miércoles, 13 de enero de 2016

Reyes Magos

Ahora que ya todo el mundo tiene olvidadas las Navidades llego yo a hablar de los Reyes Magos, bueno en realidad, del día de Reyes. El mejor día de toda la Navidad siempre ha sido el 6 de Enero, bueno, incluso el 5. Desde siempre en mi casa, la de mis padres, se ha vivido la fiesta de los Reyes de manera muy especial, nunca un regalo adelantado, siempre sorpresas. A pesar de que la Nochebuena y la Navidad eran días muy vividos, de mucha familia, de mucho jaleo y muchas risas, el día más especial siempre fue el de Reyes, en mi infancia no había ni Papá Noel, ni leches en vinagre, así que pasábamos todas las Navidades con la ilusión  de llevar la carta a Aliatar, de la cabalgata y como no, de la mañana de Reyes y los paquetes, muchos paquetes. Mis padres siempre se lo curraron un montón, hasta el día de hoy.


Tuve la gran suerte, de que la familia del padre de las criaturas es exactamente igual, hay días especiales durante las Navidades, pero el día de Reyes es el más especial. Así que no ha habido problemas ya que a ambos nos gusta ese día y desde el principio lo hemos vivido intensamente. Cuando llegaron los niños ya fue la bomba. 

Recuerdo la primera Cabalgata de Primogénito, él como único niño, poco más de un año, rodeado de mayorones y se pasó toda la cabalgata mirando a un lado y a otro viendo como sus padres, tíos, amigos chillaban como locos, para él fue más llamativo el espectáculo que estábamos dando nosotros que la propia cabalgata, para que os hagáis una idea... 

Y poco a poco fueron llegando más niños a la familia, así que la tarde del día 5 se convirtió en tradición merendar el roscón en casa de A. todos y luego bajar a ver la cabalgata, todos los años en el mismo punto donde nos juntábamos con más amigos. Hasta hoy. De cada año guardo recuerdos de esa tarde, quizás el más gracioso, fue el año que Peque, con 10 años, no quiso escribir la carta a los Reyes y llevársela a Aliatar "si los Reyes son Magos saben lo que pido y no necesitan la carta", ella como siempre en su estilo, estamos viendo la cabalgata y de pronto al paso de Aliatar, Peque sale disparada hacia él para darle la carta en la mano, debió pensar "a ver si por no darle la carta me quedo sin regalos" . Bendita inocencia. 

Este año, como no podía ser de otra manera, a sus 17 años, cuando se levanta el día 5 ya está histérica perdida, se pone igual de nerviosa que cuando tenía 7. Pero no es la única, LaMediana atacada de los nervios totalmente, y así entre nervios, risas nerviosas, cabalgata, pasan el día. Peque lleva varios años que va a la verbena del Tenis (este año es la última, como la del año pasado, imagino) y cuando llega a casa a las tantas tengo que casicasi atarla y subirla a la habitación sin que mire por las puertas del salón "sólo déjame ver si hay muchos paquetes". Este año conseguimos que hasta casi las 10 aguantasen en la cama, ya que hasta las 12 no teníamos que ir a casa de los titinos, la primera en levantarse fue LaMediana que a gritos de "rápido Peque que hay muchos paquetes" levantó a sus hermanos rapidamente. Porque hay una cosa clara, mientras no estemos todos no se abren las puertas del salón. Ver sus caras de felicidad abriendo paquetes como locos, igual que cuando eran pequeños es el mejor regalo que podemos tener, la misma ilusión, la misma felicidad. Tras el desayuno en familia, el último ya que al día siguiente Primogénito se iba de nuevo, pasamos a casa de los abuelos, con los regalos que han dejado en cada casa para los primos, donde allí y sin pasar de la cocina, todos esperamos hasta que estamos todos para pasar en riguroso orden, la más pequeña primero, al salón para descubrir qué  han dejado los Reyes. Gritos, carreras, risas, muchos nervios, abriendo paquetes, primero los niños, luego los mayores. A continuación fuimos a casa de los otros titos (mis padres), este año además de los paquetes que habían dejado los Reyes en casa para ellos, llevamos otro paquete, a Nuka, allí más paquetes. Por la tarde volvimos para casa, ellas encantadas con tanto paquete, haciendo recuento de tooodooo lo que les habían traído los Reyes. Primogénito un poco de bajón, ya que le tocaba hacer la maleta. Y entre tanto papel y tanto paquete Nuka brincando como una posesa.

La verdad es que me siento afortunada porque a mis hijos les guste tanto el día de Reyes y a  pesar de la edad, sigan viviendo ese día con toda la emoción y los nervios de la infancia.

13 comentarios:

  1. Es envidiable la felicidad que se respira al leerte :)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que el día de Reyes es un día feliz. Luego hay días para todo jajajajajjaaa
      Besines

      Eliminar
  2. Qué chulada eso de que lo sigan disfrutando tanto y siga siendo un día mágico a pesar de los años. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola!!!!! Nosotros lo hacemos parecido, aunque sí que les pongo Papá Noel porque a mí me lo ponían, pero es distinto, es algo solo en casa, en cambio Reyes con las cartas a Aliatar y Ben alí(por si uno la pierde), la cabalgata, los regalos en las otras casas, ainnns, me encanta, seguimos disfrutando mucho.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi casa cuando empezaron al cole no me quedó más remedio que claudicar ante el señor de rojo, eso sí, sólo y exclusivamente un libro
      Besines

      Eliminar
  4. Me encantaaaaa!! Lo vivís a tope. Me parece maravilloso. Me temo que en mi casa hay demasiados días especiales porque somos de esos que no necesitan mucho para ponerse a celebrar: ¡Cualquier excusa es buena! Así que entre nochebuena, Navidad, El cumple de papá, nochevieja, año nuevo, cabalgata, reyes... ¡Casi todos los días son fiesta! Jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebrar celebramos todo, excepto Año Nuevo, que desde que son mayores y salen (este año han salido ya los tres) ese día están en estado catatónico. Pero el día de Reyes es el más especial de todos.
      Besines

      Eliminar
  5. Tu familia me ha recordado a la mía, no solo en la ilusión en el día de Reyes sino también por los detalles. Nadie entra hasta que no está el último, los más pequeños primero...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fundamental, si falta alguien no hay Reyes y el orden... prioritario, como debe ser. Aunque yo ya estoy temiendo a ver que año Primogénito va a faltar... aunque hasta ahora estamos teniendo suerte
      Besines

      Eliminar
  6. Qué bonitoooo, da gusto que hayáis mantenido así la tradición. Yo soy fan de los Reyes, pero mi madre y mi hermana siempre están dando la tabarra con que es más práctico papa Noel para poder usar los regalos en Navidad.
    Hasta ahora he conseguido detenerlas con la excusa de los niños pero son unas cansinas.
    Espero seguir con la tradición como habéis hecho vosotros.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haces bien, cuando alguien me habla de la practicidad de Papá Noel para que disfruten de los regalos durante las vacaciones, yo siempre digo lo mismo "yo no estoy nada traumatizada, crecí sin conocer al señor de rojo y creo que parte de la magia de Navidad es la espera de los Reyes"
      Besines

      Eliminar
  7. Yo soy otra loca del día de Reyes, es mi día preferido del año, y en mi casa también se vive intensamente. No te digo más que mi hermano menor tiene 19 años, y todos los años que trabajo Reyes nos hemos levantado todos a las 7 de la mañana a darnos los regalos con tranquilidad, jiji!
    Besotes!

    ResponderEliminar