jueves, 15 de septiembre de 2016

Comienza un nuevo curso

Parece que fue ayer cuando dejaba a Peque en la clase de Carmen, la profe de tres años, conocía el cole mejor que ninguno, privilegio de ser la pequeña de sus hermanos y haber pasado ya muchas horas corriendo por el patio mientras los esperaba, conocía "lo oscuro", donde estaba la fuente para beber y hasta había actuado ya en una función de Navidad, siendo un "Niño Jesús" un poco trasto . El tiempo pasa, aunque no queramos, y Peque ya está en la Universidad. 

Es una nueva etapa. Diferente. Ha salido de esa zona de confort que era el cole, sus amigos, sus profes. Ahora todo es nuevo. Nuevo ambiente, nuevos amigos, nuevos profesores. Y por si todo eso fuera poco, se va a otra ciudad, a vivir en una resi, muy chula sí, y no está demasiado lejos, podemos ir o ella venir cualquier fin de semana. Es lo que ella ha elegido, y al principio muy emocionada con la idea. Según se iba acercando la fecha, la emoción iba dejando paso a la inseguridad.

El domingo allí fuimos, a llevarla. Incluida su hermana. Todo eran nervios, a lo largo del día, en más de una ocasión vi alguna lagrimilla que asomaba y ella intentaba retener. Llegamos a la resi y todo estupendo, vaciamos maletas, colocamos todo, le hice hasta la cama, no me riñáis que os veo venir quisiera yo veros a vosotros en esos momentos. Una vez hecho todo nos fuimos a dar una vuelta y a comer. Nos acercamos hasta la escuela, paseamos. Cada vez estaba un poco más mimosa, sabedora de que se acercaba peligrosamente la inevitable hora de la verdad. Y claro está, la hora llegó. Estábamos tomando un café cuando le llegó un guasap de la directora de la resi. El momento había llegado. Nos dirigimos a la resi, subimos a la habitación, la tensión se podía cortar, cuando llegó la directora a la habitación, comenzaron los lloros, lloraba ella, lloraba su hermana, se abrazaba a mí, y una que no es de piedra, pues haciendo pucheros intentando aguantar el tipo. No sé quién lloró más, si ella o su hermana. 

Así la dejamos, sin mirar atrás, nos fuimos. LaMediana haciendo pucheros y llorando a moco tendido. Con la angustia en el cuerpo. No estábamos todavía en la autopista y le envié un guasap, sin respuesta, ni lectura, ni conexión. Casi tres horas tardó en contestar. Pero no porque estuviera llorando en la cama, no. Estaba con otras residentes novatas como ella, socializando ya. Ese día llegó a su habitación pasadas las 12 de la noche, porque se habían pedido unas pizzas (el domingo no hay cena en la resi) y las habían subido a cenar a la terraza.

Al día siguiente ya había conocido a más, novatas y veteranas, las veteranas las acompañaron a la escuela, las guiaron por ella y les dieron "consejos". Ese dia de noche comenzaron las novatadas en la residencia. Mami tuve que cantar el himno de Asturias delante de todas. La noche del martes más novatadas, por los pasadizos de la resi, noche de susto y terror.  Guasap a las 00.33 me voy a duchar porque nos tiraron vinagre, huelo a lechuga, estuvo divertido. El miércoles las novatadas tocaban de tarde por las calles, disfrazadas.  Ella feliz y contenta.

De momento, a saber, hoy novatadas en la escuela por la tarde. Y por la noche fiesta, es jueves mami. El viernes también hay fiesta, no sé cuál no preguntéis, yo casi que tampoco pregunto. La semana que viene el viernes tienen fiesta con los chicos de una residencia, por eso de socializar chicos y chicas.....

Ahhh y ya se apuntó al equipo de baloncesto de la resi.

Habrá momentos de bajonazo, como no puede ser de otra manera, pero se le nota contenta, ayer por primera noche a las diez y pico estaba en la habitación.

En la escuela, pues un poco acongojada, todo es nuevo y difícil me tocó el rey de las maquetas, es durísimo, el de mates se hace entender es majo ....

A punto de terminar la primera semana, creo que podemos decir que la pasamos con balance positivo.

LaMediana, al contrario, en su último año de carrera, preparando ya el TFG y mirando el próximo curso a ver de qué y dónde hace su máster. Ella es otra historia. Eso sí, como el año que viene se marche, otra vez a repetir esa sensación de abandono, tanto de ella como nuestra, cuando quedan en la habitación de la residencia. Sensación que en nosotros dura unos cuantos días, mientras que en ellas apenas un ratin.... ainsss.

Primogénito ya está de vuelta a UK, cada día más british, nos morimos de risa con él, porque cada dos por tres mete un anglicismo. Como él dijo a su Titina no os quejéis que estamos a mitad de septiembre y las Navidades ya están ahí.


10 comentarios:

  1. Cómo duelen esas separaciones. Yo lo sé como hija porque hijos no he tenido.
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, también las he vivido como hija y por eso sé que aunque duras se nos pasan antes a los hijos que a los padres
      Besines

      Eliminar
  2. Imagino que es un momento duro pero piensa que ella está contenta, que esto la va a hacer crecer mucho y que la tienes a un tiro de piedra. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé, a ella le va a ayudar a madurar, a ser más independiente y a crecer, pero me dió mucha penina, que se le va a hacer...
      Besines

      Eliminar
  3. Mami sufriendo por la suerte de su peque y ella más integrada ya que pa qué.
    Besines de esos tuyos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ayyy no lo sabes tú bien, ella ya feliz aunque todavía echa un poco de menos su casina, pero sé yo que un par de semanas ni se acuerda jajajajaa
      Besines

      Eliminar
  4. Me estaba imaginando lomque iba a tardar en socializar. Y tú, con tu pellizco 😄😄😄 Más vale así ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí, más vale así que no que me llame angustiada y llorosa. Sabe que está bien y contenta nos da mucha más tranquilidad. PEro vamos, que digo yo que podía haber tardado un poquitín que tampoco pasaba nada ehhhh
      Besines

      Eliminar
  5. Te lo he dicho otras veces ya, pero es que te leo y me veo reflejada en tu hija...
    Recuerdo perfectamente cómo me sentí yo cuando me dejaron en la resi (hace ya la friolera de 12 años) y mi familia se volvió... y me quedé allí sola, en un sitio desconocido, y pensando... quién puñetas me mandaba a mi hacer esto??
    Sin embargo, puedo decirte con orgullo que los dos años que estuve en la resi, en general los 6 años de carrera viviendo fuera, pero los de la resi en concreto... han sido los que más me he reído en mi vida. No los mejores, porque como bien dices hay altos y bajos, pero casi.
    Ya verás lo bien que se lo pasa tu niña, es una pedazo de experiencia!!
    Y vosotros pues poquito a poco... a haceros a la nueva situación. Tu mediana, cuando descubra que puede quedarse con la parte de espacio que ocupaba su hermana (eso hizo la mía, y menudas broncas nos costaba) llorará menos, jajaja!!
    Ánimo y un besote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Peque nos decía el domingo ¿pero por qué quise venir aquí, por qué me dejasteis?
      Sé que está bien y va a estar mejor aún. A día de hoy creo, no no creo,sé, que está mejor que bien y mucho mejor que nosotros.
      Besines

      Eliminar