martes, 25 de noviembre de 2014

Dando vueltas

Ultimamente estoy dándole muchas vueltas a varias cosas, por un lado está el acondicionamiento de un pequeño cubículo en el garaje, en esas series de decoración de Divinity dirían un apartamento, las adictas a ellas sabréis de qué hablo. Sí, me da igual que sean los gemelos, que el que busca casas y ella arregla en la que viven para que luego elijan, cualquiera me sirve, esas en las que en un abrir y cerrar de ojos, te hacen un apartamento superfashion en el garaje de casa que tú tienes todo hecho un desastre lleno de cajas y trastos varios.
Pues aquí Peque, que es adicta a esos programas, creo que ya comenté en otra entrada que ha decidido hacer arquitectura, "voy a estudiar arquitectura y diseño de interiores, así lo hago todo, les diseño la casa tanto el exterior como el interior, yo les hago todo, hasta les digo qué cojines colocar y dónde", está en plena campaña de desahucio hacia su hermano. Empezó poco a poco "si esta fuese mi habitación, cambiaría ... " y dibujando planos y más planos, en perspectiva, sin ella, .... la verdad, es que hay que decir que se le da bien.
Desde que se marchó en septiembre Primogénito, se hizo con la habitación de su hermano, cambió el edredón, se llevó su almohada y la almohadina (sigue durmiendo con la almohada de la cuna) y a Dipsy, poco a poco también el oso, el perro azul y sus trastos, le vació algún que otro estante del armario para colocar sus cosas, no más porque la mayoría de la ropa la comparten las dos y LaMediana se negó a que se llevase la ropa. Todo lo fue haciendo poco a poco, cada día aparecían más cosas suyas en la habitación de su hermano ... Le descolgó la diana y colocó el cuadro con fotos suyas y de su prima C., que ésta le regaló para el cumple,  llegó un día que sacando la ropa de la lavadora encontré ¡¡una camiseta de pijama de Primogénito!!. Vamos, que se ha ido haciendo poco a poco con la habitación y claro, ya tenemos fecha de regreso de Primogénito por Navidad, como el turrón, y ¡¡¡no quiere volver a su habitación!!!
Lo bueno, es que si bien, al principio de irse de la habitación que las dos comparten, LaMediana le suplicaba por las noches fuese a su cama a dormir porque no quería dormir sola que le daba miedo, ahora no quiere que vuelva "que no, que ya me acostumbré a dormir sola y ya no tengo miedo, y así no me despertará hablando dormida, que yo creo que tengo miedo por las noches por dormir con ella que habla dormida y dice cosas raras"
Las dos están convencidas de que cada una quiere su habitación y que su hermano que ya es mayor "necesita intimidad y un baño para él solo, así que lo mejor que podemos hacer es que él tenga su habitación abajo en el garaje, con su baño y además estará encantado porque no le reñirás cuando meta a Jacko en la cama, y por tener tiene hasta cocina/comedor, y si se lo ponemos bien gimnasio"
Que esa es otra, que lo que antes era habitación de juegos de los niños, ahora es trastero de niños y habitación de los perros, pues en el sofá cama es donde duermen los dos perros, y todo lo que ha ido sobrando de sus habitaciones en los últimos años está por allí apilados. Por otro lado, en los últimos años, el garage en general ha pasado a ser un trastero donde todo está sin orden ni concierto, se almacenan las cajas sin saber qué hay en ellas y, sin embargo, las estanterías colocadas para almacenar están cuasi vacías. La banca de pesas y abdominales acumulan anoraks viejos y trastos varios.
También pienso, que es cierto, que el niño ya tiene una edad, y quizás sería bueno para todos que él tenga cierta independencia e intimidad, que además está acostumbrado a vivir solo y a mí me saca de quicio cuando empiezo a ver que los pantalones se van acumulando junto con los jerseys, sudaderas, etc. encima del sillón de su habitación. Que los primeros días paso encantada y recojo y no digo nada, pero cuando está tres meses en casa... como que me harta un poquito ver como se tira días y días amontonando ropa en el sillón y empiezo a pegar voces, que a mí lo que haga por allá con su ropa y su habitación me da igual, pero aquí no, un poquito de por favor.
Así que aquí estoy, decidida a dar un cambio en casa, dando vueltas a ver si con un poco de suerte para Semana Santa ya le tenemos preparada la habitación abajo y despejado el garaje por completo. Claro que necesito colaboración para ello, de momento ya he conseguido que el padre de las criaturas piense que es buena idea, y que sí que lo vamos a hacer. Ahora lo complicado es a ver en qué momento lo engancho para ponernos a ello.
Y como esta también es mi casa, pues también ando ahí ahí, porque las niñas ya son mayores, ya no son dos locas adolescentes, tienen sus  momentos, claro está, pero ya no es lo mismo que cuando empecé. También porque cada día tengo menos tiempo, al menos de momento que es casi un vivir sin vivir en mí. No sé qué haré. De momento sigo pensando qué hacer.

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Peque y el Servicio Social.

En el colegio de Peque dentro de la formación integral que ofrecen a sus alumnos, uno de los valores en los que se trabaja es el de la Justicia y Solidaridad. Se hace de diversas maneras durante toda la etapa escolar, adecuándolo, claro está, a las edades de los niños, intentando formar jóvenes responsables de sí mismos y solidarios con el mundo que les rodea, tanto para sensibilizar sobre las desigualdades económicas y sociales como para promover una acción crítica y trasformadora, cuyo último exponente es el Servicio Social, en el cual participan alumnos, profesores y padres.
En primero de bachiller es el primer curso en que los alumnos forman parte del Servicio Social, hasta el año pasado, creo, era voluntario, pero ahora es obligatorio y evaluable. Cuando en su día se anunció suscitó cierta controversia la obligatoriedad, eso sí desde fuera del centro, como bien explicaron casi el 100% del alumnado de primero de bachiller realizaba el Servicio Social, por tanto ¿por qué no evaluarlo como parte de la asignatura de Religión?.
Así que este curso Peque comenzó con el Servicio Social. Consiste en una hora y media semanal de trabajo en un centro social después del horario escolar. Se deja en manos del alumno la elección del tipo de proyecto en el que desea participar, puede ser acompañar ancianos en diversas residencias de la ciudad; acompañamiento hospitalario de aquellos que se encuentran solos en los hospitales sean niños o mayores; diversas actividades con personas con discapacidad psíquica, bien acompañamiento en residencia o salidas, juegos o deportes; o bien, apoyo escolar o acompañamiento de menores.  Todo ello en diversos horarios durante los siete días de la semana.
Así que tras la elección por parte de los alumnos y el consiguiente quebradero de cabeza para encajarlos a todos por parte de la responsable del Servicio Social, para que todos los proyectos cuenten con alumnos, el pasado mes Peque comenzó su Servicio Social en un centro de menores para acompañamiento el sábado por la mañana.
Decir que Peque dudaba entre el acompañamiento a ancianos o niños, pero con el cuadro de horarios que les dieron, ella, con muy buen criterio (empiezo a pensar que me la han cambiado y no me enteré, fíjate tú), pues como decía, eligió acompañar a niños en una residencia de acogida los sábados a las 10 de la mañana. Sus razonamientos fueron como todo en ella, casi una comedia  
por una parte prefiero los viejecillos, me dan tanta pena, pero tú imagínate que se me muere uno, buff quevaquevaqueva, me muero de pena, aunque así le habré hecho pasar buenos ratos, ¿a qué sí mami? 
 sí, hija sí;
 pero es que el horario me va fatal, porque es de lunes a jueves, ¿qué pasa que los fines de semana se van de juergafiestaparty o qué?
No, lo que pasa es que los fines de semana muchos tendrán visitas de la familia, y a lo mejor esos días van los de segundo de bachiller que durante la semana lo tienen más difícil;
Claro y como en primero no tenemos nada que estudiar. No, pues decidido no puedo ir a los viejecillos, cachis. Entonces me apunto con los niños el sábado por la mañana, así madrugo, voy con ellos, y cuando vuelva me pongo ya a estudiar.
Como veréis cualquier parecido con mi hija es pura coincidencia. Porque además !!!es que lo está haciendo!!!, no el Servicio Social, no, eso por supuesto, y además contenta y encantada ¡¡¡ estudiar cuando llega!!!!
Está con niños pequeños, el mayor tiene 7 años, sabe que no debe contar cosas de los niños ni preguntarles a ellos, pero ella nos dice que los niños se lo cuentan sin que ella pregunte nada y que de alguno le da mucha pena. El primer día llegaba pelín indignada con la chica que las recibió (van dos en el mismo horario, pero están con grupos diferentes, ella hasta 7 años y L.A de 8 a 12 años) porque les dijo "no os deben dar pena, no son pobres, y aquí tienen de todo, no dejéis que hagan con vosotros lo que no deben hacer, venís a pasar un rato con ellos, jugando, leyendo o lo que vosotras queráis" "¡¡cómo no me van a dar pena mami!! alguno me ha dicho cada cosa, los más pequeños no, porque no se enteran, pero..., y al irme vino una niña y me dijo "te voy a matar para que no te vayas", ay pobre, ya le dije que el próximo sábado volvía"
La verdad, es que es duro, pero con 16 años ya tienen edad de ver que no todos tienen la misma suerte que ellos, que hay realidades muy duras y que la vida en algunos casos es muy jodida, bien por enfermedad, o porque al llegar a mayores están solos, o quizás lo más duro es ver niños solos y que han visto y padecido cosas que ningún niño debería ver o pasar. Este contacto con estas realidades les hace madurar y sentirse útiles, aunque sea un ratito muy corto. Un día de estos, me dijo "el otro día T., que es un tonto flipado que no quería hacer el servicio social, me contaba que estaba encantado, él va a ayudar a hacer deberes a unos niños y que si no hubiera sido obligatorio no lo hubiera hecho y se lo habría perdido, que la pena es que no pueda ir más días, yo si pudiera iría más tiempo o volvería el domingo, igual un día les pregunto si puedo ir los domingos un ratito también"
Así que a aquellos que criticaban que este colegio pusiera el Servicio Social obligatorio porque el vuestro nunca lo haría, desde aquí deciros que antes de hablar, mejor preguntar e informarse un poquito.

lunes, 3 de noviembre de 2014

Esto no es quinto de la ESO.

Peque ya ha asumido que está en Bachiller, que esto no es quinto de la ESO, que el curso va a ser muy duro y de momento, y hasta nueva veletada, está muy concienciada con que tiene que estudiar mucho y tener buenas notas "aunque no soy del biosanita (rama biosanitaria y en la que la mayoría aspira a hacer medicina para lo que precisan una muy buena y alta nota de la pau) y no necesito hacer un bachiller de 10, quiero tener buenas notas y así que me dejéis ir a hacer Arquitectura a Navarra" .
Así directamente y sin preguntar y sin previo aviso. Bueno, no, sin previo aviso, no. El curso pasado ya manifestó su intención de hacer Arquitectura, pero la idea era otra "vamos a hacer arquitectura LG y yo, y nos vamos a Madrid, que allí está la tía de LG y así tenemos casa", como veréis muy organizaditas ellas. Pues ya no, este año ya no. Como todos los años en bachiller, más especificamente, en segundo de bachiller, algunas de las universidades privadas vienen al cole en campaña de marketing y captación, todo en plan "supermegafenomenal", pero este año ya han empezado, al menos dos, y han ampliado a primero de bachiller. Y claro está, dónde va a parar, ahora resulta que quiere irse a Navarra, hombre... faltaría.... 
La cuestión es que cuando el año pasado lo dijo no le hicimos mucho caso, hasta ese momento siempre desde que era muy pequeñita dijo que ella quería ser veterinaria, pero .... decidió que ella no podría ser veterinaria porque a muchos dueños no les dejaría los perros "se los quitaría como a algunos padres les quitan los niños y bueno eso de que algunos les sacrifican cuando son mayores, a ellos les sacrificaba yo, pobres perrinos"
Así que  decidió dar un cambio radical y pasarse a la arquitectura. Pero vamos, que con los antecedentes que tenemos en esta casa, que al final han terminado haciendo carreras que nunca pensamos que harían, pues que no le damos mucha importancia de momento. Eso sí, creo que la muy bruja lo que sí está buscando es una carrera que aquí no haya para así irse porque "estar en la universidad y en casa, como que no pega"
Así que con tal actitud ha empezado el curso y ahí está dándolo todo, o parte, que tampoco vamos a exagerar. Eso sí, lleva dos fines de semana seguidos sin salir, no damos crédito de lo que está ocurriendo con ella "¿nos la habrán cambiado en algún sitio y no nos hemos enterado? decía el otro día su padre, "es que no me acostumbro a verla ahí tan metida en el papel estudiante responsable". Por si acaso no se lo decimos mucho, no vaya a ser que sea contraproducente y decida que ya está bien y vuelva por sus cauces habituales, estudiar justo justo la víspera y conformarse con aprobar, que como hasta hace bien poco ella misma decía "ya está bien, para qué más".

También ha decidido ocupar la habitación de Primogénito y empezar una batalla de acoso y derribo para intentar desahuciarle directamente. Se ofrece a limpiar de juguetes y trastos la habitación de juegos (en el garaje) para habilitarla como dormitorio para su hermano. Ella utiliza todo tipo de estrategias, de momento, nos ataca a nosotros y me imagino que luego pasará a atacar al hermano. Eso sí todo en positivo, sus mensajes son tipo "si él estaría más cómodo abajo, tendría un baño para él sólo y no como aquí que lo comparte con nosotras" "no le reñirías cuando mete a Jacko a dormir con él en la cama" "seguro que él quiere, sacamos todos los trastos también del chiringuito y sería como un apartamento, como los que  hacen en las series de decoración"...

La verdad, y esperando no lea esto, me está haciendo pensar que quizás no fuese mala idea. En el garaje la habitación de juegos, muy utilizada cuando eran pequeños, ahora ha pasado a ser el dormitorio de los perros, duermen ambos en la antigua cama de Primogénito, está lleno de estanterías y sólo sería cuestión de colocarle un armario o incluso cerrar con puertas alguna de las paredes llenas de estanterías. El baño, sólo habría que ponerle una mampara en la ducha y punto. El chiringuito apenas lo utilizamos y últimamente se ha convertido en un almacén más de la casa.....El niño tendría su intimidad, sí, pero .... para el poco tiempo que viene a casa la verdad es que me apetece que esté arriba, al ladito de mami, que bajarle dos plantas me da como cosa.... Otra cosa sería si estuviese aquí viviendo, pero para dos días que viene de vacaciones.... 

Bueno, pues así vamos, con Peque estudiando porque "esto no es quinto de la ESO" e intentando el desahucio de su hermano para quedarse con la habitación....