jueves, 26 de febrero de 2015

La rentrée .


Pues sí, aquí estamos de vuelta, mi blog y yo, renovados un poquito por fuera y también por dentro. Hoy comienza una nueva etapa en esta casa, espero y deseo que estos cambios sean también para estar más por aquí, al menos ese es el propósito con el que nace esta nueva etapa. Y espero que todos vosotros me sigáis acompañando.

Hablaré de todo y de nada. Os contaré mis cosas, como si no lo hubiera hecho hasta ahora, ya, ya lo sé. Os hablaré de alguna que otra de mis pasiones, además de mis hijos, sí. Reflexionaré junto a vosotros de mis preocupaciones, del tiempo, y no me refiero al meteorológico, que últimamente me hace pensar y mucho. De la importancia de vivir cada minuto, porque ese minuto que hemos echado a perder no va a volver.

Como ya sabéis mis hijos se han hecho mayores, de aquellos adolescentes irascibles, bipolares en sus cambios de humor apenas queda algún resquicio. Sólo nos queda Peque, dando los últimos "coletazos" a su adolescencia, con sus puntos aún álgidos algunos días, pero este año, la verdad, es que bastante centrada en los estudios y controlando ya bastante, esos cambios de humor impredecibles, aunque todavía a veces nos ataque con alguno a traición.

Aunque seguiré hablando de ellos, como no, esto no deja de ser un blog de lo más personal,  y a pesar de los mil fregados en los que ando, ellos ocupan una gran parte de mi tiempo y de mis energías, he decidido escribir también de más cosas y no centrarme sólo en ellos. Que conste que vosotros lo habéis querido, porque yo estaba dudando si seguir o echar el cierre.

Por tanto, empezamos con los cambios. Ya os habréis dado cuenta que he cambiado un poquito la imagen, he añadido etiquetas, cositas. He hecho, como me habéis dicho, un calendario editorial que suena muy bien, y así como muy motivador... lo que ya no sé es si lo cumpliré, que me conozco, pero prometo intentarlo. Vamos, que la idea es escribir más y mejor, ¿os lo creéis?, buff no sé, al menos más lo voy a intentar, de verdad. Y de esta manera "obligarme" a que los lunes escriba de una cosa, los martes de otra...  y así. De momento no os adelanto nada, más o menos ya lo tengo estructurado, pero no me gustaría fallar antes de empezar, poco a poco, lo iréis viendo. De todos modos tampoco penséis que voy a estar aquí a diario, no, no. Sólo confío estar más. Espero...


Así que nada mejor, que para no aburriros sólo con mi día a día, que es como el de la mayoría de vosotros, para que nos vamos a engañar, pues hablar de lo que me gusta. Ya os habréis dado cuenta, porque habréis visto las etiquetitas ahí arriba colocadas, que por aquí voy a hablar también de  decoración, de cosas que me gustan y quizás algunas que no acabo de entender, ya os había enseñado mi casa y algunos de los "movimientos" de muebles que en ella hemos hecho y otros que están "en camino",  de viajes algunos de los que he hecho y muchos de los que me gustaría hacer, el tema de los libros me encanta, peeerooo por aquí hay gente muy muy buena hablando de libros y la verdad, no me veo yo haciendo crítica literaria, prefiero leeros... hablaré de adolescencia, como no, así que estaré encantada de contaros cómo encaramos en esta familia algunos temas (admito sugerencias jejeje), en serio, no dudéis en decirme qué es aquello que os empieza a preocupar y yo estaré encantada de contaros como esta familia se enfrentó a esa situación. Y seguiré hablando de mis cosas, de mis hijos, de las cosas extraordinarias que nos pasen, vacaciones, exámenes, fiestas, cumples y demás cosas del día a día de esta familia. También vendré aquí a quejarme, si  la frutera me ha dado la lechuga demasiado "verde" jajajajaa.

Pues eso, que comienza una nueva andadura, con ganas, con intenciones muy buenas y espero contar con vuestra compañía. ¿me acompañáis? 



martes, 24 de febrero de 2015

Solidaridad

Esta semana el cole de Peque celebra la Semana de la Solidaridad, durante toda la semana habrá diferentes actos en los que se involucra todo el colegio. El pistoletazo de salida se inicia con una carrera y el punto final con merienda y concierto.

Durante todo el día de ayer se celebró una carrera solidaria, se trata de que durante todo el día y hasta las doce de la noche haya gente corriendo alrededor del campo de fútbol. Cada corredor tiene una ficha en la que anotará quien le patrocina, a cuánto se le patrocina el kilómetro y cuántos kilómetros ha efectuado, el importe total irá al proyecto de ENTRECULTURAS, ONG de la Compañía de Jesús, para construir un Centro de mujeres en el campo de refugiados de Tongogara, Zimbabwe.
Durante el horario escolar, lo han organizado para que cada curso lo haga a una hora, y a partir de las 5.30 es la hora de los equipos del cole y de todo aquel que quiera ir. El colegio, creo que ya lo he contado otras veces, promueve el hermanamiento entre los mayores y los peques del cole, así que Peque sabe que le toca "correr" primero con su hermano pequeño y luego sin los peques y les  han adjudicado la tarde,  pero también iban a correr a mediodía después de comer, eso sí "no nos quedamos a comer el bocata solidario, vamos al burguer, pero yo le voy a decir a B. si no puedo dar el dinero del bocata aparte, sin que cuente como bocata para que no gasten el dinero si no lo voy a comer".

Bien, pues se supone que el cole termina a las 5.30 los lunes, así que eran casi las seis y me llama, que no bajes a buscarme todavía que ahora estoy en casa de L. y a las 8 bajamos a correr otra vez. A eso de las nueve, más o menos, de nuevo suena el teléfono para avisar, que a las diez las recoge el padre de L.A. y ya la sube. Cuando, por fin, llega a casa son las diez y cuarto de la noche y la pobre llega que no puede con las piernas, agotada y muerta de hambre, pero contenta que motivación mami, no sabes cómo me prestó correr hoy, 37 vueltas al campo que dí, eso sí venía yo ahora pensando que cuando le vuelva a decir a B. (profesor de educación física) que no puedo correr, va a ser que ya no va a colar más, y es que hizo de todo, sol, lluvia, hasta el arco iris salió....




Todo el colegio se involucró en el maratón solidario, desde los peques de tres añitos hasta los que ya han salido del colegio, todos, incluidos profesores y el resto del personal del colegio y algún padre que otro también se pasó por allí.

Ver las imágenes que han colgado en la página del colegio, da una idea de lo que allí ocurrió, y la verdad, es que es un gusto ver a más de mil alumnos dando vueltas al campo de fútbol entre risas durante todo el día, con sol y con lluvia. Momentos en los que sólo había dos corriendo y otros en los que había overbooking en la pista. Y todos sabían por qué estaban corriendo, que no corrían por ellos, o porque hoy toca correr en la clase de educa, no, todos sabían que tenían que correr mucho y que lo hacían por una buena causa. Y es que es importante, desde pequeños inculcar el valor de la solidaridad con aquellos que nos necesitan.


miércoles, 11 de febrero de 2015

Cambios en el blog

No puede ser que escriba una entrada al mes, pero es que este blog nació como la necesidad de contar mi vida con adolescentes, ya que la blogosfera parece estar imbuida de bebés guapos y rechonchos, "comestibles". Todo son chupetes, gases, pañales, sus primeras sonrisas, cunas, qué es mejor cochecito o porteo, sus primeros paso, la elección de guardería y así hasta llegar al cole. En algunos casos llegamos a primaria y ¿luego? un agujero negro se los come, los niños no crecen, desaparecen hasta ser ellos los que escriben sus propios blogs. Por eso empecé a escribir, porque los niños crecen y se convierten en esos maravillosos adolescentes (modo ironía ON), en esos carros de hormonas con patas y todo lo que conlleva vivir junto a ellos. 

Y os estaréis diciendo, eso ya lo sabemos desde el primer día, ¿entonces? pues que mis niños han crecido se han hecho mayores, muy mayores. Primogénito es todo un señor ingeniero que la pasada semana comenzó a trabajar, no de lo suyo, pero sí de algo que le gusta, mientras le llaman de lo suyo, en la pérfida albión. ¿Dónde quedó ese niño guapo, gracioso y bueno o ese adolescente porculero? ainsss cómo corre el tiempo. Demasiado.

LaMediana ya está en segundo de carrera, pensando en si irse de erasmus el próximo año o pasar de erasmus y cuando acabe irse a hacer un máster fuera, no entiendo yo que sea incompatible, pero bueno, ella consigo misma se aclarará . Por tanto, aquella Pinceza de rosa siempre y "a conjunto" que dio paso a una adolescente igual de presumida pero irascible y sobre todo llorona, ya no está. En su lugar hay una jovencita, presumida a más no poder, eso siempre "¿a qué hoy voy monísima mamá? y eso que es para ir a la facu" pero toda  una señorita, madura, consecuente con sus ideas y sus principios, segura de sí misma y con las ideas muy claras de qué es lo que quiere.

Y Peque, pues esa niña que era como una muñeca, buena, cariñosa a más no poder, sonriente y un poco bastante payasa, dio paso a una adolescente gruñona, que aún aparece más de lo que nos gustaría, pasando del amor al odio en cero coma, de ser la niña más encantadora a un auténtico bicho que despertaba en mí unos instintos desconocidos, vamos que me daban ganas de matarla, con una "retranca" que vamos vamos. Poco a poco se está convirtiendo en una jovencita que, aunque no siempre, suele saber controlar esos cambios de humor, que sigue teniendo ese punto de payasa, segura de sí misma y muy comprometida con los demás.

Entonces, me pregunto ¿tiene sentido seguir con el blog? no me gustaría abandonarlo, pero siento que lo estoy haciendo, completamente. Así que ando dando vueltas, pensando qué hacer con él. Darle un giro, abrir secciones, no sé. Estoy casi segura que no lo dejaré, pero tendré que cambiar ¿cómo? os puedo asegurar que ni idea, así que se admiten sugerencias....