viernes, 6 de marzo de 2015

New York

¡¡Qué decir que no se haya dicho ya de Nueva York!! Es sencillamente fantástica, maravillosa, increíble y con tanto y tanto que ver, y tanto y tanto que se puede hacer. Viajamos a New York los dos solos hace unos años y llegamos el viernes después de que celebrasen el Día de Acción de Gracias, finales de Noviembre. Pasamos una semana cuando la ciudad se llena de luces y espíritu navideño por doquier. Intentaré contaros las impresiones desde el momento uno de poner el pie allí.

El vuelo, algo más de siete horas desde Madrid, bien, salimos por la mañana y aterrizamos en el JFK pasadas las cuatro de la tarde. Para empezar una advertencia, nunca os limpiéis las manos con toallitas húmedas antes de pasar el control de  huellas en el aeropuerto. Desde aquel día nunca más lo volví a hacer. Cuando iba caminando hacia la aduana, me di cuenta que llevaba las manos manchadas de tinta de periódico, y yo que soy muy limpia no dudé ni un minuto en coger una toallita y limpiarme las manos. Llegamos a la aduana y pasa el Padre de las criaturas sin mayor problema, llego yo ... y aquel poli inmenso y negro muy negro y con cara de pocos amigos me mira y me dice No, casi me da mal, os lo aseguro again please, y yo venga a pasar el dedo por el aparato y él No Eso sí, que cara me debió quedar que hasta debió sentir lástima de mí y me soltó Please swipe your finger across your forehead and again please, con los nervios que ya me estaba viendo yo en el cuartón y a todo esto el Padre de las criaturas partiéndose la caja, no creáis que sufría por mí, no, sólo entendí dedo frente y otra vez, y ahí me puse a frotar el dedo en la frente mientras pensaba este tío es gilipollas ¿y si no me ha dicho esto y estoy yo haciendo el gilipollas y se está riendo de mí?, me quedó la duda, no creáis, pero oye dicho y hecho, volví a poner el dedo en el aparatito y esta vez sí. Me sonrió, o se rió de mí, siempre tendré esa duda, mientras ponía el sellito que me permitía entrar en USA.

Las maletas ya empezaban a salir, recogimos las nuestras y salimos directos a buscar nuestro chófer. Ahí ya empezamos a flipar. Teníamos contratado coche hasta el hotel, sin más, pero cuando llegamos nos estaba esperando una limusina hummer, espectacular y ahí ya se me puso una sonrisa tonta en la cara que no apeé hasta que llegué de vuelta a España. Las luces de Nueva York, es lo que más te impacta según te subes al coche y este se dirige a la ciudad, porque en invierno a las 4.30 de la tarde ya es noche cerrada y empiezas a ver esas imágenes de la ciudad que te has cansado de ver en miles de películas y entonces el coche se mete en las calles de la ciudad y te ves de pronto en Times Square, las luces, los neones, el tráfico, la gente... Llegamos al hotel, muy muy cerquita de Times Square, rápido cogemos la habitación y a la calle. Son poco más de las 4.30 pero ya es de noche y la primera percepción según salimos del hotel, son luces, neones,  gente, mucha gente, ruido.



Llegamos al Rockefeller Center y su árbol

















Y casi sin darnos cuenta estábamos en la Quinta Avenida















Nos reímos mucho ese día de nosotros mismos ya que parecíamos de pueblo jajajajajaa Todo era cámara en mano sacar fotos por doquier y mirar hacia arriba, a un lado a otro con los ojos como platos, vamos como si nunca hubiéramos salido del pueblo. De verdad, que hemos hecho múltiples viajes y creo que como la sensación de esas primeras horas en Nueva York, nunca. No sé si quizás el  hecho de que tantas y tantas veces la hayas visto en el cine, en la tele, ... 



Al día siguiente comenzamos muy temprano, desayuno en un deli y a patear la ciudad. Ese día cita obligatoria, buscar la tienda Disney en la Quinta Avenida y comprar un Nemo (petición de Peque no volváis sin mi Nemo). Una vez cumplido el requisito indispensable, el resto ya disfrutar de la ciudad. incluida visita a China Town, como no, que eso fue toda una experiencia, y un día de shopping, por el Soho.











Y así día tras día, patear Nueva York de un extremo a otro, nos quedó muchísimo por ver, eso es cierto, por tanto, volveremos. Comimos la mejor hamburguesa de New York en el JG Melon, espectacular, el que dicen el mejor perrito caliente de puesto callejero a las puertas del Metropolitan, museo espectacular, sin ninguna duda, donde por haber hasta hay una "réplica" de la Cruz de la Victoria jejejejeeje

Espectaculares las luces de la ciudad, la decoración navideña por todos los lados, de edificios, casas, locales, y los escaparates. Aquí os dejo alguna foto de los escaparates  que iban contando una historia y se voltean, de los grandes almacenes Macy´s donde se forman colas para ir pasando de uno en uno



Y tras unos días de frío intenso pero mucho sol, yo vivía pegada al gorro, la bufanda, los guantes y las gafas de sol, el último día amaneció Nueva York cubierto de una capa de nieve, y claro, corriendo fuimos a Central Park, de nuevo, porque no es lo mismo, está claro.

Times Square nevando a todo trapo
                                                                                      Central Park cubierto por una capa de nieve

Nos quedaron muchísimas cosas que ver, es una ciudad de la que volvimos encantados y a la que volveremos pero en otra época del año. A mí me apetece volver en primavera, más horas de luz y otro ambiente. Disfrutar de la ciudad más horas, aunque no lo hicimos mal, por la mañana horario americano, a las 7 a.m. ya estábamos desayunando y por la noche horario español .

Y ya de vuelta a España, volamos de noche y llegamos a Madrid, a las 6 de la  mañana, vuelo de vuelta a casa a las 7.30 y cuando llegamos al aeropuerto, aduanas, yo más dormida que despierta y un agotamiento tremendo, atentamente el señor guardia civil me pregunta si algo que declarar y mi contestación con cuatro maletas llenas a reventar, allí estaban de rebajas ya y aquí teníamos muy cerquita los Reyes, así que imaginaros...., un Nemo que habla, casi le da algo de la risa, y me dice no señora, si trae tabaco, bebida, ... Noo, sólo juguetes para los niños (y levi´s y converse, y ropa a tutiplen de Ralph Lauren, Tommy,...pero eso claro está que no se lo dije por si acaso, incluyendo un par de bolsos de China Town)





29 comentarios:

  1. Buenísimos tus dos momentos control de entrada en USA y el de la vuelta a España, jajajaja.
    Qué buena pinta ese viaje, me encantaría pasar una semanita en NY.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El momento aduana USA no se lo deseo a nadie, que mal rato pasé, no te lo imaginas, y a todo esto mi marido partiéndose de risa, y mira que habíamos quedado que yo entraba primero y luego él, por si acaso....
      Besines

      Eliminar
  2. Hola. que envidia de viaje... es un destino que tengo pendiente de hacer pero nunca tengo días suficientes... y me dá un poco de pánico tantas horas en un avión pero seguro que lo haré... qué risa en la aduana... y con bolsos de China Town!!! Me encantó ver todas y cada una de las fotos tan típicas y bonitas de tu viaje. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El viaje de ida se me hizo corto, un pis pas, se me hizo más largo el rato en la aduana jajajajajajaa
      La verdad es que una semana es poco tiempo, por eso tenemos que volver jejejjee
      Besines

      Eliminar
  3. Bien, Covi, un viaje maravilloso con un buen reportaje fotográfico, incluidas anécdotas "aeroportiles"... jajaja.

    Apretaos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El viaje la verdad, es que es una pasada. Hay tanto y tanto que ver en Nueva York....
      Besines

      Eliminar
  4. Un sitio al que me gustaría ir, pero tengo pendientes otros primero. Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí pendiente lo que se dice pendiente, tengo dos, ya os contaré....
      Besines

      Eliminar
  5. Jajajaja, un Nemo de contrabando!
    Que sepas que me das muchísima ENVIDIA, porque nosotros también lo conocemos, pero fuimos a finales de agosto, y siempre me quedarán las ganas de pasar unas blancas navidades neoyorquinas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te rías, que no te imaginas el descoloque que llevaba, llegué a casa me metí en la cama y hasta las tantas durmiendo me tiré. Si es que la vuelta de los viajes siempre es matadora ....
      El día que volvamos, que espero lo hagamos, será en primavera, me apetece.
      Besines

      Eliminar
  6. Justo un año antes de lo de las torres gemelas estaba yo allí. Veo ahora mis fotos en las que salen y se me pone la carne de gallina. Y salen en muchísimas. Estaban unidas a la imagen panorámica de Nueva York.
    Yo me hospedé en un hotel que estaba justo enfrente del Masison Square Garden. Se me agolpan los recuerdos. Mejor no empiezo, porque no terminaría.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo fui después y la verdad es que ver aquello, impresionaba, no podía sino venir a la cabeza las imágenes de lo que habíamos visto y se te ponía el vello como escarpias.
      ¿A que es empezar a hablar de NY y no parar?? jajajajajaa
      Besines

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
  7. Nunca me han llamado la atención las ciudades grandes pero, tal como lo cuentas, me dan hasta ganas de ir. No sabía yo el truco de pasarte el dedo por la frente... A mí no me dio problemas el aparatejo de las huellas en USA pero claro, yo iba con las manos guarras y no me dio por usar toallitas. Jajajaja. Besotes!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te rías que yo ya me veía en el cuartón allí dando explicaciones de por qué no tenía yo huella dactilar, que ahora me lo tomo a risa pero no te puedes imaginar que mal rato pasé...
      Pues la verdad es que al consorte no le hacía mucha gracia, prefería otros sitios, pero era una fecha especial y me dio el gustazo y la verdad es que a él también le encantó, así que algo tendrá ¿no?
      Besines

      Eliminar
  8. Es que los viajes de parejina de vez en cuando prestan mucho. Un besito y las fotos son preciosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sí, son necesarios, nosotros de vez en cuando hacemos una escapada, sobre todo cuando eran pequeños, ahora que ya son mayores les incluimos a veces en los viajes, no siempre jajajajaja
      Besines

      Eliminar
  9. ¡Qué recuerdos! Nosotros fuimos en Semana Santa de 1999 y lo pasamos genial. También trajimos juguetes, aunque lo que nos pidieron fueron Teletubbies.

    Buenísimo lo de los aeropuertos ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Quita quita que eso no se me olvida en los días de mi vida!!! Es una ciudad maravillosa, incluido para hacer shopping jajajjaa
      Besines

      Eliminar
  10. Buaaaahh, qué envidia!! Tengo un montón de ganas de ir, el problema es que es una pasta el viajecito... Pero bueno, a ver si pronto puedo escribir un post como este, jejeje!
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ya verás cuando vayas, como dice Macondo es oir/leer que alguien estuvo en Nueva York y te entran unas ganas locas de contar cómo te fue a tí, y como empieces no paras jajajajaajaja
      Besines

      Eliminar
  11. Te gusto N.Y, verdad? Pues imagínate vivir un año en el Village! Así vine yo, totalmente descentrada. Me costó más reacomodarme a Madrid que adaptarme a N.Y...

    Y es que N.Y lo odias o te gusta un montón. Y sabes: it's up to you, New York, New Yooooork!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantó no, lo siguiente. De verdad, mira que he visto sitios que me han encantado, sitios a los que volveremos, o al menos lo intentaremos, pero es que New York es ... diferente, no te has ido y ya estás pensando ¿cuándo volveré? uff la verdad es que si no fuera tan supercaro ir, sé que ya habríamos vuelto...
      Besines

      Eliminar
  12. amo a N York aunque vivo en Miami Me encanta con la frescura que has contado tu bello viaje
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me encantó, la verdad es que es una lástima que esté tan lejos ....
      Besines

      Eliminar
  13. Que bien que te divertiste en esa ciudad. Tendrá su encanto.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo tiene, de verdad, es una ciudad que engancha y hay mucho más que ver de lo que imaginamos.
      Besines

      Eliminar
  14. Dos veces he ido... y pensando en las tercera!! Buen reportaje maña!!

    ResponderEliminar