viernes, 27 de marzo de 2015

Macondografía

Hoy estoy que vivo sin vivir en mí, henchida de felicidad, inflada cual pavo real, y por qué os estaréis preguntando, pues porque ayer Macondo, el grande, publicó mi Macondografía , sí sí años leyendo esas ilustres entrevistabiografías de insignes blogueros y ¡voila! !!!me tocó!!!! y mi alegría no es sólo porque así ya tengo una entrada sin currarmela, que también, que me acabo de dar cuenta que hace que no publico .... y ya me vale, lo sé. Y que conste que tengo cosas, no vayáis a pensar pero.... no tengo tiempo de escribrir nada. Bueno, que como decía no es sólo por la entrada ya hecha, sino porque voy a empezar a creerme que sí soy "bloguera" y que me leéis 

Así que, gracias Chema, por tus palabras, por tu entrada maravillosa y por el cariño demostrado. Así que si queréis conocerme un poquito más no dudéis en entrar  Macondografía



viernes, 6 de marzo de 2015

New York

¡¡Qué decir que no se haya dicho ya de Nueva York!! Es sencillamente fantástica, maravillosa, increíble y con tanto y tanto que ver, y tanto y tanto que se puede hacer. Viajamos a New York los dos solos hace unos años y llegamos el viernes después de que celebrasen el Día de Acción de Gracias, finales de Noviembre. Pasamos una semana cuando la ciudad se llena de luces y espíritu navideño por doquier. Intentaré contaros las impresiones desde el momento uno de poner el pie allí.

El vuelo, algo más de siete horas desde Madrid, bien, salimos por la mañana y aterrizamos en el JFK pasadas las cuatro de la tarde. Para empezar una advertencia, nunca os limpiéis las manos con toallitas húmedas antes de pasar el control de  huellas en el aeropuerto. Desde aquel día nunca más lo volví a hacer. Cuando iba caminando hacia la aduana, me di cuenta que llevaba las manos manchadas de tinta de periódico, y yo que soy muy limpia no dudé ni un minuto en coger una toallita y limpiarme las manos. Llegamos a la aduana y pasa el Padre de las criaturas sin mayor problema, llego yo ... y aquel poli inmenso y negro muy negro y con cara de pocos amigos me mira y me dice No, casi me da mal, os lo aseguro again please, y yo venga a pasar el dedo por el aparato y él No Eso sí, que cara me debió quedar que hasta debió sentir lástima de mí y me soltó Please swipe your finger across your forehead and again please, con los nervios que ya me estaba viendo yo en el cuartón y a todo esto el Padre de las criaturas partiéndose la caja, no creáis que sufría por mí, no, sólo entendí dedo frente y otra vez, y ahí me puse a frotar el dedo en la frente mientras pensaba este tío es gilipollas ¿y si no me ha dicho esto y estoy yo haciendo el gilipollas y se está riendo de mí?, me quedó la duda, no creáis, pero oye dicho y hecho, volví a poner el dedo en el aparatito y esta vez sí. Me sonrió, o se rió de mí, siempre tendré esa duda, mientras ponía el sellito que me permitía entrar en USA.

Las maletas ya empezaban a salir, recogimos las nuestras y salimos directos a buscar nuestro chófer. Ahí ya empezamos a flipar. Teníamos contratado coche hasta el hotel, sin más, pero cuando llegamos nos estaba esperando una limusina hummer, espectacular y ahí ya se me puso una sonrisa tonta en la cara que no apeé hasta que llegué de vuelta a España. Las luces de Nueva York, es lo que más te impacta según te subes al coche y este se dirige a la ciudad, porque en invierno a las 4.30 de la tarde ya es noche cerrada y empiezas a ver esas imágenes de la ciudad que te has cansado de ver en miles de películas y entonces el coche se mete en las calles de la ciudad y te ves de pronto en Times Square, las luces, los neones, el tráfico, la gente... Llegamos al hotel, muy muy cerquita de Times Square, rápido cogemos la habitación y a la calle. Son poco más de las 4.30 pero ya es de noche y la primera percepción según salimos del hotel, son luces, neones,  gente, mucha gente, ruido.



Llegamos al Rockefeller Center y su árbol

















Y casi sin darnos cuenta estábamos en la Quinta Avenida















Nos reímos mucho ese día de nosotros mismos ya que parecíamos de pueblo jajajajajaa Todo era cámara en mano sacar fotos por doquier y mirar hacia arriba, a un lado a otro con los ojos como platos, vamos como si nunca hubiéramos salido del pueblo. De verdad, que hemos hecho múltiples viajes y creo que como la sensación de esas primeras horas en Nueva York, nunca. No sé si quizás el  hecho de que tantas y tantas veces la hayas visto en el cine, en la tele, ... 



Al día siguiente comenzamos muy temprano, desayuno en un deli y a patear la ciudad. Ese día cita obligatoria, buscar la tienda Disney en la Quinta Avenida y comprar un Nemo (petición de Peque no volváis sin mi Nemo). Una vez cumplido el requisito indispensable, el resto ya disfrutar de la ciudad. incluida visita a China Town, como no, que eso fue toda una experiencia, y un día de shopping, por el Soho.











Y así día tras día, patear Nueva York de un extremo a otro, nos quedó muchísimo por ver, eso es cierto, por tanto, volveremos. Comimos la mejor hamburguesa de New York en el JG Melon, espectacular, el que dicen el mejor perrito caliente de puesto callejero a las puertas del Metropolitan, museo espectacular, sin ninguna duda, donde por haber hasta hay una "réplica" de la Cruz de la Victoria jejejejeeje

Espectaculares las luces de la ciudad, la decoración navideña por todos los lados, de edificios, casas, locales, y los escaparates. Aquí os dejo alguna foto de los escaparates  que iban contando una historia y se voltean, de los grandes almacenes Macy´s donde se forman colas para ir pasando de uno en uno



Y tras unos días de frío intenso pero mucho sol, yo vivía pegada al gorro, la bufanda, los guantes y las gafas de sol, el último día amaneció Nueva York cubierto de una capa de nieve, y claro, corriendo fuimos a Central Park, de nuevo, porque no es lo mismo, está claro.

Times Square nevando a todo trapo
                                                                                      Central Park cubierto por una capa de nieve

Nos quedaron muchísimas cosas que ver, es una ciudad de la que volvimos encantados y a la que volveremos pero en otra época del año. A mí me apetece volver en primavera, más horas de luz y otro ambiente. Disfrutar de la ciudad más horas, aunque no lo hicimos mal, por la mañana horario americano, a las 7 a.m. ya estábamos desayunando y por la noche horario español .

Y ya de vuelta a España, volamos de noche y llegamos a Madrid, a las 6 de la  mañana, vuelo de vuelta a casa a las 7.30 y cuando llegamos al aeropuerto, aduanas, yo más dormida que despierta y un agotamiento tremendo, atentamente el señor guardia civil me pregunta si algo que declarar y mi contestación con cuatro maletas llenas a reventar, allí estaban de rebajas ya y aquí teníamos muy cerquita los Reyes, así que imaginaros...., un Nemo que habla, casi le da algo de la risa, y me dice no señora, si trae tabaco, bebida, ... Noo, sólo juguetes para los niños (y levi´s y converse, y ropa a tutiplen de Ralph Lauren, Tommy,...pero eso claro está que no se lo dije por si acaso, incluyendo un par de bolsos de China Town)





lunes, 2 de marzo de 2015

paga adolescentes

La paga de los adolescentes: ¿Debe depender del grado de colaboración en casa? ¿Cuánto debe ser?

Comienzo advirtiendo que esto no es más que la opinión de una familia con tres hijos sin más. No pretendo sentar cátedra ni mucho menos, tan sólo contaros cómo organizamos en esta casa el tema del dinero y sus necesidades.

Qué entendemos son necesidades básicas y por tanto, subvencionadas, y qué dinero queda a su disponibilidad para que ellos sepan cómo organizarse con su dinero.

Son necesidades básicas que sufragamos nosotros, como si lo otro no, pero bueno, el material escolar, los libros de lectura que van pidiendo en el cole,  ahí reconozco que incluso los que no, pero me encanta que lean, la merienda del recreo, si cuando eran pequeños los niños salían de casa con su paquete de galletas o su bocata, lógico es que si en el cole tienen la oportunidad de comer un bocata recién hecho y yo me ahorro el trabajo y la discusión de hacerlo no, de pollo no, lo prefiero de lomo, no me gusta el pan de sandwich. Porque a ver, sí lo sé hay mucha madre abnegada que se levanta muy muy temprano y muy animosa y les hace el pan reciente al horno y su pechuga de pollo recién empanada o bajan a la panadería por el pan reciente, sí existen,  pero... yo no soy de esas, yo me levanto con el tiempo justito justito para arreglarme yo y salir corriendo. También hay muchos adolescentes que son ellos los que se levantan con tiempo y muy apañados se preparan sus bocatas y además dejan la cocina como los chorros del oro, pero... en el caso que nos ocupa, o sea , mi familia, no me tocó ninguno de esos en suerte. Me imagino que, entre otras cosas, porque no les enseñamos a ello. Y es que en esta casa no tenemos precisamente un despertar de esos de anuncio, más bien todo lo contrario. Así que, si en el cole está Pruden y sus bocatas, no voy a ser yo la que lo desaproveche, y mis hijos tampoco (LaMediana ahora que no está en el cole ya, a veces le da a su hermana el dinero para que le compre un pinchodePruden). Ese gasto, el del pincho, así como la comida de LaMediana el día que no puede venir a comer a casa es sufragado por nosotros. Eso sí, ese gasto sufragado no es a demanda. Tantos días de cole a x pinchopruden es tanto a la semana, vamos que si un día además del pincho se te antoja una chuche, la chuche la paga ella, ahora es Peque, pero está instaurado así desde la época de Primogénito, así como la comida de LaMediana, día que come en la facultad tanto el menú.

Entonces, ¿necesitan ellos dinero? sí, claro, porque salen con los amigos, y van al cine, de merienda o simplemente a sentarse en un banco y comer chuches, sí es importante que sepan que el dinero no crece en los árboles o como decía Primogénito de pequeño "mami metes una tarjeta en el cajero y sale dinero", también lo es que aprendan a gestionar su dinero, que sepan lo que pueden y no pueden hacer, y que si se les antoja "uyy ya sé que tengo un montón, pero he visto unos botines (o pantalones o camisa o bolso o...) pues que ahorren de su dinero y si no lo pueden comprar ese mes que esperen al siguiente.


Así que a principio de mes, en esta casa se abre la cartera y se da "la paga". Aunque hay gente que no está de acuerdo, en casa también "pagamos" cuando se realizan extras, no se considera "extra" hacer su habitación, ni cosas básicas en casa (sacar el lavavajillas, la lavadora, recoger su baño...), sino más bien lavar mi coche, ir a la finca en época de "pañar", cuidar a sus primas pequeñas para que así sus tíos puedan salir, o podamos todos pasar una comida tranquila sin pequeños "papipapi mamimami".

Leyendo un estudio de la Complutense sobre la radiografía del consumidor adolescente, saca como conclusiones

Los adolescentes gastan 4 veces más de su paga mensual en ropa, alimentación y tecnología  

6 de cada 10 adolescentes participan activamente en la compra de alimentación y productos del hogar 

Las chicas consumen para diferenciarse del resto y los chicos, para parecerse

Son marquistas para integrarse e infieles por naturaleza 

Para ellos consumir es importante y necesario, pero no está a su alcance en la medida que desearían 

Quieren ser más mayores de lo que son y se refleja en su consumo


¿Pensáis que es un fiel reflejo de la realidad de nuestros hijos? En mi caso, he de decir que no creo que se puedan gastar 4 veces más de su paga mensual, ya que es imposible que tengan esa cantidad de dinero. Sí que vienen a hacer la compra, a veces, conmigo, y eso se traduce en un carro lleno de galletas, chocolates, yogures, zumos, patatitas y antojos varios. Consumen y punto, hoy se mueren por la cazadora Slam, para luego dejarla colgada en casa y mueren de amor por ... Claro está que les gustaría poder gastar más, todo es poco siempre para ellos, pero... con su dinero se tienen que apañar, es lo que hay.

Y ¿vosotros, pagáis por colaborar en casa?