lunes, 29 de diciembre de 2014

Se acaba el año


Pues sí, hoy ya es 29 de diciembre y a este 2014 le queda muy poquito muy poquito. El momento en que somos conscientes de que un año se termina es aquel en el que echamos la mirada atrás y hacemos balance de lo que ha sido el año y cómo lo hemos vivido. Si tenemos ganas de acabar con él y ver si efectivamente, con las campanadas y el inicio del nuevo año se acaba ese año tan horroroso que hemos vivido e iniciamos con ilusión todo lo que nos traerá de nuevo el año que se inicia. Si por el contrario, tememos iniciar el nuevo año y que el año espléndido que estamos viviendo llegue a su fin. O bien, damos por terminado un año, con sus cosas buenas y otras no tan buenas, para iniciar un nuevo año al que nos asomamos con ilusión.
Pues bien, haciendo el balance del año que está a puntito a puntito de terminar, he de decir que este 2014 me ha traído muchas cosas, la mayoría no buenas sino muy buenas, experiencias y, sobre todo, mucha gente buena. En este 2014 se han incorporado a mi vida muchas personas, algunas han entrado y salido de ella casi sin darme cuenta, otras se han instalado en ella, he disfrutado de su compañía y de pronto se han ido dando un portazo dejándome con una sensación de no saber qué ha pasado, he tenido decepciones, sí, personas de las que esperaba algo más, otras han hecho  justo lo que nunca pensé que harían; otras personas directamente no han llegado ni a decepcionarme porque han  hecho justo justo lo que dije que  harían aunque me hubiera gustado equivocarme. Y luego están todos aquellos que han llegado a mi vida, algunos a pesar de mis reticencias iniciales, y se han instalado en ella y aquí están y espero y deseo que sigan años y años. Todo esto ha ocurrido en el mundo 1.0, sí, pero también en el 2.0 y a las de este mundo "virtual" espero y deseo que este 2015 que está a puntito de empezar sirva para "hacer de carne y hueso", ya sea en un sitio u otro. Ese es uno de los grandes deseos para este próximo año que en unas horas va a comenzar.
En otro orden de cosas, pues el año ha ido, con sus ilusiones y sus desilusiones, con grandes dosis de trabajo e ilusión y algún que otro "bofetón", con algún que otro proyecto para un futuro próximo y con la incertidumbre de saber qué va a pasar con algo cuando depende de otros.
El 2014 ha sido el año en el que Primogénito ha terminado sus estudios. Ya es un señor graduado, ainss que mayor estoy ya, lo cual no significa que se quede en casa, sino que se vuelve a Londres a trabajar.  LaMediana prosigue con sus estudios, cada día le gusta más lo que está haciendo así que lo hace encantada y entusiasmada. Peque se ha centrado en sus estudios y ya no parece ni su sombra, siempre preocupada por las notas, los trabajos y menos preocupada en salir. Vamos lo contrario que el curso pasado en cuanto a estudios, porque sigue siendo la payasa de la casa y sus puntazos a veces, dignos del mejor humorista.
La lista de propósitos esa con la que siempre iniciamos el año, ya casi que la dejo para más adelante, porque viendo que cada vez que hago una lista, que mira que me gustan a mí las listas, que soy de esas que lleva la agenda llena de post it de colores, bueno que lo que decía, que cada vez que hago una lista de propósitos siempre se va todo al traste. Así que esta vez, casi que voy a esperar que comience el 2015 y  ya si eso... iremos viendo. Además así casi que me justifico otra entrada para estar por aquí de  nuevo.
Desde aquí, brindo con todos vosotros por un próximo año, que sea mejor que este que acaba y que en él podáis cumplir todos vuestros sueños. Nos seguiremos viendo, si queréis por aquí el próximo año.  BESINES PARA TODOS Y

Feliz Año

viernes, 19 de diciembre de 2014

Vuelve a casa Vuelve

Síii como bien podéis deducir Primogénito vuelve a casa por Navidad, o mejor dicho ¡¡¡ya volvió!!! ayer a  las 10.49 y con puntualidad británica el avión de la compañía Ryanair procedente de Londres tomó tierra y entre los muchos viajeros que de él descendieron estaba él, Primogénito.
Más guapo.... más alto... más listo.... más... más... más.... ainsss todavía estoy emocionada y como bien dice mi querido amigo P., se nota que viene el niño por la sonrisa tonta en tu cara, claro que también sabemos cuando se va porque no hay quién te aguante. Vamos con amigos así, digo yo, quién necesita enemigos, ¿no? con cariño, tú sabes que lo digo con cariño. Ya sí..., bueno sí, sé que así es, pero joroba un ratito cuando te lo dicen, que conste.
Ayer le preparaba mi madre la comida, por el tema del horario, por si llegábamos tarde, etc., y flipáis con la abuela, aunque los nietos tampoco lo hicieron mal, no. Le preparó al niño una fabada que no se la salta un gitano, ahí, con contundencia, con sus fabes de la granja (que son tamaño xxl) su compango de Noreña, vamos de esas que cuando consigues acabar el plato piensas seriamente si serás capaz de ponerte en pie para seguir con tu vida, o si, por el contrario, quedarás ahí sentado a la mesa sin poder levantarte hasta el fin de tus días.
Pues no contenta con eso, preparó tortilla de patata, por si el niño se quedaba con hambre, allí no come de esto, y tú no se la vas a hacer, que lo sé yo. Pues sí señores, el niño tras un plato de fabes que no daba yo crédito se zampó la tortilla de patata. Ahí ahí, cogiendo fuerzas.



Y claro está, esto es Asturias, y no hay comida que se precie si de postre no hay un arroz con leche como Dios manda. Así que sí, Tita hizo su arroz con leche, que todo hay que decirlo es de los mejores del mundo mundial, Primogénito que se muere por el arroz con leche ya hace muchos años dijo "Tita el único arroz con leche más rico que el tuyo es el de Casa Segundo" y no le falta razón al niño. Y sí, os podéis imaginar que el niño se zampó su tarrina de arroz con leche que sólo faltó que la lamiese como un perrín.









A la comida a casa de Tita también fue LaMediana, Peque no, se quedaba en el cole, y tengo que decir que no lo hizo mal, salvo el arroz con leche que no le gusta, comió los dos platos, sí sí, que no sé dónde lo mete esta niña y tiene un saque...

Hoy Peque se queda de nuevo en el cole, si es que lo de esta niña es amor al colegio, no os lo podéis imaginar.... , y lo hace porque es tradición del colegio que todos los años el último día de clase para celebrar la Navidad todo el personal del cole tienen la tradicional comida, ésta tiene lugar en el colegio y la sirven los alumnos de primero de Bachiller. Y, claro está, ahí que se apuntó Peque.

Esta tarde imagino, se procederá al adorno de la casa, porque en casa de los García desde ayer ya es oficialmente Navidad.