. Caminó en silencio y caminó cantando. Celebró cumpleaños de algún caminante y celebró finalizar el Camino. Fue toda una experiencia que piensa repetir dentro de dos años porque en 1º creo que no se hace, porque tenemos la Javierada

Foto de familia al llegar a Santiago

21 comentarios:

  1. Debe ser una experiencia genial, siempre me ha llamado la atención, aunque nunca me atreví :) Me alegro de que tu hija lo haya disfrutado tanto.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estás igual que yo, siempre me pareció una experiencia única y que hubiera querido hacer pero siempre me dió un poco de miedito.
      Besines

      Eliminar
  2. Mis hijas también lo hicieron y les encantó. un beso.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué pena que esos días tranquilos post camino (en este caso, en el de mis hijos, los campamentos) sólo duren eso, unos días. Luego vuelven "a su ser" y ya no están tan cariñosos, tan serviciales....ainsssss
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que eso tiene que ser como el propósito de la enmienda de cuando te confesabas/confiesas, pero en exagerado. En vez de durarte unas horas te dura unos días.

      Eliminar
    2. Pues sí, el efecto ya empieza a diluirse con el paso de los días.... qué lástima!!!! en unos días estaré ya echando espumarajos por la boca y pensando qué poco ha durado el Camino y a ver si para la próxima les dura un poquito más jajajajajaaajaa
      Besines a ambos

      Eliminar
  4. Cuanto me alegro de que la experiencia la sentara tan bien y volviera renovada. A ver si te animas a hacer la camino que tiene pinta de ser muy divertido. Yo lo tengo pendiente. Pero me gustaría hacer un tramo cuando mis hijos ya sean mayores :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí es algo que siempre hemos pensado que nos gustaría hacer, pero se ha quedado en eso en "un año tenemos que hacer al menos una parte de el Camino", en gran medida la culpable soy yo porque me no me he atrevido ;)
      Besines

      Eliminar
  5. A mí personalmente es una cosa que me gusta, pero tampoco me llama mucho la atención. Pero claro, con ¿16? años, pues no es lo mismo. Ojalá tenga mi hija alguna oportunidad de hacerlo. Me alegro de que haya vuelto tan contenta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mí fíjate siempre me ha llamado la atención pero nunca me atreví a hacerlo. Sí he ido a Covadonga caminando pero el Camino como que me impone un pocomuchobastante, ya sabes como te digo ¿verdad?. Creo que es una experiencia total, Peque ha llegado encantada y feliz.

      Eliminar
  6. Se ve que es toda una experiencia. Felicidades a la hija por haberlo hecho y a la madre por el regreso, aunque más tarde o más pronto dirás que no te importaría que volviera para que te dejara otros días en paz.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya empiezo ya, no creas que hay momentos en los que pienso "con lo tranquila que yo estaba mientras ella hacía el Camino" y en breve ya estaré echando sapos y culebras jajajajajajaaa no lo dudes.
      Besines

      Eliminar
  7. Vamos, el morenopaleta de toda la vida jaja.

    Te voy a decir lo que todos, me parece una experiencia enriquecedora, sobre todo para estas niñas acostumbradas a la comodidad. Sólo por la frase de "fue genial estar sin móvil ni tele" ya ha valido la pena

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sí, sí, pero queda más pijo decir "morenoperegrino" onde vas a parar!! jajajajajajajaja
      Pues sí, yo cuando la oí no daba crédito, creí que iba a ser lo que peor llevase, porque cuando va de convivencias es lo que peor lleva que le quiten el móvil.
      Eso sí, ojo a la niña, ayer la riño porque va descalza por casa, como siempre, y me dice muy seria y muy tranquila "austeridad mami, estoy practicando la austeridad" casi me la como!!!! jajajajjajajaa
      Besines

      Eliminar
    2. Jajaja, sí claro, cuando les interesa siempre tienen argumentos. Dile que para seguir con la austeridad nada de comprar más ropa este verano, ya verás ya...

      Eliminar
    3. Sí sí, me vino que ni "pintao" cuando al ratín llegó con la cantinela "maaamiii ¿cuándo vamos de rebajas?" austeridad hija austeridad, este año no hay rebajas ;)

      Eliminar
  8. A mi me encantaría hacer el Camino algún día!! Pero es algo que postpongo y postpongo... y un día de estos me lío la manta a la cabeza y ya no lo digo más!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Líatela que merece la pena, mira Peque pensando en repetir y su madre sin haberlo hecho :(

      Eliminar
  9. Oye, dónde está mi comentario???? No sé qué le pasa a Blogger últimamente pero se está poniendo gordaco de tantos comentarios que se traga.

    Te decía que al mío le pasa igual cada vez que vuelve de campamento. Vuelve hecho un amor, dócil, cariñoso, suave, suave... pero le dura un par de semanas, luego se vuelve el mismo desordenado procrastinador de siempre.

    Disfrútala que no va a durar mucho!

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que se los traga que sí, que he tenido que repetir alguna respuesta que otra. Que entre que yo estoy un poco tonta y esto....
      Sí, si es que son todos iguales, se van nos echan de menos, vuelven hechos unos amores pero con el paso de los días vuelven a su ser natural.
      Besines (a ver si este no se lo traga blogger)

      Eliminar