jueves, 22 de septiembre de 2016

Lo que me hace la vida fácil

Antes de ponerme con la entrada que tengo pendiente de terminar en la carpeta de borradores y con la intención de publicar hoy, me he dado una vuelta por la blogosfera y me ha llamado la atención ver varios blogs que su última entrada ha sido "Lo que me hace la vida fácil", así que he decidido posponer la entrada pendiente para otro día y escribir sobre qué me hace la vida fácil. Ahí vamos.

Qué me hace la vida fácil :

1- Internet. Y todas su variaciones posibles, qué sería de mí sin todas y cada una de ellas


       a. San Google, fuente inagotable de sabiduría, juas juas juas,  amén de mantenerme informada puntualmente, y mira que me gustan los periódicos en papel, pero ... es tan cómodo, rápido, lo lees en cualquier momento y en cualquier dispositivo... 

       b. Skype, cuando una tiene a sus hijos fuera de casa y lejos, muy lejos, bendito skype que me permite no sólo mantener largas conversaciones a coste 0, fundamental que hablar con UK es un pico ehhh, sino que además me permite ver cómo asoman los pantalones en el suelo, la cama sin  hacer (son las 8 de la tarde), y un montón de ropa en el suelo, y por si fuera poco verles la carina, que cuando pasan tanto tiempo fuera se echa de menos un montón.

  
2- Móvil, y es que aunque a veces sea un coñazo, porque estás localizable siempre,  resulta tan cómodo saber que ante cualquier eventualidad llevas el móvil en el bolso, lo mismo para llamar a la grúa porque tu coche acaba de hacer puffff (real como la vida misma, bendito móvil) como para llamar a B para cotillear lo que acaba de pasarte y echaros unas risas, o sacar la cámara y hacer foto a tus niños en ese momento "gamba" sin que se den cuenta, además de por supuesto, hacerte las esperas en las salas de espera más llevaderas gracias al bendito internet.


      a. Whatsapp. Cuando comienzan a salir resulta del todo imprescindible, al igual que el móvil, ya no vale eso de decir que me dijiste las 10, no no ahí queda escrito a las 9. Y ahora que están fuera, pues lo mismo que el skype, posibilidad de comunicación inmediata y sin que tengan que dar explicaciones "la pesada de mi madre de nuevo" 

       b. Telegram. Como escribo ahí rápido y corriendo, se me había pasado completamente, pero ya están ellos para recordármelo. ¡Que sería de mí sin ellos!, ya sea en Telegram o Guasap o vía  Parla, mi vida sin ellos sería difente, sin ninguna duda. Ellos me facilitan la vida, aunque a veces me la hagan un poquito más difícil, porque ir conduciendo y oir pi pi pi pi continuo es difícil, o estar trabajando y que aparezca el globito y empiecen a correr numeritos como si no hubiese un mañana, y al abrirlo y leerlos se te escapa la risotada. Me la facilitan porque sé que están ahí, a veces revoltosos, otras más tranquilos, a veces tocan risas otras veces no tanto, nos mudamos, vacacioneamos, nos vamos a la mina, cafeteamos, y todo es mucho más fácil con ellos.

3- Mi coche. Qué sería de mí sin mi coche, bueno este verano lo pude comprobar cuando mi coche hizo pufff y estuve casi tres semanas sin coche, mi vida ¡¡¡es un suplicio!!! y no soy exagerada, vivo en un extremo de la ciudad y trabajo en el otro, en una zona donde no entra el autobús y en una ciudad en la que el metro fue una idea maravillosa, hicieron un túnel y ahí quedó. Mi coche es mi segunda casa, en él llevo de todo, creo que ya hablé hace tiempo sobre ello, tiene justificación ya que hay días que paso más de 12 horas fuera de casa.


4- Mi madre. No es que me haga la vida más fácil, es que es una pieza fundamental para nosotros. Cuando eran pequeños era la ayuda que siempre estaba ahí cuando la necesitaba. Ahora que son mayores,  es la que me da "cuartelillo" dando comidas cuando tengo que trabajar de tardes. Gracias a ella que se ha quedado allí, alargando sus vacaciones hasta el 30 de septiembre, tanto nosotros como Peque estamos todos más tranquilos pues tiene a los titos a media hora, por eso de la adaptación de Peque ...



Y ¿a vosotros? ¿qué os hace la vida fácil?

martes, 20 de septiembre de 2016

Las últimas

Pues sí, un año más llegaron las Fiestas Escolares, este año con un puntito de tristeza porque son las últimas. Y no sólo para Peque sino para todos. Tras más de veinte años de Colegio, de festivales navideños, excursiones, convivencias, tutorías y fiestas escolares, la etapa colegial comienza a llegar a su fin en Casa García. 

La pasada semana llegaron las Fiestas Escolares, al contrario que otros años, no escuche un "mami hoy tampoco como en casa, hoy pincho extra de Pruden" ni un sólo día se quedaron a comer en el cole para prepararlas, ni tan siquiera preparaban nada, pues todas sus energías estaban concentradas en los exámenes. Las fiestas comenzaban el jueves y ese mismo día tenían examen de matemáticas, integrales ni más ni menos, así que no tenían ellos, sobre todo ellas que son las que siempre organizan y desorganizan todo, la cabeza para otra cosa. Eso sí, el jueves allí quedaron y entre las 2 y las 7.30 (hora que comenzaba el show de Bachiller) prepararon todo. 

Resultó muy emotivo, repasaron sus años en el cole, a sus profes, las frases que oyen día tras día desde que llegaron a Bachillerato, con la inestimable colaboración de los propios profes que grabaron sus frases míticas. Y la que este año es su única vida la PAU.  Todo ello aderezado con bailes. Para finalizar todos con la sudadera que se hicieron como recordatorio de su etapa en el cole, en la espalda formaron su año de nacimiento, 98, con los nombres de todos, con la canción de Melocos y Natalia Cuando me vaya ,  mientras algunos hacían entrega a sus profes de segundo de Bachiller de una foto del curso con una dedicatoria para cada profe. Momento en el que a más de uno se nos llenaron los ojos de lágrimas.
La foto como no podía ser de otra manera, en el patio de la Virgen


Y al finalizar, los dos cursos de Bachiller, entre abrazos y alguna que otra lágrima, cantaron, más bien chillaron, con todo el sentimiento , el Himno a la Virgen, con lo que dieron por finalizada la que ha sido su última actuación en las Fiestas Escolares del Cole.

jueves, 15 de septiembre de 2016

Comienza un nuevo curso

Parece que fue ayer cuando dejaba a Peque en la clase de Carmen, la profe de tres años, conocía el cole mejor que ninguno, privilegio de ser la pequeña de sus hermanos y haber pasado ya muchas horas corriendo por el patio mientras los esperaba, conocía "lo oscuro", donde estaba la fuente para beber y hasta había actuado ya en una función de Navidad, siendo un "Niño Jesús" un poco trasto . El tiempo pasa, aunque no queramos, y Peque ya está en la Universidad. 

Es una nueva etapa. Diferente. Ha salido de esa zona de confort que era el cole, sus amigos, sus profes. Ahora todo es nuevo. Nuevo ambiente, nuevos amigos, nuevos profesores. Y por si todo eso fuera poco, se va a otra ciudad, a vivir en una resi, muy chula sí, y no está demasiado lejos, podemos ir o ella venir cualquier fin de semana. Es lo que ella ha elegido, y al principio muy emocionada con la idea. Según se iba acercando la fecha, la emoción iba dejando paso a la inseguridad.

El domingo allí fuimos, a llevarla. Incluida su hermana. Todo eran nervios, a lo largo del día, en más de una ocasión vi alguna lagrimilla que asomaba y ella intentaba retener. Llegamos a la resi y todo estupendo, vaciamos maletas, colocamos todo, le hice hasta la cama, no me riñáis que os veo venir quisiera yo veros a vosotros en esos momentos. Una vez hecho todo nos fuimos a dar una vuelta y a comer. Nos acercamos hasta la escuela, paseamos. Cada vez estaba un poco más mimosa, sabedora de que se acercaba peligrosamente la inevitable hora de la verdad. Y claro está, la hora llegó. Estábamos tomando un café cuando le llegó un guasap de la directora de la resi. El momento había llegado. Nos dirigimos a la resi, subimos a la habitación, la tensión se podía cortar, cuando llegó la directora a la habitación, comenzaron los lloros, lloraba ella, lloraba su hermana, se abrazaba a mí, y una que no es de piedra, pues haciendo pucheros intentando aguantar el tipo. No sé quién lloró más, si ella o su hermana. 

Así la dejamos, sin mirar atrás, nos fuimos. LaMediana haciendo pucheros y llorando a moco tendido. Con la angustia en el cuerpo. No estábamos todavía en la autopista y le envié un guasap, sin respuesta, ni lectura, ni conexión. Casi tres horas tardó en contestar. Pero no porque estuviera llorando en la cama, no. Estaba con otras residentes novatas como ella, socializando ya. Ese día llegó a su habitación pasadas las 12 de la noche, porque se habían pedido unas pizzas (el domingo no hay cena en la resi) y las habían subido a cenar a la terraza.

Al día siguiente ya había conocido a más, novatas y veteranas, las veteranas las acompañaron a la escuela, las guiaron por ella y les dieron "consejos". Ese dia de noche comenzaron las novatadas en la residencia. Mami tuve que cantar el himno de Asturias delante de todas. La noche del martes más novatadas, por los pasadizos de la resi, noche de susto y terror.  Guasap a las 00.33 me voy a duchar porque nos tiraron vinagre, huelo a lechuga, estuvo divertido. El miércoles las novatadas tocaban de tarde por las calles, disfrazadas.  Ella feliz y contenta.

De momento, a saber, hoy novatadas en la escuela por la tarde. Y por la noche fiesta, es jueves mami. El viernes también hay fiesta, no sé cuál no preguntéis, yo casi que tampoco pregunto. La semana que viene el viernes tienen fiesta con los chicos de una residencia, por eso de socializar chicos y chicas.....

Ahhh y ya se apuntó al equipo de baloncesto de la resi.

Habrá momentos de bajonazo, como no puede ser de otra manera, pero se le nota contenta, ayer por primera noche a las diez y pico estaba en la habitación.

En la escuela, pues un poco acongojada, todo es nuevo y difícil me tocó el rey de las maquetas, es durísimo, el de mates se hace entender es majo ....

A punto de terminar la primera semana, creo que podemos decir que la pasamos con balance positivo.

LaMediana, al contrario, en su último año de carrera, preparando ya el TFG y mirando el próximo curso a ver de qué y dónde hace su máster. Ella es otra historia. Eso sí, como el año que viene se marche, otra vez a repetir esa sensación de abandono, tanto de ella como nuestra, cuando quedan en la habitación de la residencia. Sensación que en nosotros dura unos cuantos días, mientras que en ellas apenas un ratin.... ainsss.

Primogénito ya está de vuelta a UK, cada día más british, nos morimos de risa con él, porque cada dos por tres mete un anglicismo. Como él dijo a su Titina no os quejéis que estamos a mitad de septiembre y las Navidades ya están ahí.


miércoles, 7 de septiembre de 2016

Poco a poco

Poco a poco el verano va pasando, y con él las tan ansiadas vacaciones de verano, esas en las que desconectamos de todo y en algunos momentos, si me apuras, de casi todos también. A día de hoy ya hemos superado las vacaciones, la vuelta al trabajo y estamos en pleno proceso de la vuelta al cole,

Mediterráneo. Altea
Ya hemos pasado unos días al sol de Levante, dejándonos acunar por el sonido de ese maravilloso mar que es el Mediterráneo, que a ver, que no haya mal entendidos que mi mar siempre será el Cantábrico, ese olor a mar, esas olas, pero... el Cantábrico está frío, en ocasiones congelado y una que es pelín friolera y ya va teniendo una edad, pues no hay como el Mediterráneo para bañarse, nadar y disfrutar del mar durante horas, que una cosa es nacer en el Cantábrico y adorarlo, pero los años de saltar olas y salir del agua con los labios morados ya pasaron hace mucho. Además, que para que nos vamos a engañar, yo aquí sí voy a la playa y la disfruto pero no paso yo esos calores en los que o te metes al agua o te dan los siete males, será la edad....

Cantábrico. Gijón














Este año las vacaciones han sido como siempre y a la vez diferentes. Como ya conté en mi entrada anterior, decir verano en Asturias es sinónimo de fiestas de prau y mis hijos, ahora sólo ellas, son fiesteros por naturaleza, así que la unión de ambos significa que no tienen tiempo de nada que no sea ir de fiesta en fiesta y entremedias recuperarse. El año en el que no pueden perderse ninguna de esas fiestas, como si les fuera la vida en ello, es el año de los 18, lo viven como si fuera el último de sus vidas, quizás por esa consciencia de que algo va a cambiar en sus vidas una vez que empiecen la universidad, nuevas amistades, muchos se van fuera y la duda de lo que ocurrirá con ellos cuando en septiembre ya no vuelvan a la seguridad del colegio y sus amigos de toda la vida. Así que el verano de los 18 es el verano fiestero al cien por cien. De hecho, Primogénito nos pidió como regalo de cumple por los 18 no bajar a Altea con nosotros ese verano y quedarse de Rodriguez en casa.


Teniendo en cuenta todo lo anterior, y tras una negociación con ellas, este año, ellas bajaban una semana con nosotros. Pero, una semana para nosotros es poco, nos encanta estar allí, la tranquilidad, la desconexión total, es coger fuerzas y energía para afrontar el año, y con una semana pues se nos queda un poco corto. Así que el 1 de agosto nos marchamos nosotros para allí. Durante una semana estuvimos solos, de novios, Y el lunes siguiente, después del Xirin  y antes de los fuegos, las niñas viajaron en tren hasta Alicante donde sus papis aguardaban y pasamos otra semana en familia, echando de menos a Primogénito que a pesar de que no nos acompañó, sí nos dió la alegría de decirnos que intentaría venir un fin de semana o bien en agosto o para el día de Asturias. Y sí, mañana jueves día 8, viene de fin de semana.

El domingo dejaremos a Peque ya en la residencia, pues el lunes comienzan las clases en la Universidad, LaMediana comienza el martes y ese mismo día Primogénito regresa a UK. Será un día duro, pues si el domingo me va a costar un horror dejar a Peque allí solina, el martes cuando vea la casa tan vacía ufff no quiero ni pensarlo.

Y poco a poco también, intentaré ponerme al día por aquí, aunque visto lo visto anteriormente no prometo nada.